DIVORCIO ENTRE LA NUERA DEL ARTISTA Y LA JUNTA

El Museo Picasso de Málaga vive su particular Guerra Civil por unas viñetas

Picasso era comunista y ferviente íntimo enemigo del franquismo. Pues su nuera, Christine Picasso, ha obviado de sopetón el ADN ideológico de su suegro y ha

Foto: El Museo Picasso de Málaga vive su particular Guerra Civil por unas viñetas
El Museo Picasso de Málaga vive su particular Guerra Civil por unas viñetas

Picasso era comunista y ferviente íntimo enemigo del franquismo. Pues su nuera, Christine Picasso, ha obviado de sopetón el ADN ideológico de su suegro y ha organizado una guerra civil en el Museo Picasso Málaga, el más visitado de Andalucía, controlado por Christine y Bernard Picasso y el Gobierno andaluz.

El motivo del inesperado litigio es la exposición Viñetas en el frente, una serie de ilustraciones que el mayor artista del siglo XX ejecutó en 1937 contra Franco y que trataba de recaudar fondos para el bando republicano.

La muestra, ya exhibida sin polémica en el Museo Picasso Barcelona, no le gustó nada a la señora francesa de ojos claros, mecenas del museo. Christine exigió por carta al consejero de Cultura, Paulino Plata, la dimisión del director del centro, José Lebrero. Lebrero es el primer director del museo que no forma parte del círculo de confianza de los Picasso. Sí lo eran su primera directora, Carmen Giménez, y el segundo jefe, Bernardo Laniado-Romero.

Aquí va la explicación: “Se ha producido una utilización política oportunista de la figura de Picasso en un momento electoral delicado", argumentó la nuera del artista. En clave surrealista picassiana la serie Sueño y mentira de Franco, utilizada en la muestra, no es ajena a la institución. El Museo Picasso Málaga la adquirió hace dos años a Bernard Picasso…

La exposición llevaba casi un año aprobada y la familia del creador del Guernica conocía su programación desde la segunda reunión del patronato en 2010. José Serra, director del Museo Picasso Barcelona, cree que la muestra “no contiene nada que no emane de la obra de Picasso”. Para Serra se trata de una exposición “intachable” desde el punto de vista científico, que aporta “material inédito y, desde mi más modesto punto de vista, me pareció una gran noticia que (José) Lebrero la incorporara al museo de Málaga”.

El patronato se reunió ayer en Málaga para decidir la petición de dimisión del director artístico al frente del MPM. Lebrero, que ejerce sus funciones desde octubre de 2009, no estaba solo. La Junta respaldaba su trabajo y se creó un grupo de Facebook titulado No a la destitución de José Lebrero como director del MPM con más de 700 miembros. Un grupo de veinte personas se concentró en la puerta del museo para pedir la continuidad de Lebrero. Llevaban una pancarta escrita en francés dedicada a la familia Picasso: Nous sommes désolés.

La familia Picasso se ha tragado su orgullo y tanto Christine como Bernard Picasso sufren su primer revés como patronos de la institución. Lebrero sigue como director del museo. La Junta de Andalucía argumenta que no peligra la donación de 161 obras de Picasso de Christine, Bernard y su esposa (el total de fondos del museo es de 233 piezas).

Pero ni los Picasso ni el Gobierno andaluz pueden obviar la guerra civil que ha montado la nuera. El propio Bernard ya admite que la pareja está ya desilusionada, ¿al borde del divorcio? “No es un matrimonio muy fácil, porque las dos personas que forman el matrimonio son un poco raras, pero funcionamos bien así como matrimonio en el inicio del siglo XX”. A punto han estado de firmar un divorcio-exprés.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios