Es noticia
Menú
'La cabina', 'Verano azul' y 'Farmacia de guardia': los tres hitos de Antonio Mercero
  1. Cultura
muere antonio mercero a los 82 años

'La cabina', 'Verano azul' y 'Farmacia de guardia': los tres hitos de Antonio Mercero

El realizador guipuzcoano, que ha muerto este sábado a los 82 años en Madrid, forma parte de la memoria emocional de la televisión y el cine español

Foto: Antonio Mercero (derecha) junto al reparto de 'Farmacia de guardia'
Antonio Mercero (derecha) junto al reparto de 'Farmacia de guardia'

Antonio Mercero (Lasarte, 1936) iba para abogado o notario —estudió Derecho en la Universidad de Valladolid— pero para disgusto de su madre y para el deleite de varias generaciones de españoles, las películas se cruzaron en su camino y acabó eligiendo el camino de la farándula, que para él empezó en 1959 el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas de Madrid. Y así España perdió una toga, pero ganó un realizador que construiría parte de la memoria colectiva de tres décadas de españoles marcados por varios grandes hitos televisivos rubricados por Mercero y que este sábado se han quedado huérfanos de padre: el guipuzcoano ha muerto a los 82 años tras casi una década conviviendo con el Alzheimer.

Foto: Antonio Mercero. (EFE)

El día que a Mercero le concedieron el Goya de Honor de 2009, a las 12 de la noche todos sus vecinos salieron a aplaudirle al patio común. Porque el realizador proyectaba una imagen cercana que le hizo, además de un realizador popular, una cara familiar, alguien a quien se reconoce como propio. Mercero se coló en los hogares españoles a través de un lenguaje costumbrista y próximo, de los pequeños dramas y del humor cotidiano, que congregaban frente a la caja catódica a abuelos, padres y nietos.

Y aunque fue un trabajador incansable —su último título como director fue la película '¿Y tú quién eres?' (2007), en la que reflexionaba sobre la enfermedad que dos años más tarde haría público que padecía— y firmó proyectos como 'Crónicas de pueblo', 'Turno de oficio' o 'Planta 4', Mercero pasará a la historia del audiovisual español sobre todo por tres momentos icónicos grabados a fuego en el imaginario cinéfilo y televisivo de las últimas tres décadas del pasado siglo: ese cementerio subterráneo de cabinas donde acaba el viaje de un José Luis López Vázquez encerrado y desquiciado —'La cabina' (1972) es, probablemente, el corto más conocido y reverenciado del cine español—, el grito desgarrado de Pancho anunciando la muerte de Chanquete —'Verano azul' fue el buque insignia de las reposiciones de Televisión Española— o el cambio de cartel de "cerrado por boda" a "cerrado por amistad" de la verja de 'Farmacia de guardia' —la serie más vista de nuestra televisión, con una media de 48% de share por capítulo—.

'La cabina' (1972), surrealismo contra la censura

'La cabina' (1972)

Antonio Mercero tardó casi un año en estrenar "la obra más original e importante hecha para Televisión Española" —según la crítica de la época— por problemas con la censura. "Los políticos no la veían clara, pensaban que era una crítica del franquismo. Nosotros hicimos una película de terror y ciencia-ficción a sabiendas de las interpretaciones. Al cabo de unos meses Adolfo Suárez dio el visto bueno para que se rodara", contó Mercero en una entrevista en 'ABC' en 2007. "En un momento el camión que llevaba a López Vázquez encerrado en la cabina pasaba junto a un Ministerio en el Paseo de la Castellana. Y la censura dijo: 'Esa pasada de la cabina por el Ministerio, ¡fuera!'. También me cortaron algunos planos de los muertos, que eran calaveras en cabinas. Realmente 'La cabina' estuvo meses censurada en silencio".

'La cabina' sigue estando vigente y sigue siendo joven

Con 'La cabina' (1972), Mercero se convirtió en el único director español ganador de un Emmy y un referente ineludible para la historia del cortometraje. Una pesadilla fílmica de poco más de 30 minutos de duración con la que la ficción nacional puso un pie en la modernidad, en el surrealismo, en la vanguardia. Mercero, José Luis Garci y el guionista Horacio Valcárcel estaban trabajando en una idea de serie de televisión cuando se les ocurrió como 'sketch' cómico la situación de un hombre encerrado en una cabina de teléfono.

Al final no lo utilizaron, pero a Mercero le quedó rondando esa imagen en la cabeza y hasta que, en un momento de epifanía, vio el final: "este tío tenía que terminar en un mundo subterráneo lleno de cabinas con hombres dentro". Con la ayuda de Garci en el guión y López Vázquez encarnando al hombre encerrado en la cabina y tras apenas tres semanas de rodaje, Mercero se sumó a la ola de nuevos realizadores españoles que buscaban romper con el academicismo anquilosado. "Me siento vanidosamente orgulloso de ella", reconocía en una entrevista de 2002. "Pasa el tiempo y la ves y sigue estando vigente y sigue siendo joven".

'Verano azul' (1981), conmoción ochentera

Antonio Mercero (Lasarte, 1936) iba para abogado o notario —estudió Derecho en la Universidad de Valladolid— pero para disgusto de su madre y para el deleite de varias generaciones de españoles, las películas se cruzaron en su camino y acabó eligiendo el camino de la farándula, que para él empezó en 1959 el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas de Madrid. Y así España perdió una toga, pero ganó un realizador que construiría parte de la memoria colectiva de tres décadas de españoles marcados por varios grandes hitos televisivos rubricados por Mercero y que este sábado se han quedado huérfanos de padre: el guipuzcoano ha muerto a los 82 años tras casi una década conviviendo con el Alzheimer.

Cine español
El redactor recomienda