Según el documental 'The moderators'

Facebook: 100.000 subcontratados filipinos moderan nuestros comentarios

El festival The Influencers aborda esta y otras incógnitas cruciales sobre un mundo manejado desde estructuras invisibles

Foto: Logo de Facebook en un congreso de 'start-ups' en París. (Reuters)
Logo de Facebook en un congreso de 'start-ups' en París. (Reuters)

Pasamos horas al día en plataformas de opinión cuyas normas desconocemos. Y, en caso de conocerlas, desconocemos quién y cómo logra que se cumplan. Todos nos hemos preguntado alguna vez quién modera nuestros contenidos en las redes sociales, pero muy pocos han invertido el tiempo necesario para encontrar la respuesta. Uno de ellos es Adrian Chen, periodista estadounidense de 32 años, que tiró del hilo y llegó hasta Bacor, ciudad filipina a 17 kilómetros de Manila. Allí encontró una red de empresas dedicadas a subcontratar trabajadores que, una vez formados, deciden qué contenidos son aceptables en Facebook y cuáles no lo son.

Son principalmente jóvenes sin ninguna experiencia laboral previa a los que se alecciona sobre qué se considera inapropiado en la cultura occidental y, por lo tanto, debe ser eliminado de la red. ¿Una fotografía de dos personas practicando sexo? Inapropiado. ¿Pornografia infantil? Inaceptable. ¿Animales fornicando? Tampoco. ¿Violencia infantil? Menos. ¿Genitales al descubierto? Ni hablar. ¿Un hombre en calzoncillos que deja entrever su erección? No se ve nada, pero tampoco. Alrededor del 20% de las imágenes que colgamos acaban siendo censuradas por estos moderadores de Facebook y tantas otras redes.

Chen no obtuvo esa información directamente de Microsoft, Facebook o Google, las empresas que contratan a esos ejércitos de moderadores. Según el propio Chen explicaba en un artículo publicado en la revista 'Wired', hay 100.000 moderadores realizando este trabajo mediante subcontratas. La mayoría están en países de Asia y, sobre todo, en Filipinas. Muchos firman contratos de confidencialidad que les impiden hablar con la prensa, pero todos los castillos tienen sus grietas y él llegó hasta la de Bacor.

Dos mil imágenes a la hora

En el documental ‘The moderators’, de la serie ‘Fields of Vision’, Adrien Chen conversa con varios de ellos. Visualizan 2.000 imágenes cada hora y trabajan en brigadas de unas 20 personas que moderan alrededor de un millón de imágenes al día. Es un trabajo sucio, mecánico y tedioso, pero a diferencia de tantos otros trabajos sucios, mecánicos y tediosos, aún no se ha encontrado la manera de automatizar, así que por ahora lo seguirán haciendo humanos.

Es un trabajo sucio, mecánico y tedioso, pero a diferencia de otros trabajos similares, aún no se ha encontrado la manera de automatizar

Un moderador de contenidos en Estados Unidos cobra por una hora más de lo que recibe un moderador en Filipinas por una jornada de trabajo. Un sueldo de 266 euros al mes en Filipinas supera en 20 euros el salario medio, de modo que el trabajo de moderador es una puerta muy interesante para entrar en el mundo laboral. Para muchos, supone currículo y experiencia. En Estados Unidos es solo la última opción. Y breve, ya que la mayoría de moderadores se rinden a los tres o cinco meses. Las repercusiones de trabajar en un puesto de estas características son incalculables. Algunos moderadores, sometidos cada día a imágenes de lo más depravado, acaban recelando de todo el mundo hasta el extremo de tener que renunciar al trabajo porque son incapaces de encontrar una persona de confianza a la que dejar sus hijos mientras están en la oficina.

Adrian Chen también ha publicado investigaciones periodísticas sobre el colectivo Anonymous, sobre lanzaderas de propaganda en la red, sobre trols y sobre el mercado de compraventa de drogas en el internet oculto. El viernes participará en una mesa redonda sobre posverdad y la influencia de la propaganda en la red en el marco del festival The Influencers, que se celebra en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona del 26 al 28 de octubre. En dicha mesa también participará Alice Marwick (experta en el impacto de 'memes', 'bots' y 'fake news' en campañas políticas), Daniel Keller (estudioso de las conexiones entre la viralización de noticias absurdas y la extrema derecha) y Vladan Joler, investigador de las guerras ocultas por silenciar unos temas y multiplicar el eco de otros en ese campo de batalla mediática en que se ha convertido la red.

