NO QUIERE CEDER EL CONTROL

Prisa rechaza una oferta del Grupo Pearson para comprar Santillana por 1.300 millones de euros

El Grupo Pearson, propietario de Financial Times y de la editorial Penguin, siempre ha suspirado por Santillana. Y ha vuelto a intentarlo. La semana pasada la

Foto: Prisa rechaza una oferta del Grupo Pearson para comprar Santillana por 1.300 millones de euros
Prisa rechaza una oferta del Grupo Pearson para comprar Santillana por 1.300 millones de euros

El Grupo Pearson, propietario de Financial Times y de la editorial Penguin, siempre ha suspirado por Santillana. Y ha vuelto a intentarlo. La semana pasada la compañía de la familia Polanco desestimó definitivamente una oferta de 1.300 millones de euros del gigante británico para adquirir el 100% de su división de educación, según aseguran a El Confidencial fuentes de toda solvencia. Una decisión complicada para Prisa teniendo en cuenta el alivio que la operación supondría para su deuda, ya por debajo de los 5.000 millones de euros pero que el próximo mes de marzo afronta la reválida que supone el vencimiento del crédito puente de cerca de 1.900 millones solicitado en su día para acometer la opa de Sogecable.

 

“Se podría haber considerado en Prisa si la oferta fuera mareante, si estuviera fuera de mercado, pero no es el caso”, aseguran a El Confidencial fuentes conocedoras de la propuesta. Eso a pesar de que desde fuera parece tentadora. No en vano Prisa acordó a finales de septiembre la venta de un 25% de Santillana al fondo DLJ South Americana Partners, vinculado a Credit Suisse, por 250 millones de euros. Una transacción que implica una valoración de la compañía de 1.000 millones. Estas fuentes recuerdan que la toma de control implicaría una prima importante. También que Prisa tenía las manos libres para haber aceptado la propuesta, en tanto la venta del 25% al fondo latinoamericano aún no se ha ejecutado.

 

Un portavoz oficial del grupo de medios español consultado por este periódico aseguró desconocer esta oferta puntual, aunque admitió que el interés de Pearson no es nuevo y que “se ha acercado en repetidas veces a Prisa para expresar su interés por Santillana, que sería su baza de entrada en América”. En esta línea, añadió que al grupo anglosajón “sólo le interesa el control y Prisa no está dispuesta, ni en esa ni en ninguna otra de sus sociedades, a ceder una participación que no sea minoritaria”. Por su parte, fuentes de Pearson preguntadas sobre la oferta aseguraron que el grupo “nunca hace comentarios sobre rumores o especulaciones”.

 

El pasado 1 de junio Pearson sí reconocía, en la edición del Financial Times, que mantenía conversaciones preliminares con Prisa sobre la posible compra de una participación en Santillana. “Prisa podría querer vender un 30% del negocio en una operación que podría suponer 360 millones de euros”, aseguraba el diario, lo que implícitamente suponía valorar la división de educación de los Polanco en 1.200 millones de euros. La operación descarriló en tanto el grupo británico, asesorado por Lazard, elevó su órdago y apostó por tomar la mayoría, un escenario que por el momento no contempla la familia Polanco.

 

Órdago por el control

 

Tras el fracaso de esa intentona, el 13 de julio trascendía que Prisa había encargado al BNP Paribas, uno de sus bancos de cabecera, que encontrara comprador para una participación sustancial de Santillana. Se daba de plazo hasta el primer trimestre de 2010. Todo se precipitó y el acuerdo con DLJ South American Partners se anunciaba a la vuelta de verano. La entrega en prenda del 100% de Santillana fue la principal reivindicación de las entidades financieras para aceptar la ampliación hasta el 31 de marzo de 2010 del citado crédito puente solicitado por la compañía a principios de 2008. También Sogecable y Media Capital se pusieron como garantías.

 

La editorial, la joya de la corona del conglomerado mediático, es más que apetecible. En un año como 2008, en que el grupo ganó 83 millones de euros -un 56% menos-, Santillana vio como su ebitda avanzaba un 12%, hasta alcanzar los 134,35 millones. La tendencia podría acentuarse en el presente ejercicio. Hasta el mes de septiembre de este año, el resultado bruto de explotación de Santillana alcanzaba los 171,37 millones de euros, un 18,2% más que en el mismo período del año anterior. Un desempeño que constituye el 33,9% del ebitda total alcanzado por la compañía, de 506,8 millones de euros en los primeros nueve meses del ejercicio.

 

Santillana es sólo uno de los frentes que Prisa tiene abiertos para reducir su agujero financiero. Además de los 250 millones acordados con el fondo de Credit Suisse, la compañía ha también cerrado la venta de un 35% de Media Capital a la portuguesa Ongoing Strategy Investments por 157,5 millones y del 21% de Digital Plus a Telefónica por 470, aunque 180 serán en concepto de canje de deuda. Medidas paliativas frente a la deuda cuya reestructuración actualmente negocia la compañía con sus bancos acreedores. También busca acuerdos con posibles socios financieros que pudieran entrar en la matriz y acelera la operación con Mediaset para la venta de Cuatro y la cesión de una participación en Digital Plus. Se abre un mes de pasión para Prisa.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios