Acoso sexual: A los 13 ya querían violarme: por qué el #MeToo no es puritano para Natalie Portman. Noticias de Cultura
“ENFATICÉ LO SERIA Y LO ESTUDIOSA QUE ERA PARA PROTEGER MI CUERPO"

"A los 13 ya querían violarme": por qué el #MeToo no es puritano para Natalie Portman

La actriz ha hecho referencia en la Marcha de las Mujeres al manifiesto que tildaba de “puritanismo” la campaña contra el acoso desatada a raíz del caso Weinstein y ha contado su experiencia

Foto: Natalie Portman dio su discurso durante la segunda Marcha de las Mujeres en EEUU
Natalie Portman dio su discurso durante la segunda Marcha de las Mujeres en EEUU

"Cumplí 12 años grabando mi primera película 'León, el profesional'. Estaba muy emocionada cuando, con 13 años, la película fue lanzada y mi trabajo y mi arte tendrían una respuesta. Abrí mi primera carta de parte de un fan y lo que leí fue una fantasía que un hombre me había escrito en la que me violaba. En mi radio local empezó una cuenta atrás para mi 18 cumpleaños, la fecha en la que sería legal acostarse conmigo. Las críticas de cine hablaban de mis 'pechos incipientes'. Entendí muy rápido a mis 13 años que si quería expresarme sexualmente, me sentiría insegura".

Con estas palabras hablaba Natalie Portman durante el mar de protestas de la segunda 'Women's March' del pasado fin de semana en Estados Unidos. A partir de aquellas experiencias, Portman cuenta que ajustó su comportamiento: rechazó cualquier papel que incluyera una escena con un beso y realzó esa imagen con la que, ahora sabemos por qué, siempre se le ha relacionado: "enfaticé lo estudiosa que era y lo seria que era y me vestía de forma elegante", explica. "Me gané una reputación por, básicamente, ser mojigata, conservadora o seria en un intento de sentir que mi cuerpo estaba a salvo y que mi voz sería escuchada. A los 13 años, el mensaje de nuestra cultura estaba claro para mí. "

Portman relató sus experiencias en alusión al manifiesto firmado por un centenar de artistas francesas que arremetían contra el movimiento #MeToo. “Algunas personas han estado llamando a este movimiento ‘puritano’ o una vuelta a los ‘valores victorianos’ donde los hombres no pueden comportarse o hablar de forma sexual alrededor de las delicadas y frágiles mujeres", explicaba. "A estas personas les quiero decir: el sistema actual es puritano. Quizá los hombres pueden decir y hacer lo que quieran, pero la mujer no. El sistema actual inhibe a las mujeres de expresar sus deseos y necesidades, de buscar su placer”.

Natalie Portman tenía 12 años cuando rodó 'León, el profesional'.
Natalie Portman tenía 12 años cuando rodó 'León, el profesional'.

“Un mundo en el que pueda llevar lo que quiera, decir lo que quiera y expresar un deseo sin temer por mi seguridad física o reputación, será el mundo en el que el deseo y la sexualidad femenina tendrá su máxima expresión. Ese mundo que queremos construir es lo opuesto al puritanismo”, sentenciaba.

Al final de su discurso, la actriz termina instigando a que “la revolución siga hacia delante”. “Vamos a decir alto y claro: Esto es lo que quiero. Esto es lo que necesito. Esto es lo que deseo”. Y se dirige a todas las personas que este fin de semana se comprometieron y acudieron a la marcha. “Vamos a encontrar un espacio donde busquemos el placer de la otra persona de forma consensuada y que permita expresar el alcance ilimitado del deseo. Hagamos una revolución del deseo”.

“El flirteo no es delito”

Fue a inicios de mes cuando un centenar de artistas e intelectuales francesas lanzaban un manifiesto en contra del “puritanismo” del movimiento feminista que está denunciando los casos de acoso sexual en Hollywood. “La violación es un crimen”, insisten. Sin embargo, aseguraron que para ellas “el flirteo insistente no es un delito, ni la caballerosidad una agresión machista”. La actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet o la actriz Ingrid Caven son algunas de las que aseguraron no sentirse representadas por “ese feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, adquiere el rostro de un odio a los hombres”.

En el manifiesto, hacían referencia al movimiento #MeToo, surgido en redes sociales para denunciar los abusos machistas. Criticaban que se juzgara a hombres “cuyo único error fue haber tocado una rodilla, tratado de robar un beso o hablar de cosas íntimas en una cena profesional” y lamentaban que se favoreciera los intereses de “los enemigos de la libertad sexual”. A esto es a lo que Portman ha querido responder.

“Hace un año estaba en este escenario embarazada y hablábamos del inicio de una revolución”. Así, al comienzo de su discurso, la actriz se dirigía al público que la escuchaba e incidía en el avance del movimiento a pesar de sus detractores. “Ahora, mi hija está andando y gracias a vosotros, la revolución está avanzando”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios