entrevista

Merche: "¿Preguntáis a Alejandro Sanz si compone? Yo todavía tengo que explicarlo"

La cantante gaditana repasa su carrera y habla sobre política, feminismo y su próximo single: 'Lo que me dé la gana'

Foto: Merche
Merche

“¿Ya tienes suficiente? Seguro que sí, porque yo charlo tela”. Cuando Merche (Mercedes Trujillo. Cádiz, 1974) piensa en sus respuestas, cierra los ojos o mira a la Gran Vía tras el cristal de la cafetería. No tuerce la cara ante ninguna pregunta. Y sí, charla sobre cualquier cosa. Ha recibido a El Confidencial para promocionar su último single: ‘Lo que me dé la gana’. “Es pop latino con raíces flamencas y un toque urbano, porque me apetece”. En el adelanto del videoclip, inundado de luz morada, aparece con uñas fluorescentes y zapatillas deportivas: “Ahora es tendencia mundial”.

La cantante gaditana lanzará su disco "si dios quiere, entre febrero y marzo del año que viene". La autora de grandes éxitos comerciales como 'Te lo mereces', 'Abre tu mente' o 'Eras tú' va camino de su noveno álbum de estudio. El estreno de su último disco, 'De otra manera', supuso el cierre de una de una etapa complicada para Merche: Hacienda le reclamaba más de un millón de euros. Han pasado más de tres años desde entonces y, a través del trabajo, "ya está todo encauzado", asegura.

Los neones morados que decoran su nuevo videoclip no son casualidad. Merche ha apostado por la reivindicación feminista en 'Lo que me dé la gana'. Con una nominación al Grammy Latino, no ha dejado de cosechar discos de oro y platino desde su debut, hace más de 15 años. Hoy, los primeros versos del single son explícitos: “Yo soy feminista total, porque siempre he defendido la igualdad”.

PREGUNTA. Te declaras feminista sin reticencias.

RESPUESTA. Teniendo en cuenta que el feminismo es igualdad, creo que cualquier persona con dos dedos de frente y honesta debería ser feminista.

P.- Algunos necesitan una larga matización antes de proclamarse feministas.

R.- Yo no. Soy feminista total, porque siempre he defendido la igualdad. No es sólo como yo lo entiendo; si miras el Diccionario de la RAE se define así. Creo que las dudas pueden venir de nuestra cultura. En las expresiones, en el día a día… Llevamos mucho tiempo con la figura del hombre en esa posición y tenemos esa impronta en nuestras reacciones. Hay que hacer un examen de conciencia y darnos cuenta de una vez de que todos somos iguales. Sólo faltaba, a estas alturas de la película. Por eso lo digo así de claro. Soy feminista total. Y si no lo entiendes, hijo mío… ¡O hija mía! El machismo no sólo pertenece a los hombres. Conozco a muchas mujeres con conductas muy sexitas y que ni siquiera se dan cuenta. Llevamos mucho tiempo haciéndolo mal. Yo también. Todos somos machistas en cierta forma y tenemos que reeducarnos.

P.- ¿Por qué ahora?

R.- Considero que tiene que haber una canción que hable sobre el momento que estamos viviendo. Evidentemente, voy a seguir escribiendo sobre amor y desamor, pero siempre me ha gustado hablar sobre la violencia de género… Ojo, que no me gusta eso de “violencia machista”. Hay mujeres que abusan de los hombres y tampoco me gusta. Igualdad, en todos los sentidos.

P.- No es la primera causa que mencionas en tus canciones: el Orgullo LGTBI, los refugiados, el acoso laboral...

R.- Llevo muchos años. Canté ‘Abre tu mente’ en el Orgullo del año pasado, en Sol. Es de 2003, de hace dieciséis años. Sobre el acoso laboral en 2006. ‘Puentes’, sobre los refugiados, hace tres años. Puede que el foco de atención de la gente esté ahora en el feminismo, antes no tanto. Pero yo ya lo gritaba. Solía decir que estaba cantando algo muy duro, pero bailaba y salía al escenario vestida de forma súper extrema. Era mi forma de decir que no me tienes que tocar. Y ahora lo vuelvo a decir porque parece que no nos hemos enterado: me pongo minifalda porque quiero, y muy corta, muy corta, si me dicen que no puedo. Hago lo que me da la gana, con el respeto con bandera. Prefiero equivocarme yo a que se equivoquen los demás por mí.

P.- ¿Merche sigue las elecciones, los pactos, la realidad política de España?

R.- Creo que me pasa como a la mayoría de los españoles. Estamos desilusionados, al menos yo me siento así. No me creo nada. Unos te cuentan algo y después lo contrario. ¿Cuál es la noticia verdadera, la de ‘El País’ o la de ‘El Mundo’? Porque lo mismo lo cuentan distinto. Yo intento escuchar. Por las mañanas, mientras me arreglo, me pongo el 24h para estar alerta y atenta a lo que está pasando. Pero si te soy honesta, y no creo que esta sea la actitud que hay que tener, estoy agotada. Ya no sé a qué político mirar. Si encuentro a uno, al principio me da esperanza, lo escucho y digo: “Ah, vale, era esto. Me das esperanza y alegría”. A los dos días, lo vuelvo a escuchar y digo: “¿Pero qué dices?”. Estoy cansada. Ahora mismo no encuentro a nadie, ni de arriba, ni de abajo, ni del medio. Estoy desubicada, tienen que ofrecernos algo.

"Estoy agotada con la política española actual. Ya no sé a quién mirar"

P.- Entre las soluciones que proponen los partidos políticos, ha habido un repunte de las más duras con la inmigración.

R.- Sí… Muy bonito eso, precioso. Trump está creando escuela y hay algunos que aprenden de su relación con México y sus muros. Muy bonito. Con este tema, me dan ganas de hacer una canción llena de palabrotas (ríe). Dejando a un lado la ironía, hay cosas que me sacan de mis casillas. Me parece tan obvio… Que a estas alturas de la película sean tres los privilegiados que tengan que vivir con todo y al resto lo dejemos morir. Me parece patético.

Y ya si hablamos de los de España, me dan pánico. Lo peor es que hay mucha gente joven detrás de eso. Me asusta. Yo lo podría entender de mi abuela, que ahora tendría 97 años y se crió en un tiempo diferente. Pero de un niño de 18 años… Ese partido del que me hablas tiene muchos seguidores jóvenes. También hay un repunte de la violencia de género en los adolescentes. Hemos involucionado. Yo estudié magisterio y pienso: ¿qué estamos enseñando en los colegios?

P.- ¿Hay sitio para las reivindicaciones incómodas en el pop, en la música de masas?

R.- Claro. Yo llevo haciendo pop toda mi vida. Es más, con la música popular llegas a la gente directamente, al pueblo. No te quedas en una élite y si tienes la suerte de que la canción funciona, todo el mundo la escucha. Creo que los que hacemos pop tenemos la obligación de tocar este tipo de temas. Para mí es importante. Vuelvo a la educación, los niños son nuestro futuro. Por ejemplo, yo tengo muchas expresiones machistas. Me cuesta la vida decir “tengo dos ovarios”. Así con todo, poco a poco. ¿Estamos a estas alturas discutiendo sobre la igualdad? Es patético.

P.- ¿Hay machismo en la industria musical?

Llevo 17 años explicando que mis canciones las compongo yo. ¿Cómo explicas que arreglo, compongo, produzco, dirijo…? ¿Alguien se planteaba si Alejandro Sanz compone sus canciones? ¿O Pablo Alborán, que lleva menos tiempo que yo? No. Pero conmigo sí. Y me pongo rubia, una minifalda y las uñas largas. Es absurdo que sigamos así.

Merche y su pareja, Arturo Requejo, que también aparecerá en el videoclip. (Gtres)
Merche y su pareja, Arturo Requejo, que también aparecerá en el videoclip. (Gtres)

Llevo tantos años luchando por mis composiciones que ya me da igual. Si alguien me pregunta de quién era ‘Abre tu mente’, yo diré… ¡Pues yo qué sé, de Luis Fonsi! (Ríe). ¿Todavía tengo que explicarlo? En ese sentido sí que he notado muchísimo el machismo. De parte de hombres y de mujeres. He tenido que escuchar hasta que las canciones me las hace mi padre. Toda mi vida de dios. Pues ahora me pongo rubia y con los labios rojos. Y si me apetece saldré en bikini. En la canción digo que uso tacones cuando quiero. Pues por mi madre que todas las actuaciones las voy a hacer descalza. Sí, produzco, compongo, hago los arreglos, dirijo el videoclip, escribo el guion… Pero ojo, es mi profesión, no es nada especial.

P.- Fuiste coautora de ‘La Clave’, la canción con la que Natalia compitió con otros triunfitos para representar a España en Eurovisión.

R.- En mi vida había compuesto con tanta gente. Fue una experiencia. ¿Te imaginas a todos hablando por ‘facetime’, cada uno con su instrumento, dando ideas? Me lo pasé súper bien componiendo, pero cuando llegamos allí nos dimos cuenta de que ninguno de los chavales quería ir a Eurovisión. Hicieron una especie de boicot a todas las canciones. Lo que empezó siendo ilusionante, acabó siendo un ‘plof’ para todos. Ninguno de los artistas tenía la más mínima intención de ir al festival. El único, el que fue. Pensé: ¿para qué he perdido el tiempo? No entiendo nada. Nos hacía ilusión que un tema nuestro fuera a Eurovisión, pero a nuestra cantante no… Nos dijo que ella iba a cantar la canción, pero que no quería ir al festival, que lo sentía, y pidió a sus fans que votaran a otro. Cuando llegué, me llevé una sorpresa. Si llego a saber que no tenían intención de ir, me hubiera ahorrado todo eso.

P.- Lanzas un nuevo disco después de unos años difíciles para ti en términos financieros.

R.- Ha pasado mucho tiempo, ya son siete años. Ya está todo reconducido. El ‘shock’ importante de lo que me pasó fue fuerte al principio. Yo fui de las primeras y fue bastante sonado. A algunos compañeros les pasó lo mismo. La parte del dolor, de cuando no podía ni contarlo porque me echaba a llorar, ha pasado. También la parte económica, afortunadamente todo está encauzado en el camino correcto.

"Natalia ('OT') nos dijo que no quería ir a Eurovisión"

Hay que estar siempre con la sonrisa permanente aunque duela, sobre todo en mi profesión. Eso no quita que luego llegue a casa, donde no me ve nadie, y no te imaginas… Pero es importante tener esa actitud. En estos seis años me han pasado más cosas que en toda mi vida: he descubierto, he sentido lo que nunca había sentido… Y eso que voy a cumplir 45. Antes era “Alicia en el País de las Maravillas”, todos mis novios me lo han dicho. Y yo me preguntaba por qué. Tenían razón, nunca me había ocurrido nada. Mis mayores dramas eran cuando lo dejaba con algún noviete. Entonces, frente a los malos momentos, siempre una sonrisa. Si estás en un rincón agachada y lamiéndote las heridas no consigues nada. Hay que levantarse. He leído mucho sobre esto: si sonríes, los músculos que se activan te ayudan a sentirte feliz. Yo me levanto algunos días y me digo: “Merchita, acuéstate otra vez” (ríe), pero sonrío y cambia la historia. Eso intento hacer en mis canciones, que al final son un reflejo de mí.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios