Es noticia
Menú
Aíslan a cinco loros de un zoo del Reino Unido por insultar a los turistas
  1. Alma, Corazón, Vida
ENTRE LAS CARCAJADAS DE LOS CUIDADORES

Aíslan a cinco loros de un zoo del Reino Unido por insultar a los turistas

Pasaron juntos la cuarentena cuando llegaron al parque y se enseñaron palabrotas los unos a los otros: en cuanto fueron expuestos al público, no dudaron en usar su nuevo léxico

Foto: El loro gris africano tiene una gran facilidad para repetir todo tipo de sonidos
El loro gris africano tiene una gran facilidad para repetir todo tipo de sonidos

El pasado 15 de agosto, un zoo del Reino Unido, el Lincolnshire Wildlife Park, adoptaba a cinco loros grises africanos. Los animales estuvieron aislados durante varias semanas, para certificar que no pudieran transmitir ninguna enfermedad a otras especies. Sin embargo, aprovecharon ese aislamiento para aprender algo que, después, han puesto en práctica públicamente.

Los cinco loros grises africanos aprendieron durante esas semanas varios insultos. No se sabe quién de ellos los conocía ya, pero el caso es que se los enseñó al resto de las aves y las cinco memorizaron varias palabrotas. El problema llegó cuando los cinco loros completaron el periodo de aislamiento y fueron expuestos al público.

Tal y como publica el diario local Lincolnshire Live, el personal del parque se reía a carcajadas al escuchar a los loros decir esas palabras soeces, pero eso solo animó aún más a las aves a seguir hablando mal. Y eso que, según el director del zoo, Steve Nichols, "durante los últimos 25 años siempre hemos aceptado loros que, en ocasiones, han tenido un lenguaje poco apropiado, aunque nos hemos acostumbrado a eso".

Insultos a los turistas

Por eso, al principio hacían mucha gracia, incluso al propio Nichols: "De vez en cuando te encuentras un ejemplar que insulta y siempre es divertido y resulta muy cómico. Pero cuando adoptamos a cinco loros en la misma semana y debido a que pasaron todos la cuarentena juntos, significaba que había una habitación llena de pájaros insultando. Y cuanto más insultan, más te ríes normalmente, lo que hace que vuelvan a insultar".

El director del zoo no las tenía todas consigo, pero finalmente permitió que las aves fueran expuestas al público: "Literalmente, a los 20 minutos de estar expuestos recibimos información de que habían insultado a un cliente y al siguiente grupo de personas le dedicaron todo tipo de obscenidades. Y en el caso de una niña pequeña, realmente se ensañaron con ella".

Era el primer día y ver a los loros hablar tan mal fue divertido para los clientes y para los cuidadores. El problema es que el fin de semana estaba a la vuelta de la esquina y, con él, la visita de cientos de niños. Por eso decidieron retirar a los loros de la exposición y llevarlos a una zona apartada "con la intención de que, con suerte, comiencen a aprender el ruido de los otros loros que están alrededor. Son loros grises africanos y son muy, muy buenos para aprender vocalizaciones de todo tipo de ruidos".

"Cuanto más insultan, más te ríes normalmente, lo que hace que vuelvan a insultar"

El zoo les separará de ahora en adelante y les mezclará con otros grupos, de tal manera que puedan aprender palabras nuevas o, al menos, que si insultan a alguien no sea todo el grupo el que lo haga a la vez. Nadie se imaginó, aquel 15 de agosto, que el grupo de los nuevos loros iban a provocar tantas carcajadas y tantos quebraderos de cabeza a sus nuevos cuidadores.

El pasado 15 de agosto, un zoo del Reino Unido, el Lincolnshire Wildlife Park, adoptaba a cinco loros grises africanos. Los animales estuvieron aislados durante varias semanas, para certificar que no pudieran transmitir ninguna enfermedad a otras especies. Sin embargo, aprovecharon ese aislamiento para aprender algo que, después, han puesto en práctica públicamente.

Aves Reino Unido Insultos