El cierre de Canal 9 deja un agujero en el 'club' de las televisiones autonómicas
  1. Comunicación
la forta prorroga el presupuesto de 2013

El cierre de Canal 9 deja un agujero en el 'club' de las televisiones autonómicas

El cierre de Canal 9 tiene impactos colaterales. Y no son pequeños. Las televisiones autonómicas agrupadas en la Forta han sentido al golpe, al punto de

Foto: El presidente de ERC (2i) posa con pancartas de protesta por el cierre de la televisión pública valenciana Canal Nou. (EFE)
El presidente de ERC (2i) posa con pancartas de protesta por el cierre de la televisión pública valenciana Canal Nou. (EFE)

El cierre de Canal 9 tiene impactos colaterales. Y no son pequeños. Las televisiones autonómicas agrupadas en la Forta han sentido al golpe, al punto de que ayer se vieronobligadas a prorrogar para el año próximo el presupuesto de la federación para 2013, al no llegar a un acuerdo sobre cómo repercutir entre los asociados la cuota que abonaba el canal valenciano. Según aseguran fuentes conocedoras del contenido del cónclave, la medida se acordópor unanimidad, con el compromiso de retomar la cuestión en la reunión de enero, una vez se hayan estudiado posibles soluciones.

“Se ha decidido prorrogar el actual presupuesto para evitar una parálisis de la asociación y que se vayan haciendo cosas. Canal 9 tenía en la Forta un peso en torno al 10% y los fondos que aportaba no eran pocos”, subrayan estas fuentes. La federación estaba compuesta por doce miembros hasta la desaparición de la Radio Televisión Valenciana (RTVV), que dejó de emitir el pasado 29 de noviembre tras ladecisión del presidente de Generalitat, Alberto Fabra, de cerrar la cadena. A cada asociado se le adjudica una cuota para financiar la estructura de la agrupación, así como de las compras de programas cuando deciden participar en los proyectos.

Sobre la mesa, también está la tesis de algunas de las cadenas con menor dimensión, que no quieren asumir más gasto y se muestran partidarias de apretarse el cinturón. “Es otra posibilidad que se ha esbozado. Es lo que impulsan los pequeños. Esto es, que se haga un esfuerzo de contención y se rebajen losgastos de estructura de la Forta. En el fondo, es lo que están haciendo las empresas públicas y las propias televisiones", remachan estas fuentes. No había ayer por la tarde ningún portavoz de la agrupación disponible para ofrecer su versión sobre la situación generada.

La ausencia de Canal 9 también tendrá impacto en la adquisición de contenidos. De hecho, la cadena cerró con importantes compromisos de compra. Como publicó El Confidencial y según las últimas cuentas presentadas por la sociedad, correspondientes al año 2012, esta tenía obligaciones en abonos de derechos deportivos para los próximos años por importe de 4,4 millones de euros, además de compromisos por otros 16,05 en diversas producciones, en esencia ficción. Obviamente, no se detallaba cuáles eran individuales y cuáles en el marco de su asociación con otras cadenas.

“Un día triste”

El secretario general de la Forta, Enrique Laucirica, lamentaba en su momento el cierre de la RTVV y pedía a las autoridades valencianas que encontraran “lo antes posible” la fórmula para cubrir la información de proximidad de que se ocupaba la cadena autonómica. “Es un día triste para la televisión, para la televisión pública y para la televisión pública autonómica, en particular”, remataba, aun admitiendo que la decisión había sido tomada por el Parlamento regional y no cabía ponerle objeción alguna. Más chocante le resultaban las formas y el desalojo de los trabajadores, por mucho que se tratara de “cuestiones más estéticas que de fondo”.

La preocupación por la ruina que amenazaba Canal 9 ya se vislumbraba en el anterior encuentro mensual de la Forta, celebrado a mediados de noviembre y con la decisión de cierre tomada. Según relataba la web local ValenciaPlaza.com, el anuncio hecho por el Gobierno valenciano yainquietaba a sus socios en la federación por el impacto que pudiera tener en los contratos de producción y compra de derechos conjuntos. También recordaba que algunos impagos de la RTVV ya habían obligado a apartar a la cadena de iniciativas en marcha y a renegociar el coste de las mismas. No en vano, la mayor parte de contratos suscritos en el sector audiovisual cuenta con cláusulas de penalización en caso de incumplimiento.

La liquidación de Canal 9 ha puesto en primera plana el desequilibrio financiero de estas sociedades, inviables sin el apoyo financiero de sus respectivas comunidades autonómicas. El último ejemplo, el de la TVG gallega, que remitía las cuentas al Registro Mercantil hace apenas días. Según las mismas, la sociedad registró pérdidas de 88,36 millones de euros, tras facturar apenas 7,29 millones en plena debacle de la publicidad y afrontar, sólo en gastos de personal, una carga de 36,37 millones. Para reflexionar.

Canal 9 Alberto Fabra Televisiones autonómicas Deuda Crisis
El redactor recomienda