El Gobierno arropa a Luis Fernández para frenar su salida de RTVE
  1. Comunicación
EN PLENO PROCESO DE CAMBIO EN LA FINANCIACIÓN

El Gobierno arropa a Luis Fernández para frenar su salida de RTVE

Luis Fernández llegó a la presidencia de RTVE elegido por el Parlamento y con el consenso de PSOE y PP. Era la primera vez que sucedía.

Foto: El Gobierno arropa a Luis Fernández para frenar su salida de RTVE
El Gobierno arropa a Luis Fernández para frenar su salida de RTVE

Luis Fernández llegó a la presidencia de RTVE elegido por el Parlamento y con el consenso de PSOE y PP. Era la primera vez que sucedía. Corría noviembre de 2006. Tres años después, el sentimiento que mejor define su estado de ánimo al frente de la televisión pública es de hartazgo. Hasta el punto de que su marcha en enero es un rumor muy extendido en la Corporación y en el sector. Un rumor que Fernández no ha sido generoso en desmentir y parece haber llegado en forma de pulso al Gobierno. De hecho, el periodista no ha ocultado a sus colaboradores un disgusto cuya llama encendió que De la Vega le comunicara el fin de la publicidad en TVE sólo horas antes del anuncio oficial. El Ejecutivo, consciente de que no se puede permitir el coste político de su marcha, ha recogido el guante.  

 

Por el momento, si lo que quería Fernández son gestos, el primero ya lo tiene. El pasado 22 de septiembre, durante la última comisión de RTVE en el Congreso, el diputado socialista Óscar López, en una intervención más centrada en el desempeño personal del presidente que en el nuevo modelo de televisión pública, se deshizo en elogios y le recordó que “la gestión empresarial y también la informativa de esta etapa son ejemplares y el tiempo es juez y pondrá a cada uno en su sitio”. En esta línea, aseguró que, con el actual equipo directivo, “el próximo medio siglo de RTVE será mejor que el anterior medio siglo de TVE”. También insistió en que Fernández ha hecho a la televisión pública líder en audiencia “a pesar de los agoreros”.

¿Suficiente para cerrar la grieta de desafección o será preciso un movimiento a un nivel superior? Lo que deja claro el inusual tono es que la tensión existe. Por otra parte, López no es un diputado cualquiera. Secretario general del PSOE en Castilla y León y con la presidencia de la Junta en 2011 como objetivo, ha sido la mano derecha de José Blanco en la dirección del partido, del que formó parte de la Ejecutiva Federal. Precisamente desde ese cargo desarrolló una tarea casi de adjunto del todopoderoso secretario de Organización y hoy ministro de Fomento. “Con la excelente gestión que hay de los cuadros directivos de televisión, con los mismos recursos y con menos publicidad, Televisión Española tendrá mejores resultados”, remachó López su intervención en la Cámara Baja.

Diferentes fuentes del Consejo de Administración consultadas por este periódico aseguran que formalmente no hay nada planteado, aunque admiten que el rumor sobre la inminente marcha de Fernández también circula en la casa. No obstante, condicionan una posible salida al acuerdo previo con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. “No parece lógico que se vaya a las bravas. Sería raro y dañaría su imagen y la de la Corporación. Además, desde el acuerdo se le podría dar una salida”, apuntan. Oficialmente, en RTVE se asegura que el presidente “está trabajando intensamente y no hay constancia de que una decisión de esa índole esté sobre la mesa”. De hecho, Fernández ha pasado toda esta semana en Beijing participando en World Media Summit.

 

Zapatero no se lo puede permitir

Lo que está claro es que el Gobierno no puede permitirse la marcha de Fernández, que desacreditaría el cambio de modelo de financiación implementado desde Moncloa, con la vicepresidenta De la Vega a la cabeza. Además, en enero toca la renovación de una parte del Consejo de Administración, proceso sobre el que pende una amenaza de bloqueo. Y es que el nombramiento de los consejeros debe aprobarse por dos tercios del Congreso. “Primero, PSOE y PP tienen que ponerse de acuerdo. Pero es que en 2006 entró un consejero de ERC, cuando este era el cuarto partido por escaños. A su consejero le toca renovar y el reparto de fuerzas ahora difiere”, explican fuentes conocedoras del proceso.

Precisamente las reuniones mantenidas por De la Vega con las televisiones privadas, unidas en Uteca, fueron fraguando el enfado de Fernández, que pese a lograr shares del 17% en TVE veía como era ninguneado por el Ejecutivo al quedar excluido durante meses de negociaciones que finalmente abordaban el futuro de la Corporación que dirigía. Cuando en abril se decidió la eliminación de la publicidad, la cúpula de la televisión pública se enteró horas antes. La percepción en RTVE es que el Gobierno cedió a las presiones privadas, muy preocupadas por el desplome de los ingresos publicitarios. La sensación de Fernández es que le han cambiado las reglas a mitad de la partida y, además, sin escucharle.

Aunque desde las privadas se asegura no entender el malestar de TVE, que tendrá garantizados sus ingresos sin necesidad de acudir al mercado publicitario, lo que se teme el presidente y el Consejo de la Corporación es que el siguiente paso de Uteca, cuyos asociados tienen que aportar un 3% de sus ingresos brutos de explotación para financiar TVE, sea reclamar una reducción de la dotación de 1.200 millones que se fija para la televisión pública cuando la audiencia caiga. Y hay pocas dudas de que caerá con la entrada de la TDT y con las restricciones que la nueva legislación impone a TVE para hacerse con contenidos premium. La Ley General Audiovisual, que el Gobierno tiene previsto aprobar hoy, también juega una mala pasada a TVE. Tendrá que aportar el 6% de sus ingresos al cine español.

Al margen de su relación con el Gobierno, el frente sindical ha sido otro de los asuntos que ha  terminado por amargar a Fernández. Y es que no se entendió demasiado bien entre los directivos de la casa la pasividad sindical ante una ley de financiación que, pese a las promesas del Ejecutivo, puede terminar afectando a la plantilla si la audiencia y los ingresos bajan. Menos todavía cuando la agresividad sindical la sintieron en sus propias carnes en conflictos como el del himno nacional en la final de la Copa del Rey de fútbol, affaire por que se llegó a acusar a la cúpula directiva de practicar una auténtica “caza de brujas” entre los profesionales de la casa. Se entiende que, en ocasiones, los sindicatos reman en la dirección opuesta.

Luis Fernández 'Perla' RTVE José Blanco UTECA