CLAVES DE LA REESTRUCTURACIÓN EN la JUNTA

Prisa ofrece a los acreedores una parte de Santillana si no consigue reducir su deuda

Según Fernando Abril Martorell, los bancos podrán tomar “una parte de la participación de Santillana si la empresa no cumple con los hitos de deuda"

Foto: El presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, conversa con el consejero delegado, Fernando Abril-Martorell (d), durante la Junta General de Accionistas (EFE
El presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, conversa con el consejero delegado, Fernando Abril-Martorell (d), durante la Junta General de Accionistas (EFE

La refinanciación de Prisa está lejos de ser gratis. Según explico hoy el consejero delegado de la firma, Fernando Abril Martorell, los bancos y entidades acreedoras podrán tomar “una parte de la participación de Prisa en Santillana" si la empresa no cumple con los hitos de reducción de la deuda a los que se ha comprometido. El agujero de la compañía ronda los 3.500 millones de euros.

El número dos de Juan Luis Cebrián explicó las claves de reestructuración de deuda durante una junta extraordinaria de accionistas para dar luz verde a la emisión de un paquete de warrants que permitirá la entrada de capital de una constelación de fondos buitres. Durante su alocución, Abril Martorell dejó claro que la refinanciación se estructura en tres tramos. El último, el de los 2.278 millones y que vence en 2019, es el que establece los hitos de reducción de deuda.

Aunque el ejecutivo insistió en que Prisa tiene flexibilidad para cumplir esos objetivos, el presidente de la firma, Juan Luis Cebrián, explicó que ese proceso obligará a la venta de los activos relevantes. No obstante recordó que el acuerdo le da tres años para hacerlo, lo que evita vender por debajo del precio y claudicar ante el “oportunismo de algunos licitadores”.

Como publica hoy El Confidencial, el proceso de ofertas vinculantes para la venta de Digital+ está en marcha con el objetivo de obligar a Telefónica a que dé un paso al frente.

La entrada de 17 fondos buitre en el accionariado de Prisa aprobada hoy en la junta cambia la radiografía de la compañía. Los acuerdos con estas firmas implican la entrega de warrants convertibles de hasta 372,6 millones de acciones, el 17% de la compañía a un precio de ejecución de 0,2672 euros. En tanto al grupo, cerrado ayer en 0,371 euros, el beneficio de la operación para los acreedores es instantáneo aunque tienen cinco años para ejecutar sus opciones.

Además, estos fondos distressed facilitarán a Prisa una línea de financiación por importe de 553 millones de euros que les reportará intereses nunca inferiores a los dos dígitos.

¿Qué gana Prisa? No poca cosa. Para empezar, hasta seis años de margen para pagar su deuda. Además, tres años para vender activos y la ventaja de poder tomar las decisiones a partir de ahora por mayorías reforzadas y no por unanimidad, circunstancia que había empantanado la refinanciación.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios