laika entertainment estrena 'the boxtrolls'

Animación norteamericana a favor del matrimonio gay

La productora de animación de ‘Coraline’ y ‘La novia cadáver’ se caracteriza por un estilo heredero de los años ’80, con importantes reflexiones sociales

Foto: Fotograma de 'The boxtrolls'
Fotograma de 'The boxtrolls'

Cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos declaró ilegal que dos parejas del mismo sexo no puedan contraer matrimonio apareció el teaser de una película animada que comenzaba describiendo diferentes tipos de familia con las siguientes frases: “A veces hay una madre, a veces hay un padre, a veces hay dos padres, a veces hay dos madres…” y terminaba diciendo “Las familias vienen en todas las formas y tamaños...incluso rectángulos”. Pertenecía a la película The Boxtrolls, la nueva producción del Estudio Laika, creadores de La novia cadáver, Los mundos de Coraline y El alucinante mundo de Norman, y que en estos cinco años se han convertido en algo así como un “estudio indie” de animación.

La victoria sobre los derechos de los gays ha tenido un claro link con Hollywood y con la industria del cine en general. La industria del cine norteamericano ha actuado con mucha fuerza a favor de estos derechos, en especial porque el principal campo de batalla fue precisamente California – donde se aprobó en su momento la Proposición 8 que anulaba el derecho a ese matrimonio.

La relación directa que ha planteado Laika con el avance de Boxtrolls puede ser catalogada por algunos de oportunismo pero precisamente la idea va en la línea de la empresa y sus personajes, y ya en El alucinante mundo de Norman se “coqueteo” con el mundo gay convirtiendo al cachas de la película en homosexual. Lo cierto es que analizando la productora y su responsable, este hecho está más relacionado en posicionarse más que en hacer campaña directa, todo el tema de la aprobación del matrimonio gay se sabía con cierto tiempo antes del anuncio final. Laika se ha caracterizado en este escaso tiempo en la industria en centrarse en historias arriesgadas, con personajes con dudas y “diferentes” y altas dosis de oscuridad que la han relacionado mucho tanto con el cine infantil de los ’80 (Jim Henson) como con Pixar en aspectos de afinidad con la crítica, la cultura y un fanbase importante.

Laika y Pixar, dos caras de la misma moneda

Laika Entertaiment está lejos de Hollywood – concretamente en Portland, Oregon, un estado conocido por ser el nuevo centro de movimiento hippie – y no se mueve ni en el mismo rango de presupuestos ni con un similar esquema de distribución en salas que Pixar o Dreamworks. La marca de la casa es la animación stop-motion (fotograma a fotograma) pero aún más relevante son las historias que narran en su cine: relatos de enorme fantasía sobre personajes marginados o con evidente sentimiento de ser “diferentes”.

Póster de 'The boxtrolls'
Póster de 'The boxtrolls'
El máximo responsable de Laika es Travis Knight, hijo del fundador de Nike y que decidió no seguir los pasos de su padre dentro de la empresa para hacer lo que más le apasionaba y hacerlo bien. Por eso en el año 2000 Travis entró a trabajar en Will Vinton, agencia de animación centrada en la publicidad. A partir de 2005 la empresa pasó a producir sus propios contenido y cambiar el nombre por el de Laika: “Llegamos a la conclusión qué tenemos mayor oportunidad si pasamos a producir películas” afirmaba Knight ante el cierto declive de la publicidad en la primera mitad de 2000.

Llegó así el 2005 y la productora se estrenó a lo grande con Tim Burton y su Novia cadáver. Desde ahí, la productora ha estrenado otros dos films más, Coraline y Paranorman, todas ellas con una constancia en su estilo y personajes principales que apuntan en la misma dirección en Boxtrolls.

Empezando las comparaciones entre Laika y Pixar, ambas empresas son estudios dirigidos por artesanos de la animación y en su estilo de desarrollar los proyectos en los que se implica se tiene en cuenta la libertad y el experimento, algo que los animadores profesionales justifican en esta industria por el enorme tiempo que se necesita para terminar una película en este formato.

Pero seguramente donde hay más similitudes es en su mundo narrativo. Pixar y Laika quieren contar historias infantiles o familiares, pero sin rechazar un contenido profundo, un guión enormemente cuidado y muchas veces dando presencia a la “oscuridad”. En este último punto Laika gana por goleada, ya que todo su cine se enmarca en esos mundos burtionianos de oscuridad y fantasía. El director de ParaNorman, Chris Butler, afirmó qué que “Travis tiene un gran compromiso para contar historia que otros Estudios no harían, volviendo a ese tiempo en el que las historias familiares eran un poco más atrevidas y un poco más irreverentes”. Esta comparación también coloca Laika en la órbita de otro maestro infantil: Jim Henson, creador de los Teleñecos y el mundo de Dentro del laberinto o Cristal Oscuro.

La dedicación y arte les ha valido su presencia constante en premios y que sus tres producciones hayan optado al Oscar a la mejor película animada, algo que también es la marca de la casa de Pixar. Pero la gran diferencia que toca tener muy en cuenta es el mundo económico entre las dos empresas.

Pixar despegó como un torpedo con Toy Story , Toy Story 2 y Bichos y enseguida su relación con Disney se transformó en una de las adquisiciones más sonadas, caras y cruciales del Hollywood de nuestros días. Laika en cambio se mueve en un mundo más modesto. Sus tres producciones se han movido en recaudaciones mundiales en torno a los 105-125 millones de $ y costes de 40-50 millones de $, lejos de los 400-450 millones de recaudaciones de la propiedad de Disney.

Un elemento a resaltar y que la diferencia de los otros gigantes es su modelo de distribución. De momento Laika tiene un acuerdo con Focus que se diferencia al que tuvo Pixar con Disney. La empresa vende de forma independiente mercado a mercado Es cierto que Focus es propiedad de Universal, y con eso tiene cierta “facilidad” en grandes territorios, pero Focus sabe buscar lo mejor para la película de forma independiente en cada país.

Crecer en la sombra

Más que seguro es que este aspecto de producción “pequeña” le permitirá Laika Entertainment mantener su libertad – seguramente combinada con trabajos de encargo que puedan mantener la infraestructura a este nivel – pero a la vez plantea la duda de si un fracaso importante le dejaría mantenerse así o un estudio mayor terminaría por absorberla.

Fotograma de 'The boxtrolls'
Fotograma de 'The boxtrolls'

De momento pocos dudan de la importancia que tiene la productora en el panorama animado actual tanto por posicionamiento como por la enorme calidad que genera. La empresa lleva tres otoños seguidos estrenando y este concepto “tradicional” es algo que tanto Pixar como Dreamworks están trabajando duro como en su momento hizo Disney con su “cita anual” de cada Navidad.

En el futuro inmediato de la productora se encuentran títulos como la mencionada Boxtrolls que tiene pendiente su estreno el 26 de septiembre y Little White Lie que dirigirá uno de los directores de Ratatouille. Todo este universo general permite entender el porqué el estudio – como Pixar y no como Dreamworks por ejemplo – sigue generando una aureola de culto y admiración general entre aficionados, no solo a la animación, sino también a la cultura. De hecho algunos ya han sustituido a Amelie por Coraline. 

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios