Este es el tiempo más corto del mundo, que acaban de medir los científicos
  1. Alma, Corazón, Vida
247 zeptosegundos

Este es el tiempo más corto del mundo, que acaban de medir los científicos

Esta precisión es un gran salto desde el trabajo ganador del Premio Nobel de 1999 que midió por primera vez el tiempo en femtosegundos, que son millonésimas de mil millonésimas de segundo

Foto: Este es el tiempo más corto del mundo, que acaban de medir los científicos
Este es el tiempo más corto del mundo, que acaban de medir los científicos

Varios científicos han medido la unidad de tiempo más corta de la historia: el tiempo que tarda una partícula ligera en cruzar una molécula de hidrógeno.

Ese tiempo, según el registro, es de 247 zeptosegundos. Un zeptosegundo es una billonésima de mil millonésima de segundo, o un punto decimal seguido de 20 ceros y un 1.

Anteriormente, los investigadores se habían sumergido en el reino de los zeptosegundos. En 2016, los investigadores que informan en la revista 'Nature Physics' utilizaron láseres para medir el tiempo en incrementos de hasta 850 zeptosegundos.

Esta precisión es un gran salto desde el trabajo ganador del Premio Nobel de 1999 que midió por primera vez el tiempo en femtosegundos, que son millonésimas de mil millonésimas de segundo.

Se necesitan femtosegundos para que los enlaces químicos se rompan y se formen, pero la luz tarda zeptosegundos en viajar a través de una sola molécula de hidrógeno (H2), recoge 'Science Alert'.

Para medir este viaje tan corto, el físico Reinhard Dörner de la Universidad Goethe en Alemania y sus colegas tomaron rayos X del PETRA III en Deutsches Elektronen-Synchrotron (DESY), un acelerador de partículas en Hamburgo.

Los investigadores fijaron la energía de los rayos X de modo que un solo fotón, o partícula de luz, eliminara los dos electrones de la molécula de hidrógeno. (Una molécula de hidrógeno consta de dos protones y dos electrones). El fotón hizo rebotar un electrón de la molécula y luego el otro, un poco como un guijarro que salta sobre la parte superior de un estanque.

Estas interacciones crearon un patrón de onda llamado patrón de interferencia, que Dörner y sus colegas pudieron medir con una herramienta llamada microscopio de reacción de espectroscopía de movimiento de iones de retroceso de objetivo frío (COLTRIMS). Esta herramienta es esencialmente un detector de partículas muy sensible que puede registrar reacciones atómicas y moleculares extremadamente rápidas.

Sven Grundmann / Universidad Goethe de Frankfurt
Sven Grundmann / Universidad Goethe de Frankfurt

El microscopio COLTRIMS registró tanto el patrón de interferencia como la posición de la molécula de hidrógeno a lo largo de la interacción.

"Como conocíamos la orientación espacial de la molécula de hidrógeno, usamos la interferencia de las dos ondas de electrones para calcular con precisión cuándo el fotón alcanzó el primero y cuándo alcanzó el segundo átomo de hidrógeno", apuntó Sven Grundmann, coautor del estudio en la Universidad de Rostock en Alemania, señaló en un comunicado .

¿Ese momento? 247 zeptosegundos, con cierto margen de maniobra dependiendo de la distancia entre los átomos de hidrógeno dentro de la molécula en el momento preciso en que el fotón pasó volando. Básicamente, la medición captura la velocidad de la luz dentro de la molécula.

"Observamos por primera vez que la capa de electrones de una molécula no reacciona a la luz en todas partes al mismo tiempo", explicó Dörner en el comunicado. "El retraso de tiempo se produce porque la información dentro de la molécula sólo se propaga a la velocidad de la luz".

Premio Nobel Tiempo
El redactor recomienda