Lo que debes hacer para que tu hijo aprenda que mentir no está bien
  1. Alma, Corazón, Vida
EDUCAR EN VALORES

Lo que debes hacer para que tu hijo aprenda que mentir no está bien

Mentir es una de las estrategias que los niños usan para empoderarse frente a sus figuras de autoridad. ¿Cómo corregirles para que aprendan a ser honestos en el resto de su vida?

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Qué hacen los niños cuando sienten que han hecho algo mal y quieren quitarse la culpa del medio? Mentir. Al fin y al cabo, si atendemos a la naturaleza de esta maniobra que también se da tantas veces en los adultos (y más concretamente en los representantes políticos), se trata de una estrategia que a la hora de razonar vuelve al niño poderoso. Es decir, el momento en el que descubre que mintiendo puede conseguir lo que quiere es determinante para él porque a partir de entonces podrá recurrir a ello de manera frecuente por serle de gran utilidad.

Por ello, es muy importante que los padres le instruyan en que mentir no está bien, ya que no es bueno desde un punto de vista moral y si no lo descubre puede incurrir en comportamientos deshonestos que luego seguramente tengan consecuencias en su formación personal. A fin de cuentas, cuando somos niños no somos conscientes de muchas de nuestras malas acciones, y si no tenemos una figura fuerte de autoridad que respalde lo que hacemos, podemos seguir haciendo las cosas mal sin que nadie nos detenga.

En lugar de enfadaros porque os trata de engañar, hablad con él para que vea lo mucho que les cuesta aceptar un 'no' por respuesta

Por otro lado, un niño no sabe distinguir muy bien entre lo real y lo imaginario, de ahí procede su inocencia, por lo que podrá jugar con este desconocimiento para salirse con la suya. Al margen de esto, los pequeños deben sentirse respaldados, seguros y queridos por la figura de un adulto, por lo que podrán hacer todo cuanto esté en su mano para evitar que estos se enfaden o les regañen, y eso les llevará a mentir. No lo hacen porque no tienen constancia del deber moral de decir siempre la verdad, sino por evitar un mal mayor ante una mala acción.

No enfadarte con él en exceso

¿Qué hacer si sentimos que nuestro hijo adopta demasiado la maniobra de la mentira para salirse con la suya y no sabemos qué hacer para que lo corrija? El primer pensamiento que nos vendrá a la cabeza será castigarles, pero esto tampoco es bueno, pues su posición poco a poco será ponerse a la defensiva con nosotros, y esto les llevará a su vez a seguir mintiendo. Becky Kennedy, psicóloga infantil y madre de dos niños, cree que lo que debes hacer es usar la diplomacia más que el castigo para hacerle ver que mentir no está bien y ha explicado su forma de enfrentar este problema en 'Life Hacker'.

Incidirle en que los fallos que comete son normales (salvo excepciones) y que el hecho de confesar la verdad no va a hacer que cambie vuestra relación

En el caso de que hayan hecho algo mal e intenten hacerte creer que ellos no han sido, lo mejor es que le instes a que diga la verdad prometiéndole que no habrá castigo después. Tan solo debes hablar con él para que confiese y no enfurecerte más de lo necesario. En lugar de usar mano de hierro, deberás averiguar la razón por la que no dicen o dijeron la verdad y por qué se comportan así, qué es lo que tanto temen y por eso lo esconden a ojos de los demás, sobre todo de sus padres.

Foto: La educación funciona muy bien en aquellas naciones que tienen un sistema escolar municipalizado. (iStock)

Por ejemplo, en una pelea familiar entre hermanos, en vez de castigar a los dos instantáneamente, pregunta quién fue el primero en hostigar al otro. No será fácil detectar quién está mintiendo porque los dos intentarán victimizarse, pero Kennedy asegura que será más probable que el mentiroso sea el que más trata de llamar la atención de su padre o de su madre, ya que se esfuerza demasiado en intentar hacer pasar por verdad algo que es falso.

Cuando os trata de manipular

Por otro lado, una de las situaciones más comunes es cuando castigas a tu hijo sin jugar a la videoconsola, por ejemplo, y cuando sales de casa el niño aprovecha para jugar. Como está el padre con él y este no es del todo consciente del castigo o del motivo que lo ha precipitado, el pequeño dirá que puede usar la videoconsola perfectamente cuando no es así. En este sentido, tratará de manipularos para evitar la sanción. "La mentira suele ser el recurso para evitar la angustia de querer algo y no tenerlo", asegura Kennedy. "En lugar de enfadaros porque os está tratando de engañar, hablad con él para que vea lo mucho que les cuesta aceptar un 'no' por respuesta y que te ha decepcionado mucho".

Foto: Foto: iStock.

¿Qué hacer si las mentiras van a más? ¿Y para educarles en el valor de decir siempre la verdad y ser honestos con los demás? Carol Brady, una psicóloga infantil experta, opina que hay que pasar por un proceso de 'verificación de la verdad' en el momento en que sospeches que te ha vuelto a mentir para que lo reconsidere y tenga la oportunidad de confesar. Y, sobre todo, incidirle en que los fallos que comete son normales (salvo excepciones) y que el hecho de confesar la verdad no va a hacer que cambie vuestra relación

"Los padres podrían decir algo así como: 'Te voy a hacer una pregunta y tal vez me digas algo que no quiero escuchar. Pero recuerda, te quiero pase lo que pase y la gente a veces comete errores, así que quiero que ante todo me digas la verdad'", asegura Brady en un artículo del 'Child Mind Institute'. Lógicamente, si es un mentiroso crónico de poco servirá, pero podría ser de gran ayuda a la hora de transmitirle la importancia que tiene el hecho de decir siempre la verdad y actuar con integridad.

Educación Padres