X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

3'

El PP recuerda que intentaron 'el trío' tras el 20-D

Rajoy mete en el mismo saco a Rivera, Sánchez e Iglesias para pedir el voto útil

El presidente del Partido Popular acudió a un mitin en Guadalajara, donde elevó su tono contra Albert Rivera, al que comparó con Pedro Sánchez y con Pablo Iglesias

Mariano Rajoy eleva el tono contra Albert Rivera ante el empeño del jefe de Ciudadanos en exigir por adelantado la cabeza del presidente del PP. En Guadalajara y rodeado de las dirigentes y candidatas del PP de Castilla-La Mancha, con María Dolores de Cospedal al frente, el jefe del Ejecutivo metió en el mismo saco a riveristas, socialistas y podemitas como oposición electoral a su partido. "Ya lo intentaron antes (el pacto a tres) y el PSOE solo, con Ciudadanos ni llegaba ni llega", dijo el presidente del Gobierno para recordar las conversaciones del trío para el fallido intento de investidura de Pedro Sánchez.

[Rivera descarta apoyar el Gobierno de Rajoy pero será "responsable" en la investidura]

El PP insiste en cultivar la bipolaridad en la campaña y, como reiteró Rajoy en el mini mitin con mujeres, defiende que sólo hay dos opciones para el 26-J: el partido ahora en el poder aunque en funciones y el trío formado (en ese orden) por Ciudadanos, PSOE y Podemos. 

El candidato de los populares retó a los demás contendientes a que hablen en la campaña de los problemas de los ciudadanos en vez de proclamar sus diferencias o afinidades personales mutuas, de los vetos o de los pactos postelectorales. Pero él fue directo a por Albert Rivera y se refirió a los votantes de Ciudadanos nada más tomar la palabra.

[Lea aquí: Rivera descarta apoyar el Gobierno de Rajoy pero será "responsable" en la investidura]

Recordó Rajoy que si Cospedal no sigue hoy al frente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha fue porque se quedó en mayo de 2015 sin mayoría absoluta (aunque ganó) y el PSOE pactó con Podemos para hacerse con el gobierno autonómico. Y recalcó que a su secretaria general, a la que cubrió de elogios como "la mejor gobernante que ha tenido la región", le habían faltado unos pocos miles de votos para seguir en el poder: los que fueron a Ciudadanos sin servir luego para nada porque no obtuvieron ni un escaño.

Rivera acusó a Rajoy de poner 'crucecitas' a los dirigentes populares que quieren la regeneración interna (Efe)

El presidente del PP y los demás candidatos de su partido apelan en cada provincia a esos 564.000 votos que Rivera recogió en la mitad de España para el 20-D sin lograr escaño alguno. Según Rajoy, lo ocurrido en Castilla-La Mancha hace un año, es "una lección importante para el futuro". Los populares necesitan ahora recuperar algunos de esos electores si quiere mejorar los resultados finales en varias circunscripciones, como la de Toledo o la propia Guadalajara.

Más pegado al marco del acto electoral, el presidente del Gobierno cargó contra Manuela Carmena y Ada Colau, alcaldesas de Madrid y Barcelona, gracias al apoyo de los socialistas, para acusarlas de ser incapaces de hacer algo en beneficio de los ayuntamientos mientras se dedican a paralizar los grandes proyectos de ambas ciudades que frenan la creación de miles de puestos de trabajo. "Ahora nos jugamos nuestra nación", remachó Rajoy para alarmar sobre las consecuencias de ese tipo de políticas de izquierdas o populistas en el ámbito del Gobierno central.

Hoy en portada