Visibilizar lo invisible

Esa pregunta sobre quién modera nuestras conversaciones en internet es solo una de tantas que no acertamos a resolver y que el festival The Influencers se hace cada año. Más concretamente, desde hace cinco, cuando el mundo entró en una fase radicalmente nueva en la que las redes permiten que el ciudadano de a pie opine sobre absolutamente todo porque se cree informado sobre todo. Una nueva era en la que el ciudadano puede hacer lo mismo que el artista y el arte está en disposición de recuperar su condición de instrumento agitador.

The Influencers se postula como una plataforma desde la que observar el presente, imaginar el futuro y, sobre todo, formar parte de él

The Influencers se postula como una plataforma desde la que observar el presente, imaginar el futuro y, sobre todo, formar parte de él. El festival, que se define como un encuentro de arte no convencional, guerrilla de la comunicación y entretenimiento radical, se celebra cada octubre en el CCCB. Nació en 2004, una época no tan lejana pero en la que aún no existían YouTube ni Facebook y ni siquiera se había popularizado el término 'influencer' referido a personas con cierta popularidad y capacidad de prescripción en la red.

Esta decimotercera edición de The Influencers centra buena parte de su programación en una idea: visibilizar lo invisible. Y a ello se dedica, por ejemplo, el colectivo Unknown Fields Division, que lleva años organizando expediciones a lo que ellos denominan las nuevas capitales del mundo: lugares del planeta que permiten que el mundo funcione como funciona, como aquellos en los que se produce la ropa más barata, terrenos de la Amazonía donde la petrolera estadounidense Texaco extrae crudo o donde se desarman todos los aparatos electrónicos que dejamos de usar. Una vez en el terreno, documentan y visualizan de forma sintetizada en imágenes el resultado de su investigación.

Arte radiactivo

Liam Young y Kate Davies, los dos impulsores de Unknown Fields Division, son diseñadores, investigadores y activistas que en ocasiones se adentran en el circuito oficial del arte. Así lo hicieron en 2015, cuando, tras extraer tierra de un lago de la ultraindustrializada y ultracontaminada región de Mongolia interior, al norte de China, propusieron al artista Kevin Callaghan que moldease varias vasijas con la arcilla radiactiva. Esa muestra de arte tóxico está hoy expuesta en el Victoria & Albert Museum de Londres, que adquirió las piezas.

El festival defiende que el arte debe recuperar el espíritu crítico y activista que ya tuvo en la época de las vanguardias

Esa compra por parte del museo fue un modo de apoyar la repolitización del arte, una línea en la que The Influencers también abunda. Su director, Bani Brusadin, y la jefa de exposiciones del CCCB, Rosa Ferré, coinciden en que es perfectamente válido referirse al término 'arte' para denominar muchas de las propuestas que presenta este año el festival, ya que este defiende que el arte debe recuperar el espíritu crítico y activista que ya tuvo en la época de las vanguardias, y que el arte no es solo lo que ocurre en el estudio del artista y en museos sino algo que pasa y que debe pasar en la calle.

The Influencers quiere romper con esa jerga técnica de la tecnología y del arte, dinamitar ese tapón de frustración que nos paraliza frente a un mundo que no comprendemos y unas herramientas que no sabemos utilizar para nuestro beneficio e inspirar al espectador a explotar su imaginación y creatividad. Por ello, se esquivan las conferencias de teóricos y se pasa directamente a exponer casos prácticos de arte de guerrilla o 'artivismo' en los que el gamberrismo y el desafío político operan al mismo nivel. Por ello, también, el viernes y el sábado hay programado el taller ‘Othernet’, que coordina el experto en ingeniería crítica Danja Vasiliev, para enseñar a crear y gestionar nuestro propio servidor de internet.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios