Cospedal se erige en heredera de El Greco
  1. Cultura
en los fastos por los 400 años de su muerte

Cospedal se erige en heredera de El Greco

El Greco actuó con libertad para llevar hasta sus últimas consecuencias sus ideas. La presidenta de Castilla y La Mancha aprovechó su ejemplo

placeholder Foto: Dolores de Cospedal, a los pies de 'El expolio', rodeada por los agentes políticos, culturales, religiosos y empresarios participantes del Greco 2014.
Dolores de Cospedal, a los pies de 'El expolio', rodeada por los agentes políticos, culturales, religiosos y empresarios participantes del Greco 2014.

A los cuatrocientos años de su muerte, su espíritu sigue vivo. El Greco, un pintor de originalidad a ultranza fue sentenciado como un elemento despreciable, ridículo y loco de la historia de la pintura española. Nadie comprendió sus ideas, nadie entendió su iluminación. Incluso el propio rey Felipe II le arrinconó por sus ideas vanguardistas. Pero hoy le celebramos y bebemos de su ejemplo, cuatro siglos después de su muerte. Hasta la política saca rédito de la cultura cuando lo necesita.

María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha, se ha postulado como heredera del alma audaz y obstinado de Doménikos Theotokópoulos, el emigrante, en la ceremonia de inauguración de los fastos que celebran la muerte del pintor cuatrocientos años después. Ante el auditorio principal del Museo Nacional del Prado ha destacado que “El Greco actuó con plena libertad para llevar hasta sus últimas consecuencias sus ideas”.

Minutos antes del inicio de la multitudinaria presentación, en la sala se vieron corbatas marrones con caras de El Greco “pintadas a mano”, selfies con el logo de la campaña de fondo, alcaldes, obispos, concejales, patrocinadores, Luis Cobos, un cocinero jurado de Master Chef y José Luis Cuerda con traje. Esta temporada se lleva mucho el estampado de leopardo con sombrero fucsia en ellas y el traje gris con bufanda negra en ellos. “Te he reconocido por tus gemelos”, saludaba uno a otro mientras buscaba su butaca.

placeholder Dolores de Cospedal y Ana Pastor, en la firma del acuerdo con Adif y Renfe para la promoción del Greco. (EFE)
Dolores de Cospedal y Ana Pastor, en la firma del acuerdo con Adif y Renfe para la promoción del Greco. (EFE)

A la presidenta le interesa Theotokópoulos por el carácter de naturaleza innovadora, al margen de las presiones sociales, y su rigurosidad con la que aplicó su proyecto político. Perdón, pictórico. Ante la corte empresarial, religiosa y política, que abarrotaba la sala, explicó que así como El Greco protagonizó en solitario el paso del Rubicón, al transitar desde el agotamiento de las fórmulas del Renacimiento a las nuevas ideas del Barroco, “que todavía no se habían consolidado”, este año “no será una época de cambio, sino un cambio de época”.

Las analogías continuaron en la parte final de su discurso, cuando aseguró que El Greco persiguió un sueño, un ideal y tuvo que hacer frente para ejecutarlos a caminos difíciles “marcados por la incomprensión social”. Pesara a quien pesara, El Greco siguió adelante con su proyecto y sólo la Historia le dio la razón, sólo el paso de los siglos terminaron descubriendo el verdadero talante político –perdón, pictórico- de uno de los ejercicios más rompedores y sorprendentes de los que ha sido testigo la humanidad.

“Apostó por una concepción del mundo que le valió la incomprensión social”. Hasta que con el paso de los años, de los siglos, “la sociedad llegó a lugar donde El Greco había llegado”. Fue un adelantado, un iluminado, un atrevido. Y también –dado el énfasis de su defensa- la inspiración de María Dolores de Cospedal. Pocas veces había pasado la diputada del PP por un acto cultural, navegando con terminología de las bellas artes sin naufragar en los territorios de la política. Su discurso quedó enmarcado por la parte superior de su atril, en el que se podía leer, como un guiño acertado de la divina propaganda: “El alma de Castilla-La Mancha”.

Ella, “alma de Castilla-La Mancha”, cree que El Greco dejó el modo de operar ante los problemas, ante un mundo antiguo que muestra síntomas de decadencia. Aclaró que la única manera de avanzar por las tinieblas es con nuevas ideas. Para los más lanzados y ante las autoridades eclesiásticas ya advirtió que ella el modelo vanguardista que defiende en El Greco es el de la “vocación rupturista desde la tradición”. No vayamos a confundirnos.

Cospedal quiso reconocer sentirse orgullosa de participar esa mañana en “la pinacoteca más importante del mundo” celebrando el fallecimiento del pintor. Para festejar el nacimiento habría que esperar a que se cumplieran cinco siglos en 2041, y la necesidad de un gran montaje es urgente para “hacer de Castilla-La mancha un referente turístico de primer nivel”. Porque, según su presidenta, “se trata de que nuestra historia, nuestra industria turística, nuestra hostelería y nuestro comercio aprovechen para generar riqueza en estos momentos”. Es la prioridad.

Al acto también asistió José Ignacio Wert el responsable de la cartera de Educación, Cultura y Deporte, y coincidió el ministro peor valorado por los españoles -según el último barómetro del CIS- con Dolores de Cospedal en subrayar la incomprensión social con la que fue condenado el genial pintor. Como ya es marca de la casa, el máximo garante de la cultura española y del español se refirió al descubridor de El Greco, como “pintor y curator inglés”. Probablemente, se refería el ministro a las actividades del personaje como comisario o experto u organizador. “La intelectualidad española vuelve sus ojos a Toledo”, resumió.

placeholder Cospedal, Wert y Marañón, en El Prado. (Efe)
Cospedal, Wert y Marañón, en El Prado. (Efe)

Por su parte, Gregorio Marañón, presidente de la Fundación El Greco 2014, detalló el programa de actividadesy apuntó el presupuesto total con el que acturarán: 16 millones de euros, de los cuales, “apenas 3 millones de euros” son puestos por las arcas públicas. El resto se cubre con patrocinadores y venta de entradas, que se adelantó a anunciar que ya se pueden adquirir para las exposiciones, la música, la gastronomía, el teatro, etc. “Se trata de un proyecto público”, pero no gratuito.

El “presidente de casi todo”, como calificó cariñosamente José Pedro Pérez Llorca –presidente del patronato del Prado- a Marañón, quiso puntualizar, para demostrar que “se actuará con la mayor austeridad”, que los fastos del Año Quijote se hicieron con 60 millones de euros. “Hemos acomodado nuestro plan inicial a la cruda realidad”.

Un recorte considerable, a pesar de que el primer concurso de licitación que la Fundación que dirige ha destinado 2 millones de euros al diseño y montaje de dos de las seis exposiciones. Algo nunca visto según el sector. De hecho, para contextualizar dicha cantidad, el propio Museo del Prado dedica 1.200.000 euros en la formación de especialistas y fomento de la investigación de las áreas a lo largo de todo el año. O los 300.000 euros en publicidad y propaganda de sus actividades. “La cultura no es un gasto, es una inversión”, dijo Marañón ante la crème de la crème de la política.

Arte El Greco
El redactor recomienda