Muere Zaha Hadid, la mujer que revolucionó la arquitectura mundial
  1. Cultura
Fue la primera mujer en ganar el premio pritzker

Muere Zaha Hadid, la mujer que revolucionó la arquitectura mundial

Entre sus obras destacan el Maxxi de Roma, el Centro Heydar Aliyev en Bakú (Azerbaiyán) o el Centro Acuático de los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Foto: Muere a los 65 años la arquitecta angloiraquí Zaha Hadid (EFE)
Muere a los 65 años la arquitecta angloiraquí Zaha Hadid (EFE)

La arquitecta angloiraquí Zaha Hadid (Bagdag, 1950) ha fallecido hoy en un hospital de Miami de un ataque al corazón a los 65 años. En el año 2004 fue la primera mujer en lograr el premio Pritzker, el nobel de la arquitectura. "Es probablemente una de las más jóvenes galardonadas y la que posee una de las trayectorias más claras que hemos visto durante muchos años. Una nueva excitación e innovación se revela en cada proyecto que aborda", señaló entonces Frank Gehry, miembro del jurado. Entre sus obras destacan el Maxxi de Roma, el Centro Heydar Aliyev en Bakú (Azerbaiyán) o el Centro Acuático de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Convencida de la arquitectura más vanguardista desde los comienzos de su singladura, Zaha Hadid se inició en el constructivismo, donde mostró su poderosa expresión plástica y unas formas contundentes.

[El impresionante legado arquitectónico de Zaha Hadid]

Hadid planteó su trabajo arquitectónico como una transformación de la visión del futuro con nuevos conceptos y formas futuristas, como se aprecia en edificios como el teatro Guangzhou Opera House en China, la Plaza Dongdaemun en Seúl o el intercambiador Hoenheim Nord Terminus en Estrasburgo. A España también llegó su obra. Suyo es el Pabellón Puente de la Exposición Internacional de Zaragoza inaugurado en 2008 y en la actualidad se hallaba trabajando en el Master Plan de Zorrotzaurre, el proyecto para la remodelación de esta zona de Bilbao en la que se desarrollará el último gran proceso de renovación urbanística en la ciudad.

Fallece la arquitecta Zaha Hadid

Hadid fue tan desmesurada en su arte como polémica en sus procedimientos. En 2013, al terminar las obras del centro comercial Galaxy Soho, en Pekín, fue acusada de violar múltiples leyes para la conservación del patrimonio cultural chino. El Centro de Protección de la Herencia Cultural de la ciudad denunció "el gran daño causado a la conservación del antiguo callejero de Pekín, a los tradicionales 'hutongs' [callejones típicos chinos], a las casas de patios y al color y al estilo de la genuina arquitectura local de la ciudad de Pekín”. El Real Instituto de Arquitectos Británicos concedió, sin embargo, al edificio de 330.000 metros cuadrados el Premio RIBA Internacional.

En una entrevista ofrecida en 2009, Hadid, mujer de trato no excesivamente afable, afirmaba: "Soy exigente. Pero creo que mi currículo demuestra a quién le he exigido la primera. A mi estudio llega gente de todo tipo. Sobre todo ahora que somos 250. Pero se quedan los que creen en lo que llevo años defendiendo, que las cosas pueden hacerse de otra manera, que la arquitectura puede cambiar la vida de las personas y que merece la pena intentarlo".

"Defiendo que las cosas pueden hacerse de otra manera, la arquitectura puede cambiar la vida de la gente y merece la pena intentarlo"

Zaha Hadid nació en Bagdag en 1950 de padres musulmanes "moderados", como luego ha relatado, que la enviaron a estudiar a un colegio de monjas, y se graduó en Matemáticas en la Universidad Americana de Beirut. "Quise ser arquitecta a los 11 años porque vi cómo mi tía se hacía su casa. La arquitecta era amiga de mi familia y me enseñaba las maquetas. Era fascinante ver cómo una pieza alteraba la casa. Y era la época en que Irak se industrializaba y todo se transformaba con la construcción. La mezcla de diseño y cambio me interesó. Mis padres me respaldaron. Lo que me gustaba hacer era dibujar".

Su primer contacto con la arquitectura tuvo lugar en el Office for Metropolitan Architecture, el gran estudio internacional que compartió junto a Rem Koolhaas y Elia Zenghelis hasta que, en 1979, abrió su propio estudio en Londres. Nada le fue ajeno desde entonces. Catedrática de arquitectura en universidades como la de Artes Aplicadas de Viena, la Kenzo Tange en Harvard (Estados Unidos) o la Universidad de Illinois (Chicago), Hadid abarcó todos los campos del diseño, desde lo urbano hasta interiores y muebles, levantó museos, teatros, bibliotecas, edificios para empresas o deportivos, estaciones de bomberos, de ferrocarril y tranvías además de un buen puñado de puentes.

El redactor recomienda