A VUELTAS CON LAS MARCAS

Los autores del logo original de Correos: “Mejor que se hubiera quedado como estaba”

El estudio de Cruz Novillo, autor de logotipos españoles clásicos (PSOE, Renfe), reflexiona sobre la polémica del resideño de Correos

Foto: Comparación entre los dos logos.
Comparación entre los dos logos.
Autor
Tiempo de lectura6 min

"L’Etat, c’est moi". El Estado soy yo. Se atribuye la cita (con dudas) a Luis XIV, pero bien podría haberla dicho José María Cruz Novillo (Cuenca, 1936)... si fuera una persona con delirios de grandeza. El Estado soy yo… que al fin y al cabo he hecho los logotipos clásicos del PSOE, la Policía Nacional, la COPE, 'El Mundo', Endesa, Renfe, el Tesoro Público y, tachán, Correos.

El rediseño del logo de Correos —el original de Cruz Novillo data de 1977— de la agencia Summa ha desatado una tormenta de verano con ramificaciones políticas: PP y Ciudadanos cargaron contra el PSOE por supuesto despilfarro de 250.000 euros en un rediseño mínimo en apariencia.


El secretario de Comunicación Corporativa del PP, Sergio Ramos, tildó el rediseño de "auténtica vergüenza".

Ignacio Aguado, candidato de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, aseguró en Twitter: “Se gastan cientos de miles de euros en cambiar el logo para dejarlo igual. Es indignante la forma en la que dilapidan dinero público”. No obstante, luego se supo que ni había costado eso ni había sido encargado por el Gobierno Sánchez.

Pepe Cruz. (Estudio Cruz más Cruz)
Pepe Cruz. (Estudio Cruz más Cruz)

La controversia coincide con el 60 aniversario de la carrera de Cruz Novillo, pionero del diseño corporativo español, celebrado en una exposición retrospectiva en Cuenca, Hablamos con Pepe Cruz, hijo y socio de José María Cruz Novillo en el estudio Cruz más Cruz.

PREGUNTA. ¿Les ha descolocado mucho la polémica?

RESPUESTA. La renovación de la identidad de Correos no nos ha pillado por sorpresa: el director creativo de Summa, Josep Maria Mir, nos dijo hace un par de meses que estaban en ello. Mi padre y él son amigos de toda la vida. Le dijo: "Estamos trabajando en la renovación de tu marca, pero estate tranquilo, vamos a ser muy respetuosos, hemos tocado un poquito la corona". Hace un mes nos escribieron de presidencia de Correos para invitarnos a la presentación privada del 'rebranding' de la compañía. Estábamos todavía un tanto sobresaltados tras ver el nuevo diseño cuando, al acabar la reunión, el presidente de Correos le ofreció a mi padre ser cartero honorario de la compañía. Y aceptó. Fue un gesto bonito por su parte.

P. ¿Qué les pareció el cambio?

Me hubiera gustado que no se retocara el logotipo, pero alguna de las críticas al rediseño son injustas

R. Bueno… Yo no puedo ser objetivo. Ver cómo cambia una marca clásica de la historia del diseño español, para colmo hecha por mi padre… Mi juicio está un tanto condicionado. Mi sensación es que algunas marcas de mi padre son perfectas. Así que hubiera preferido que el logotipo de Correos se quedara como estaba. Entiendo que el encargo tenía condicionantes. Las superreducciones para pantallas de móvil, por ejemplo: si a una marca le quitas elementos, empastará menos al reducir, eso es obvio. Aunque las marcas de mi madre siempre han reducido bastante bien.

Ocurre que muchas veces no se interpreta bien el minimalismo: las cosas se han de simplificar, pero no hasta el punto de perder cualidades. La cornamusa y la corona dibujadas por mi padre en el 77 estaban en ese límite maravilloso que combina sencillez, potencia gráfica y belleza. Josep Maria Mir nos dijo que la parte inferior le parecía intocable por perfecta, así que decidieron quitar cosas a la corona. Evidentemente con habilidad, pues es un estudio de mucho nivel.

P. Media España se ha puesto a opinar sobre el rediseño, quizá de un modo desenfocado: como los cambios aparentan ser mínimos, se tiende a pensar que no hay un trabajo detrás…

El logo del PSOE, en construcción. (Estudio Cruz más Cruz)
El logo del PSOE, en construcción. (Estudio Cruz más Cruz)

R. Desde el punto de vista egoísta, te diría que todo bien con la polémica: no he escuchado un solo comentario negativo sobre el trabajo de mi padre, lo que habla del poderío de su trabajo y de que quizá no hacía falta tocarlo.

Sin embargo, muchas de las críticas al nuevo diseño son injustas, incluyendo lo del precio, que no ha sido el que se ha publicado, sino bastante menos. A mí no se me ocurre opinar sobre física cuántica o el fresado de tornillos porque son cosas de las que ignoro todo. Pero todos tenemos un seleccionador dentro. Todo el mundo es libre de opinar, pero no todas las opiniones valen lo mismo. Atacar por ahí me parece injusto, primero porque es un trabajo profesional, aunque a mí me hubiera gustado que no se retocara el logotipo; y segundo, porque el presupuesto no es desmesurado ni mucho menos para un trabajo de dos años.

Si fuera un tema de egos, Summa hubiera planteado una ruptura absoluta y cambiado muchas cosas. El nuevo logo habría sido entonces más o menos criticado, pero se hubiera hablado de ‘revolución’, no de que el logo no llevaba trabajo detrás. Pero han sido profesionales. No es habitual que una marca perviva 40 años en un mundo tan cambiante como el de la identidad. Si el logotipo de Correos ha durado cuatro décadas igual es porque estaba muy bien, y eso en Summa lo sabían. Se han limitado a retocar algo que funcionaba divinamente.

P. Quería preguntarle por otros trabajos clásicos del estudio. El logo del PSOE. ¿Cómo fue el proceso?

R. En mi opinión, está entre los mejores logos de mi padre. El partido ha dado bastantes bandazos estéticos la última década, como el cambio del puño y la rosa por el 'socialistas' escrito a mano. Han pasado cosas raras, en definitiva, el caso es que han vuelto al puño y la rosa… y no les ha ido mal. No digo que sea por volver al logo de mi padre, pero oye… Para mí es un logotipo perfecto, en el sentido que se califica de perfecta una canción en la que no falta ni sobra nada. Me alegro de que el partido lo haya recuperado y espero que no lo cambien en los próximos 40 años.

'La escopeta nacional'.
'La escopeta nacional'.

P. ¿Quién se lo encargó?

R. Un alto cargo del partido durante la Transición: [Guillermo] Galeote. Alfonso Guerra también andaba por ahí. Mi padre dudó si seguir con el yunque y el tintero, utilizado antes [de la Guerra Civil] por los socialistas españoles. O adaptar el puño y la rosa de los socialistas franceses, que era un dibujo más artístico de lo que luego haría mi padre. Entre otros cambios, mi padre lo pasó al puño izquierdo —para enfatizar la parte ideológica— y hasta hoy: con algún pequeño cambio tipográfico, la marca está literalmente igual que cuando él la dibujó.

P. El póster de ‘La escopeta nacional’ de Berlanga también es de su padre. Una película con gran peso sobre el imaginario popular tenía que tener necesariamente un cartel a su altura. ¿Qué le sugiere ese diseño?

R. Tengo colgado en casa el dibujo original en tinta china. Como cartelista de cine es un clásico: esa forma asombrosa de resumir la filosofía de la película en pocas imágenes. El cartel de ‘La escopeta nacional’ es una joya de gran actualidad desde el punto de vista de la ilustración. Lo moderno ahora es dibujar de esa manera, con escuadra y cartabón.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios