Es noticia
Menú
Prisa provisiona más de 750 millones por temor a que estalle la 'burbuja' del fútbol
  1. Comunicación
ASUME EL DETERIORO DEL VALOR ANTE LA EVOLUCIÓN DE DIGITAL+

Prisa provisiona más de 750 millones por temor a que estalle la 'burbuja' del fútbol

El Grupo Prisa presumía a la vuelta del verano de tener en su programación la mejor oferta de fútbol de toda su historia. Un esfuerzo que

Foto: Prisa provisiona más de 750 millones por temor a que estalle la 'burbuja' del fútbol
Prisa provisiona más de 750 millones por temor a que estalle la 'burbuja' del fútbol

El Grupo Prisa presumía a la vuelta del verano de tener en su programación la mejor oferta de fútbol de toda su historia. Un esfuerzo que no sale barato, hasta el punto de que la propia compañía admite ya que le costará rentabilizarlo. De hecho y según consta en el informe de gestión correspondiente al año pasado, la firma ha provisionado más de 750 millones por deterioro en su división audiovisual, Prisa TV, afectada a su vez por la evolución de Digital+. Un agujero provocado sobre todo por los elevados costes en que ha incurrido la compañía por el nuevo modelo para comercializar el balompié, pactado con Mediapro el pasado mes de agosto.

“La sociedad ha procedido a dotar una provisión por deterioro en Prisa Televisión, S.L. por importe de 751.068 miles de euros, ya que de acuerdo con las estimaciones y proyecciones de las que disponen los administradores de la sociedad, las previsiones de los flujos de caja atribuibles a la participación de Prisa TV en DTS (56%) no permiten recuperar el valor neto de la inversión registrada a 31 de diciembre 2011”. Todo un revés para Prisa, pero también para sus socios, Telefónica y Mediaset. No en vano, cada uno de ellos atesora un 22% del capital de la plataforma digital de pago, que les supuso un desembolso en torno a 500 millones por cabeza.

Prisa toma los próximos cinco años para calcular el valor de su negocio audiovisual. Con dos principales inquietudes. La primera, los costes de programación. “Va a ser necesario un período más amplio para absorber el incremento inicial en los costes por el cambio en el modelo de comercialización del fútbol para las próximas temporadas”, expone el informe. En este escenario y según publicaba recientemente el diario Marca, el grupo de medios ya se habría aproximado a los clubes de fútbol de los cuales tiene los derechos para negociar una rebaja de sus contratos en torno al 20%. Un ajuste no pequeño -y de consecuencias imprevisibles- para las de por sí maltrechas finanzas de los equipos.

Y es que Prisa tiene que facturar para pagar a los clubes, pero también a Mediapro, que atesora los derechos del resto de equipos. Aunque ninguna de las partes ha detallado la cuantía del acuerdo, fuentes del sector sitúan la transacción en torno a los 650 millones de euros. El nuevo sistema, pactado en agosto y que se prolongará durante tres temporadas, concede a la editora de El País los derechos en exclusiva para la televisión de pago, la distribución en exclusiva a otros operadores -también de pago- y tecnologías y los derechos para los locales públicos. Más contenido y más carga económica, aumentada por “la inflación que llevan asociada los contratos firmados con los clubes de fútbol para las próximas tres temporadas”, admite la empresa. 

Más clientes que paguen más

La pregunta de fondo es si la plataforma dará para sostener todo el entramado. “Estos costes incrementales serán absorbidos por una combinación de venta mayorista de derechos del fútbol a otros operadores de televisión de pago, así como por el aumento gradual de la base de clientes”, expone Prisa como hoja de ruta para monetizar su inversión. Y ese es el segundo temor de la compañía de Juan Luis Cebrián. Según los resultados del grupo de medios, Digital+ contaba a diciembre de 2012 con 1.719.811 abonados, 36.000 menos que en el mismo mes del año anterior. Todo pese a la mejor oferta de contenidos. Al menos sí consiguió mejorar levemente el ingreso por usuario, que situó en 44,2 euros de media. En suma, Prisa necesita desesperadamente incrementar esos dos guarismos paraa rentabilizar su inversión.

“La combinación de estas variables determina el volumen de ingresos más importante del negocio de Prisa TV (84,6% en 2012 del total de la cifra de negocios). La Dirección ha contemplado en sus hipótesis de proyección, por un lado, un incremento en los abonados suscritos a la oferta que DTS [Digital+] distribuye por satélite y por internet, basado no sólo en la recuperación del número de nuevos abonados, sino en una disminución de la tasa de bajas”, expone el documento remitido por la sociedad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La firma ya admitió en la presentación de resultados un deterioro del fondo de comercio de Digital+ de 294 millones en plena debacle del consumo y de la presión fiscal.

En esta línea, la compañía insiste en el contexto general a la hora de explicar sus estimaciones. “La combinación del empeoramiento del entorno económico y de consumo en España y el aumento del IVA (…) han impactado negativamente en la evolución del número de abonados, implicando que será necesario un mayor periodo de tiempo para alcanzar los objetivos de base de abonados implícitos en el plan de rentabilización del nuevo modelo del fútbol”. Al cierre del pasado año, Prisa mantenía compromisos de compra por importe de 857,6 y 815,4 millones para 2013 y 2014, respectivamente. En el próximo lustro, las obligaciones se disparan hasta los 2.152,9 millones. No es aventurado apuntar que buena parte del futuro de la casa -con más de 3.000 millones de deuda- depende de cómo gestione la burbuja del fútbol.

El Grupo Prisa presumía a la vuelta del verano de tener en su programación la mejor oferta de fútbol de toda su historia. Un esfuerzo que no sale barato, hasta el punto de que la propia compañía admite ya que le costará rentabilizarlo. De hecho y según consta en el informe de gestión correspondiente al año pasado, la firma ha provisionado más de 750 millones por deterioro en su división audiovisual, Prisa TV, afectada a su vez por la evolución de Digital+. Un agujero provocado sobre todo por los elevados costes en que ha incurrido la compañía por el nuevo modelo para comercializar el balompié, pactado con Mediapro el pasado mes de agosto.