Mañana se reúnen con el inaem

El Coro Nacional vuelve a la huelga

Anuncian paros el viernes, sábado y domingo ante el bloqueo de las negociaciones con el INAEM para sustituir las plazas vacantes de las jubilaciones

Foto: Concentración de los miembros del Coro Nacional de España el pasado mes de junio (EFE)
Concentración de los miembros del Coro Nacional de España el pasado mes de junio (EFE)

Las cuentas son sencillas. Hoy hay 66 cantantes en el Coro Nacional de España. Hace poco más de una década eran 120. Es decir, un coro a media voz porque no se cubren las plazas vacantes tras las jubilaciones. Este fin de semana los coristas volverán a enmudecer para protestar por los recortes de su plantilla. Han convocado nuevos paros para viernes, sábado y domingo coincidiendo con el concierto Revoluciones. Ciclo Sinfónica nº 4, en el que tendrían que interpretar Alexander Nevsky de Sergei Prokofiev. Será la tercera huelga tras las de junio (el Réquiem de Verdi lo cantaron 12 personas) y la de principios de octubre (con la suspensión de La vida breve de Falla), que fueron seguidas según los sindicatos por el 80 y 75% de los coristas.

El porqué de este conflicto laboral viene de lejos y está en la política de cero convocatorias de ofertas de empleo público del Gobierno. Los coristas se han ido jubilando y el INAEM ha optado por amortizar esas plazas. “Somos insuficientes para abordar ciertos repertorios. Cada vez somos menos y tampoco se trata de gritar. Nosotros tenemos que cantar”, explica el bajo y miembro del Comité de Huelga Carlos García Parra. “Hay veces que una persona canta lo que deberían cantar diez. Lógicamente, repercute mucho en el trabajo diario, teniendo en cuenta que físicamente la voz tiene un límite”, agrega José María Abad, tenor con más de 15 años en el coro.

Pero lo peor es que el panorama no pinta más esperanzador porque la edad media de la plantilla está entre los 50 y los 55 años. Esto supone que el Coro Nacional de España puede terminar la temporada con cinco cantantes menos porque hay cuatro sopranos y un tenor que se jubilarán este año, relata Abad. Además de que estas bajas vendrán a descompensar más todavía unas cuerdas ya de por sí mermadas en todas sus tesituras. “En todas las cuerdas hay problemas. Somos un coro sinfónico, pero a la hora de la verdad no somos autosuficientes para abordar un repertorio como el Réquiem de Verdi o el de este fin de semana”, señala García Parra.

Imagen de archivo del Coro y la Orquesta Nacional
Imagen de archivo del Coro y la Orquesta Nacional

La solución con la que dio el INAEM fue unir al Coro Nacional de España con el Coro de RTVE, en virtud del informe CORA, ambos con sus plantillas bajo mínimos. “Es una chapuza”, sostiene tajante José María Abad. Cuenta que así suman 110 voces pero “no es una solución válida y mucho menos para la dinámica de trabajo. Esto no es un trabajo mecánico. Nuestra profesión depende mucho del día a día, de que la voz se adapte a un repertorio y de empastar voces”.

Mañana, reunión con el INAEM

La negociación está bloqueada”, asegura Javier Figueroa, presidente del Comité de Empresa INAEM-Teatro de UGT. El viernes pasado hubo un encuentro con el INAEM y mañana volverán a sentarse con sus responsables, aunque el problema, asegura, es que “nos remiten directamente a Hacienda”. “Nosotros pedimos un plan de viabilidad para el coro. Es una institución con más de medio siglo que se van a cargar. Hoy la capacidad artística del coro está en entredicho”, garantiza. Los sindicatos van a proponer a Cultura un plan de viabilidad para que en cuatro años se puedan ir recuperando las plazas vacantes a razón de 5 o 6 anuales.

Somos insuficientes para abordar ciertos repertorios. Cada vez somos menos y tampoco se trata de gritar. Nosotros tenemos que cantar

El conflicto no acaba aquí porque tampoco se han ejecutado las contrataciones de cupo, es decir, las plazas interinas de cantantes de refuerzo que se cogen para una temporada. Normalmente, al comenzar la temporada se hacían nueve contratos con una duración anual. Este año las plazas no han salido y la idea es reducir su duración a nueve o seis meses. Desde el INAEM lo único que explican a este periódico es que "mientras esté abierta la mesa de negociación no se va a abrir la contratación”.

Además, agrega Abad, una de las propuestas del INAEM ha sido “que la plantilla se quede en 60 coristas” y las contrataciones sean por repertorio. “Esto ya lo hacen en el Teatro de la Zarzuela, contratan de forma momentánea para un repertorio concreto y sin exigir requisitos de titulación ni estar en la bolsa de trabajo”, matiza. 

El Coro Nacional de España también reclama en esta negociación que se equiparen los derechos de propiedad intelectual de las grabaciones de los conciertos a la retribución de sus compañeros de la Orquesta Nacional.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios