Así iluminó una bola de fuego verde el cielo nocturno en EEUU
  1. Alma, Corazón, Vida
y "se rompe en pedazos"

Así iluminó una bola de fuego verde el cielo nocturno en EEUU

En varios vídeos difundidos se puede ver un supuesto meteorito que cruza el cielo, estalla y desaparece en la oscuridad

Foto: Foto de Archivo de los detectores del proyecto SMART
Foto de Archivo de los detectores del proyecto SMART

Una bola de fuego de color verde sobrevoló sobre las 3:00 del pasado miércoles los estados Colorado, Arizona y Nuevo México (EEUU), según señaló la organización científica American Meteor Society. En concreto, la página de sociedad recibió 68 avisos del fenómeno.

En vídeos captados por ciudadanos estadounidenses se puede ver cómo el supuesto meteorito entra en la atmósfera de la Tierra, ilumina el cielo y desaparece en la oscuridad, recoge 'RT'.

Un usuario de Twitter describió el fenómeno señalando que el objeto cayó como "una lenta y brillante llamarada", tras lo cual "se rompió en más de tres pedazos y destelló varias veces antes de caer detrás de las colinas".

Según la NASA, las bolas de fuego son especialmente brillantes. Cuando atraviesan la atmósfera terrestre, la fricción hace que esos cuerpos celestes se calienten sobremanera, por lo que generalmente no llegan al suelo y explotan en el aire.

Una bola de fuego sobrevuela Sevilla

Recientemente en España una bola de fuego también ha sobrevolado nuestros cielos. Los detectores del proyecto SMART, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), desde los observatorios astronómicos de Sevilla y de Calar Alto (Almería) y Sevilla han registrado el paso de una bola de fuego sobre el sur de España a 220.000 kilómetros por hora.

Foto: Bola de fuego en España. (Smart)

Según ha informado el investigador principal del proyecto SMART, José María Madiedo, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), la bola de fuego ha sido grabada a las 3:49 horas de la madrugada del 22 de julio.

El fenómeno se ha producido al entrar en la atmósfera terrestre una roca procedente de un cometa a una velocidad de unos 220.000 kilómetros por hora.

NASA Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda