Descubren una placa en homenaje al periodista Wenceslao Fernández Flórez en un "acto de desagravio",
  1. Comunicación

Descubren una placa en homenaje al periodista Wenceslao Fernández Flórez en un "acto de desagravio",

El ministro de Cultura, César Antonio Molina y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón descubrieron este martes una placa conmemorativa en homenaje al periodista y escritor

El ministro de Cultura, César Antonio Molina y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón descubrieron este martes una placa conmemorativa en homenaje al periodista y escritor gallego Wenceslao Fernández Florez (Coruña, 1885-Madrid, 1964) coincidiendo con el 44 aniversario de su fallecimiento.

Colocada en la fachada de su casa madrileña de la calle Alberto Aguilera donde el periodista pasó los últimos días de su vida, esta placa reivindica la figura de este escritor, que según Gallardón, fue "uno de los mejores cronistas periodísticos" que surgieron del Parlamentarismo en la primera mitad del siglo XX. "Es un acto de desagravio", aseguró Gallardón.

Acampanados de familiares y seguidores del periodista, Gallardón recordó sus inicios en el diario coruñés 'La Mañana', su paso por el diario ABC y sus crónicas periodísticas, teñidas de un humor, que según el alcalde, pocos supieron entender que realmente "iba en serio". En esta misma línea, describió a Wenceslao como un hombre "discreto, ocurrente, responsable y cortes" que entendió que la historia "no se puede dibujar en blanco y negro, sino que está llena de grises".

Repudiado por ambas partes

Por eso fue "repudiado por la violencia ciega de las dos partes", alegó Gallardón, quien espera que este homenaje sea el primer paso de un "ejercicio de memoria más profunda y más completa". Por su parte, el ministro de Cultura resaltó la aportación de Wenceslao Fernández Flórez a la literatura española y subrayó su pasión por el periodismo, que consideraba como uno de los "principales géneros literarios".

El acto terminó con la firma de un protocolo de colaboración entre las entidades organizadoras --Asociciación de la Prensa, la Asociación de la prensa coruñesa y la Fundación Fernández Flórez-- con el fin de diseñar y coordinar actuaciones conjuntas para reinvidicar la trayectoria del periodista coruñés.

El primer contacto de Wenceslao con el periodismo fue a través del diario coruñés 'La Mañana'. Posteriormente colaboró en El Heraldo de Galicia, Diario de A Coruña y Tierra Gallega. Su primer salto importante fue el diario 'El Imparcial' , pasando poco tiempo después a trabajar en ABC, dando inicio la sección que se titularía -Acotaciones de un oyente-, que son un glosario de las sesiones de Cortes.

Publicó cerca de cuarenta novelas y narraciones breves. Su obra muestra un intenso sentimiento del paisaje y de la tierra gallega. Como obras más significativas destacan El secreto de Barba Azul (1923), Las siete columnas (1926) y El Bosque Animado (1943). Durante los años de la Segunda República y de la Guerra Civil, exhibió de nuevo su ideología conservadora en varias novelas, como las tituladas Aventuras del caballero Rogelio de Amaral (1933) y Una isla en el Mar Rojo (1938).