El bar de Granada que se ha hecho viral por su carta de instrucciones con 20 puntos
  1. Alma, Corazón, Vida
"NIÑOS DE 6 AÑOS LO ENTIENDEN"

El bar de Granada que se ha hecho viral por su carta de instrucciones con 20 puntos

El Pesaor está cerca de cumplir los 50 años de vida, pero sigue siendo un clásico en la ciudad y ahora su fama se ha extendido por toda España

placeholder Foto: El Pesaor es un clásico del tapeo en Granada (Facebook)
El Pesaor es un clásico del tapeo en Granada (Facebook)

Cuando a la puerta de un bar te encuentras un cartel que pone "prohibida la entrada a coñazos, gilipollas y las voces" sabes que estás delante de un lugar especial. Si, además, su carta de tapas, que es una de las más famosas de la ciudad, lleva un apartado de instrucciones con 20 puntos que hay que conocer, definitivamente, hay que entrar ahí.

El pesaor es uno de los bares más famosos de Granada, pero su dueño, Juanje Trujillo, está logrando que su fama traspase fronteras. Se trata de un negocio que inauguró su padre en 1975 y en el que él tomó las riendas veinte años después para convertirlo en un clásico del tapeo granadino. Ahora, se ha hecho viral en prácticamente toda España.

La culpa la tiene su famosa carta ya que, en ella, además de las decenas de tipos de tapas que ofrece El Pesaor, aparece su libro de instrucciones. Son 20 puntos donde se explica el funcionamiento del bar, así como los colores que diferencian a las tapas para ayudar al cliente a elegir la que más le gusta. Pero, sobre todo, son 20 puntos que hacen de este local un sitio especial.

Un sitio único

Juanje reconoce a Granada Digital que tiene una clientela muy variada, en la que se incluye "desde el cliente de hace 20 años que ahora viene con sus hijos y nietos, hasta chavales de 18 años". Todos saben que el propietario es un personaje único y eso es parte del encanto del bar. Pero, sobre todo, llaman la atención esos 20 puntos que aparecen en el libro de instrucciones.

Ahí se explica claramente que las tapas están divididas por colores, de tal manera que cuando el cliente vaya a pedir sepa si llevan carne, pescado o son aptas para vegetarianos. También se explica que se cobra a los clientes que no pidan nada (2 euros si están de pie y 3 euros si están sentados… por cada ronda que se pida). Y es que el local es muy pequeño, por lo que es necesario amortizar hasta el último espacio posible que puedan ocupar los clientes.

Otras curiosas instrucciones son que no se puede dar voces, que no se cobra por separado o que el dueño no bebe ni invita a chupitos, algo que debe pedirse de manera habitual. Y aprovecha para explicar algunas de las tapas, como las "papas malafolla", que deben picar una barbaridad, a tenor del símil que utiliza en el punto 19 de esa peculiar carta.

Para darse cuenta de que se trata de un bar especial, solo hace falta echar un vistazo a algunos de sus puntos. En el último explica que han probado la carta con niños de 6 años y la han entendido, mientras en el 13 aprovechan incluso hasta para hacer una rima. Está claro por qué Juanje Trujillo ha convertido El Pesaor en uno de los locales más carismáticos de Granada.

Granada Bares