hasta el 12 de junio

La Feria del Libro se viene arriba

Tras el balón de oxígeno del año pasado, editores y libreros encaran, en el arranque de su 75 edición, la cita con optimismo y buenas expectativas

Las buenas expectativas han marcado la apertura de la Feria del Libro de Madrid. Tras años negros, el año pasado las ventas crecieron un 6,1% por primera vez desde 2008, lo que supuso un pequeño balón de oxígeno a un sector que llevaba desde 2008 acumulando pérdidas. En esta 75 edición de la cita más importante del libro, las impresiones no pueden ser mejores. El optimismo y el buen ambiente se apoderaron ayer de la inauguración de una feria que este año rinde homenaje a Cervantes, en el IV Centenario de su muerte, y con Francia como país invitado.

Hasta el 12 de junio, las 367 casetas y los 479 expositores que pueblan el parque del Retiro sacarán todo su arsenal para seguir conquistando a lectores y curiosos "porque no se imagina en el aire. Porque imaginar tiene que ver con hacer", como reza el lema de este año extraido de la novela 'El lado frío de la almohada', de Belén Copegui. Los más madrugadores abrieron junto a libreros y editores la feria en su primera jornada, una de las más movidas con la presencia de la reina Letizia. Entre ellos estaba Rosa, a la caza de los "muy necesarios para los jóvenes" descuentos (hasta del 10%) y ya con 'El gran Gatsby', de F. Scott Fitzgerald, y 'El viejo y el mar', de Hemingway, bajo el brazo. Reconocía que acababa de meterse de lleno en la lectura y los clásicos estaban en su diana en su primer año entre los stands de la feria.

Juan, un madrileño que trabaja en Granada, no podía desaprovechar la visita a su ciudad. La feria es una cita obligada, aseguraba tras comprar 'Trieste', de Dasa Drndic, en la caseta de Automática "Un libro bajona, según me han comentado, muy duro sobre los campos de concentración en Italia y me lo han vendido muy bien". Precisamente ese es uno de los grandes atractivos para editores y libreros de la feria: el encuentro con los lectores y la posibilidad de estrechar relaciones. Para ellos, las firmas de sus autores de cabecera y las recomendaciones, así como la amplísima oferta reunida a la que tienen acceso y el buen tiempo que anima a disfrutar del Retiro, son los puntos estrella.

Feria del Libro de Madrid. (EFE)
Feria del Libro de Madrid. (EFE)

"La gente vuelve a elegir el libro como una alternativa de ocio y de compra. Durante los años de la crisis ha habido un descenso general -aunque a nosotros no nos ha afectado en especial-, pero por lo que vemos y constatamos, sobre todo en las librerías, el año está mejor y esperamos una feria mejor", afirmaba Enrique Redel, editor de Impedimenta. Darío Ochoa, de Automática, opinaba en el mismo sentido. "El año pasado ya fue buena y este año apunta maneras. Hay un cierto entusiasmo entre editores y libreros. Esperamos que se confirme", aunque recalca que la Feria del Libro no les hace la facturación de todo el año pero es un buen empujón en sus cuentas. "Al que no viene hay que decirle que es una excelente oportunidad de conocer cosas que no te imaginas como son. Casi todos tenemos la idea de lo que es un libro, pero la oferta de las editoriales es literalmente increíble. Hay auténticas maravillas", remataba Redel. 

"Es muy duro defender un libro en librerías. Aquí en la feria venimos con novedades porque aquí se mueve el libro y lo consiguen los lectores que por lo que sea no los encuentran", confirmaba Charo Fierro, de Huerga y Fierro. Para ella, la feria supone "una inyección que nos da aire para respirar. Frente a las estadísticas que dicen que se publica demasiado o no se lee mucho, yo como editora creo en la edición digital pero hacemos una gran apuesta todavía por la edición en papel. Hay muy buenas expectativas y bienvenidas sean porque, sea por lo que sea, por favor que la gente siga leyendo". 

Los libreros tienen una opinión similar. Tipos Infames repite por segundo año en el parque del Retiro. 'Fariña', de Nacho Carretero (Libros del KO), fue el primer libro que vendieron ayer, antes de la visita de la reina Letizia, quien se llevó 'Desde la oficina', de Robert Waser; 'El presentimiento', de Emmanuel Bove, y 'Alfabeto', de Inger Christensen. También se hizo con 'Provicence', de Alan Moore, en Generación X,. Estos fueron algunos de libros que compró de entre los alrededor de 40 que se llevó, la mayoría regalados, de la feria. Gonzalo Queipo, de Tipos Infames, resaltaba que lo mejor de la feria es ese contacto directo con los lectores, que hace, "aunque sea de forma inconsciente", después los lectores acaben yendo a las librerías. "Lo mejor de la feria es la celebración en torno al libro, es bonito. La lectura tiene que darse todo el año, pero esto es una celebración", reflexionaba Elea. "Me encanta porque es cultura", concluía otro comprador madrugador con tres bolsas repletas de libros.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios