así se liquida a un álter ego engorroso

Guionista de 'The Wire' asesina a sangre fría a novelista de 'best sellers'

Richard Price, icono de la novela negra estadounidense, vuelve a las librerías con una novela que empezó a escribir con seudónimo... hasta que algo salió mal

Foto: Narcos contra polis en 'The Wire'
Narcos contra polis en 'The Wire'
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Buenas noticias para los aficionados a la novela negra estadounidense: el nuevo libro de Richard Price (Bronx, 1949), referente del género y guionista de 'The Wire', ya ha llegado a las librerías. Se llama 'Los impunes' (Literatura Random House) y en la portada aparecen unos policías neoyorquinos de espaldas y, claro, el nombre de Richard Price. Lo extraño es que no fue Price quien empezó a escribir el libro, sino un tipo llamado Harry Brandt

De hecho, los nombres Richard Price y Harry Brandt compartían cubierta en la edición estadounidense de la novela, aunque es la portada española la que refleja en toda su brutalidad lo que sucedió durante la escritura del libro: que Richard Price asesinó a Harry Brandt a sangre fría. ¿Por qué? Price estaba harto de aguantar las veleidades comerciales de Brandt...

Price estaba harto de aguantar las veleidades comerciales de Brandt

Contexto del homicidio: La novela negra tiene fama de género ligero que uno puede escribir y leer rápido, pero no es el caso de Richard Price, que se toma su tiempo para rematar los libros, a veces varios años, con los resultados espectaculares conocidos, de 'Clockers' a 'La vida fácil', donde las tramas servían para adornar panorámicas sociales bien sobre los trapicheos con drogas bien sobre la gentrificación urbana.

No obstante, Price se hartó de elaborar tanto los libros y decidió escribir un thriller de escritura y lectura rápida. Pero como no se veía escribiéndolo el mismo, decidió recurrir a un seudónimo (Harry Brandt), creyendo que le sería más fácil mutar en autor de 'best sellers' si se convertía en otra persona. Pero, ¡ay!, la cabra tira al monte: fue ponerse Harry Brandt a escribir, y empezar a torturarle Richard Price. Algo así como:

'Los impunes'
'Los impunes'

Harry Brandt: Voy a describir una persecución y un tiroteo.

Richard Price: Vale, pero… ¿te importaría escribir antes 45 páginas describiendo la relación entre las motivaciones de los personajes y la degradación de las urbes contemporáneas?

Harry Brandt: ¡Glups!

Y así todo. Hasta que Price se hartó de escuchar voces y decidió liquidar a Brandt: la primera novela de Harry Brandt iba a convertirse en la última novela de Richard Price. ¡Albricias!

David Simon, creador de 'The Wire', charló con Richard Price en Nueva York durante la presentación de la novela. Óscar Palmer Yáñez -traductor de 'Los impunes', editor de Es Pop y especialista en novela negra- ha traducido en su blog una parte de la conversación entre Simon y Price.

Guionista de 'The Wire' asesina a sangre fría a novelista de 'best sellers'

Atentos a las explicaciones de Price sobre sus tensas relaciones con Brandt (es decir, consigo mismo):

“Mi intención era escribir una novela estrictamente de género, un thriller urbano. Pero el problema de los thrillers es que son excitantes. Es como el problema de las novelas de horror: que dan mucho miedo. Simplemente pensé que iba a suponer un cambio de registro tan grande que decidí buscarme un seudónimo para este otro tipo de escritura en el que supuestamente me iba a embarcar, de modo que me inventé a Harry Brandt... Recurro a esta frase continuamente: sé vestirme con menos ropa, pero no sé escribir con menos palabras. Después de 41 años trabajando en esto, sólo sé escribir de una manera. De modo que el libro empezó a crecer, los personajes fueron ganando en complejidad y de repente me encontré escribiendo sobre relaciones familiares de una manera que nunca antes había abordado. Después de tanto trajín, resultó que había acabado escribiendo otra novela de Richard Price en la cual había invertido cuatro años, lo mismo que para mis otros ladrillos. Llegado este punto, me arrepiento de haber usado un seudónimo. Fue una estupidez pensar que podría convertirme en otra persona”.

Palmer Yañez, por su parte, describe así cómo acabó todo: “Price es célebre por su parsimonia (sólo nueve libros en toda su carrera) y, de hecho, Los impunes nació como un intento por acelerar ligeramente su ritmo de producción, inventándose para ello un seudónimo, Harry Brandt... No hacía falta que se hubiera molestado; al final, el resultado es puro Price, tan complejo y panorámico como en sus mejores trabajos”.  

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios