Es noticia
Jorge Javier Vázquez: "Estoy orgulloso de haber dicho que 'Sálvame' es de rojos y maricones"
  1. Cultura
Entrevista

Jorge Javier Vázquez: "Estoy orgulloso de haber dicho que 'Sálvame' es de rojos y maricones"

El presentador de televisión estrena su tercer proyecto teatral, 'Desmontando a Séneca', en el Teatro Reina Victoria de Madrid

Foto: Jorge Javier Vázquez durante la presentación de 'Desmontando a Séneca' (EFE Zipi)
Jorge Javier Vázquez durante la presentación de 'Desmontando a Séneca' (EFE Zipi)

A Jorge Javier Vázquez le ven cada día una media de un millón y medio de personas en la televisión. Desde hace más de una década. Posiblemente sea una de las personas más conocidas de España. Desde allí, además de las noticias del mundo del corazón no ha dudado en posicionarse políticamente (del lado del PSOE) y en señalar, "en el fragor de la batalla" que 'Sálvame' era un programa "para rojos y maricones". Por ello le han llovido críticas y le han llamado "el jefe de prensa de Pedro Sánchez".

A estas alturas, asegura que estas cosas no le afectan y que le parecen "muy cutres". Prefiere ahora centrarse en el teatro. Ya van tres proyectos con Juan Carlos Rubio, quien le dirige en 'Desmontando a Séneca', un monólogo a partir de 'De la brevedad de la vida' y que se estrena mañana el Teatro Reina Victoria de Madrid. Un monólogo que no es sino, dice el propio Vázquez, pura comedia y una inyección de optimismo. Lo demás, como da fe esta entrevista realizada por teléfono con mucha calma y muchas risas, no le importa lo más mínimo.

PREGUNTA: En 'Desmontando a Séneca' hace un monólogo a partir de 'De la brevedad de la vida'. ¿Todo pasa demasiado deprisa?

RESPUESTA: No, no es que todo pase demasiado deprisa, es que todo nos pasa a unas edades en las que es difícil darnos cuenta de lo que nos pasa. La vida está mal diseñada.

P: El propio Séneca decía que no es que la vida sea corta sino que la hacemos corta.

R: Eso se dice en un momento de la función: no es cierto que el tiempo sea escaso sino que perdemos mucho.

P: ¿Usted cree que lo ha malgastado?

R: [Resopla] Es que echar la vista atrás y arrepentirse de cosas… Es que, ¿qué es malgastar el tiempo? Estamos en una sociedad que te empuja siempre a producir cosas…, pero yo creo que perder el tiempo está muy bien. A mí al menos cada vez me gusta más.

P: Según los mensajes que recibimos lo cierto es que hasta el ocio parece un trabajo.

R: Mira, yo me he ido de vacaciones a una playa y no he hecho absolutamente nada. Y he estado dos semanas en las que he dicho: no voy a hacer deporte, voy a saltarme la dieta, voy a estar enganchado al móvil si me apetece, voy a estar viendo noticias sin parar… pero esta sensación de estar produciendo cosas y visitando y lo que tú dices… Es que no, no quiero hacer nada. Quiero descansar.

placeholder Un momento de la obra 'Desmontando a Séneca' (EFE)
Un momento de la obra 'Desmontando a Séneca' (EFE)

P: ¿Uno cómo llega a Séneca?

R: Llegué a través de Juan Carlos Rubio que me dijo que le gustaría que hiciéramos un monólogo sobre ‘De la brevedad de la vida’, sobre qué era la vida, qué significaba la vida… Y a mí al principio me parecía un rollo. Yo venía de hacer un musical con ocho personas en el escenario, músicos en directo, nos lo pasábamos bomba. Y le dije, ¿un monólogo? Y él me dijo: te va a encantar, lo vas a disfrutar muchísimo. Y es verdad, me lo paso muy bien.

P: Siempre pienso que hay que tener cierta valentía para estar solo en un escenario frente al público.

R: Yo creo que soy más inconsciente que valiente.

P: Eso así en general o en el teatro.

R: No me paro a valorar mucho las cosas. Si tengo gente en la que confío voy para adelante.

"Yo creo que soy más inconsciente que valiente. No me paro a valorar mucho las cosas"

P: Le preguntaba antes lo de cómo llega uno a Séneca también porque fue el filósofo del estoicismo y la vida sobria. No sé si se planteó eso después de un susto como el ictus que sufrió y que le llevó al hospital. ¿Se toma uno las cosas de otra manera?

R: A mí lo del hospital es que tampoco te creas que me ha hecho recapacitar mucho [risas]. No. Pero porque jamás tuve la sensación de que fue algo grave, que lo fue. Pero no tuve ninguna secuela. Es como si pasas una gripe y te recuperas, que por mucho que te digan que ha sido muy grave, tú piensas, pero es que no he sentido nada.

P: Pues yo sí pensaba que podía venir de ahí.

R: Luego sí se te remueven cosas. Te entran inseguridades y te entran miedos… Pero yo tampoco he cambiado mi forma de vivir, aunque soy consciente de que esto se va a acabar algún día.

P: Del hedonismo al estoicismo. ¿Se acabó la juerga?

R: No. Yo no concibo la vida sin juerga. Me gustan muchísimo los momentos tranquilos. Yo vivo fuera de Madrid. Jamás pensé que iba a vivir fuera de Madrid, pero vivo fuera. Me gusta acostarme temprano. Me gusta levantarme temprano y tomarme mis cafés. Es decir, yo estoy llevando ahora una vida totalmente contraria a la que llevaba con treinta y… que salía todas las noches, no sé cómo llegaba a casa, me gustaba levantarme tarde. A mí si en esa época me llegan a decir que iba a vivir fuera de Madrid es que nunca lo hubiera imaginado. Pero a mí una buena juerga… como dice mi directora del Deluxe, Patricia González, a quién no le gusta un vaso de agua fresquita en verano [risas].

P: ¿Es muy agobiante Madrid?

R: Llegó un momento en el que para mí sí que lo era. Pero es que yo vivía en pleno centro, entre Mayor y Arenal. Y se complica un poco cuando eres una persona que sale por la tele todos los días. Y yo que soy una persona tímida, tenía la necesidad de desconectar. Vivía en la calle Bordadores. Y ahí los fines de semana se formaba la cola para entrar en la Joy Eslava y salir era un poco aventura.

"Yo no concibo la vida sin juerga. Como dice mi directora del Deluxe, Patricia González, a quién no le gusta un vaso de agua fresquita en verano"

P: Sigue saliendo por la tele, es conocidísimo. ¿Cambia la perspectiva la fama?

R: Pues a rachas. Yo creo que no te acostumbras del todo y, depende de la época de tu vida, te consume una energía tremenda. Intento que cada vez me consuma menos, pero depende de lo que esté pasando por tu carrera profesional. Sí que se producen momentos en los que piensas a ver cómo lidio yo con esto.

P: Tampoco se posiciona mucho en las redes sociales. ¿Ya dice en su programa todo lo que quiere decir?

R: Las redes sociales están frustrando muchísimas carreras. Y cuando presentas, tienes que presentar, y las redes es que son otro trabajo añadido. Entonces no puedes estar presentando y estar atento a tus redes y subiendo cada dos por tres algo. Es otro trabajo y yo creo que se pierde mucho tiempo ahí que podrías dedicar a tu profesión. Luego, no entiendo y no me gusta nada ver a actores de teatro que utilizan el móvil durante la función.

placeholder Jorge Javier Vázquez en 'Secret story'. (Mediaset España)
Jorge Javier Vázquez en 'Secret story'. (Mediaset España)

P: Declaró en televisión sus simpatías políticas y concretamente hacia el PSOE. ¿Se arrepiente?

R: A mí no me gusta la gente que nunca se rompe o la gente que no mete la pata. Me aburre. Entiendo que a veces meto la pata y que es mucho más cómoda la postura del silencio, pero es que no me veo así.

"Yo entiendo que a veces meto la pata y que es mucho más cómoda la postura del silencio, pero es que no me veo en esa postura"

P: Le han llegado a decir es el jefe de prensa de Pedro Sánchez.

R: Ah, sí, sí, sí. A mí esas cosas no me afectan nada. Me parece muy cutre. Yo me posicioné durante la época de la pandemia porque era muy difícil no posicionarse por cómo estaba la sociedad de inquieta, de polarizada y de convulsa, pero ahora pienso que la gente que ve ‘Sálvame’ tampoco quiere que se le esté hablando de política y tampoco quiero abusar del lugar que tengo para decir a quién voto. La gente ya lo sabe y sabe a favor de quién estoy, lo que me gusta y lo que no me gusta, pero creo que la gente que ve el programa no está buscando eso. Y luego no me gusta que me utilicen. Y me siento utilizado por los partidos políticos que en general están fomentando la crispación y la división. Y a mí no me gusta participar de ese clima de división.

P: ¿Lo dice por el PSOE?

Bueno… es que solo he ido a una cosa, a un mítin de Gabilondo y fíjate al pobre cómo le fue [risas]. A ver, veo a gente muy joven escribiendo sobre política y les veo con muchísima formación y yo tampoco estoy tan formado políticamente.

P: ¿Este país lo está?

R: Yo sí creo que desde luego hay gente joven muy preparada. Y veo también gente no tan joven que se siente amenazada por otras personas que llevan años estudiando y preparándose. Veo a una generación de gente de cierta edad que se ven muy amenazados y no lo están tolerando.

P: ¿Hombres mayores con miedo?

R: Puf… Es que hay gente muy mediocre que no debería estar trabajando en este mundo, pero que lleva trabajando no sé por qué y ahora ha llegado una generación que le está removiendo los cimientos y se cabrean. Veo a gente de una cierta edad que está opinando y mira chico, que parece que no han salido de La Junquera, como se decía antes. Fíjate que a mí me gusta ver a gente mayor trabajando en televisión porque cuando tienen un bagaje y algo que contar… pero hay otra que es muy poco generosa con la gente joven.

"Me siento utilizado por los partidos políticos que en general están fomentando la crispación y la división"

P: ¿Hablamos de qué gente? ¿De la que se ha apoltronado?

R: Totalmente. Hablamos de los que empiezan con esta historia de los rojos, los comunistas, los socialcomunistas, filoetarras, Venezuela… Ya ahí dices, bueno ya, hasta luego.

P: Es que usted llegó a decir aquello de “este es un programa para rojos y maricones”.

R: Sí, sí, yo creo que pasaré a la historia por esa frase. Pero me siento tan orgulloso… Lo que pasa es que no me expliqué bien. Con el fragor de la batalla me di cuenta luego de que no me expliqué bien. Yo lo que quise decir es que el programa estaba hecho por rojos y maricones no que fuera para rojos y maricones. Mira, yo el otro día estaba pensando que mi padre, que murió en el 97, a su hermana pequeña, que tiene ahora 70 años, la llamaba progre como riéndose de ella. ¡Pero es que la llamaba progre porque leía e iba al teatro! [risas] Decía, mi hermana, la progre. Y que ahora eso se utilice para ridiculizar a alguien… ¡Es que es una cosa tan antigua! Estamos viviendo unas cosas y haciendo un regreso al pasado…

placeholder Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez. (Telecinco).
Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez. (Telecinco).

P: Bueno, hay toda una corriente que celebra el pasado como algo que fue mejor.

R: Sí, para algunos el pasado de la dictadura. A partir del 75 con la muerte de Franco y la democracia para algunos ya todo es como regular. Pero vamos, lo que está sucediendo ahora está sucediendo también en otros países. No somos un hecho aislado, pero es decepcionante.

P: ¿No invitaría a programas de televisión con mucha audiencia a determinados políticos o personajes con ideas así? Es decir, ¿dónde cree que hay que poner los límites?

R: Es algo que he pensado muchas veces. Yo lo que cada vez entiendo menos es que se lleve a la televisión a tertulianos que sabes perfectamente que manipulan y que mienten únicamente por el hecho de que sean polémicos y contribuyan a dar color al programa. Eso tenemos que darnos cuenta de que es una televisión muy antigua, está ya superada. Es que esa división de derechas e izquierdas… Tú ves esos programas y es que ya no avanzan en audiencias. Están muertos.

"Cada vez entiendo menos es que se lleve a la televisión a tertulianos que sabes perfectamente que manipulan y que mienten"

P: ¿Cómo ves los cambios que se están produciendo en otros canales como Twitch? ¿Qué le parece alguien como Ibai Llanos que dado las campanadas este año y le han visto millones de personas, muchos jóvenes? ¿La televisión convencional se tiene que poner las pilas?

R: Pues no lo tengo muy claro. Es un debate que se está dando, pero yo tengo 50 años y no puedo trabajar como si tuviese 25. Es que tengo que hacer lo que sé hacer. Pertenezco a una época y quien tiene 20 y 30 pertenece a otra distinta. Me parecería fuera de lugar pasar ahora por alguien de otra edad. Es que tienen otro lenguaje, les interesan otras cosas. Creo que es difícilmente entrelazable esa unión de generaciones tan distintas.

P: Claro, pero, por ejemplo, ¿el Deluxe llega a estas nuevas generaciones o se ha quedado para otro público?

R: Yo creo que las nuevas generaciones a algunos personajes ni les conocen. Por ejemplo, cuando sacaron a Isabel Preysler en 'Mask Singer'. Para una generación es como un icono, pero para un chico de 20 años es que no sabe ni quién es Isabel Preysler, a lo sumo, la madre de Tamara Falcó. Si tenemos un público determinado en el Deluxe pues mira, tenemos un público determinado.

"Para una generación Isabel Preysler es un icono, pero para un chico de 20 años a lo sumo es la madre de Tamara Falcó"

P: Y todo tendrá su fecha de caducidad. Lo digo porque cuesta mucho llegar a los chavales.

R: Hombre, es que es complicadísimo. Tienen un mundo y unos códigos totalmente distintos. Y manejan muchísima información. Es otra historia.

P: Y siempre estará el teatro… Esta es tu tercera obra con Juan Carlos Rubio. La primera se llamaba ‘Esto iba en serio’. ¿Ya va en serio lo del teatro? ¿Más que presentador de televisión?

R: Yo todavía no tengo público de teatro. Soy consciente de que mucha gente me va a ver porque me ve en la televisión. Y para mí el apoyo de la televisión para que la gente venga es fundamental.

placeholder Jorge Javier Vázquez en la presentación de 'Desmontando a Séneca' (EFE)
Jorge Javier Vázquez en la presentación de 'Desmontando a Séneca' (EFE)

P: Pero ya va más en serio esto del teatro…

R: Sí. Pero este año me he dado cuenta de lo duro que es. No sé si por la pandemia, por la gira, porque llegabas a los hoteles y estaban vacíos… Yo tenía una visión idílica de todo esto, pero la dedicación exclusiva al teatro implica unos costes altos. Las giras, el estar fuera de tu casa… Es complicado. Luego es maravillosa la repercusión y el aplauso, pero llegar hasta ahí… Y es un pico pala continuo. Pero me parece fundamental porque valoras mucho más otras cosas. En la televisión muchas veces con los sueldos perdemos la dimensión de la realidad. Y cuando aterrizas en el mundo del teatro aterrizas en un mundo real.

P: Sí, el de la precariedad. ¿Es una toma de tierra?

R: Sí. Y me parece muy positivo combinar los dos mundos. Yo le estoy muy, muy agradecido al teatro. Para mí está siendo una escuela brutal.

"En la televisión muchas veces con los sueldos perdemos la dimensión de la realidad. En el mundo del teatro aterrizas en un mundo real"

P: Por cierto, a Séneca le condenaron a muerte y acabó suicidándose -lo intentó varias veces- porque no quería que le mataran. ¿Uno no espera que al final le condenen y le crucifiquen, no?

Bueno, espero… no sé lo que espero. Mira, en la función también se habla del suicidio. A mí me ha dejado muy tocado el suicidio de Verónica Forqué. Yo la conocía muy poco, de dos o tres veces que la entrevisté. Y claro, al no conocerla tampoco pensé lo que había detrás. Pero es que era la alegría personificada. No me gustaría llegar a ese punto, pero también uno es muy libre de tomar la decisión que quiera. En la obra se dice: debes pensar que en tus manos está la decisión en la que la opinión pública nada tiene que ver. También me parece una decisión tan valiente.

P: ¿Y cómo vamos a salir de esta pandemia?

Me siento muy pesimista. No, pesimista no es la palabra. Derrotados. Creo que vamos a salir derrotados. Pero también se están proponiendo soluciones, estamos en un tiempo récord con la vacuna… A veces creo que somos demasiado exigentes.

Jorge Javier Vázquez Pandemia Pedro Sánchez