AUNQUE NO LO HACEN EXPRESAENTE PARA PREVENIR

Los murciélagos mantienen la distancia social mejor que tú, según un estudio

Un estudio revela que, cuando se encuentran enfermos, los murciélagos reducen sus interacciones sociales y se aíslan

Foto: El origen del coronavirus está asociado a una enfermedad transmitida por murciélagos
El origen del coronavirus está asociado a una enfermedad transmitida por murciélagos

Las primeras noticias que se tuvieron sobre el coronavirus hacían referencia a que se trataba de una nueva enfermedad que se había transmitido a los humanos a partir de los murciélagos. Esa teoría sigue hoy vigente, a pesar de que son muchas las voces que apuntan a que se trataría de un virus que se habría escapado de un laboratorio de Wuhan.

Pero que el covid-19 procediera o no de un murciélago no quiere decir que estos animales sean el paradigma de cómo no hay que comportarse cuando se está enfermo. Todo lo contrario. Un nuevo estudio de la Universidad de Texas, publicado en la revista Biology Letters, señala que los murciélagos se autoaíslan cuando están enfermos.

En declaraciones que recoge el New York Post, el investigador principal del estudio, Sebastian Stockmaier, ha explicado que "cuando están enfermos y sintiéndose mal, los murciélagos no están interesados ​​en interactuar socialmente". Una teoría que pudieron confirmar observando a murciélagos enfermos que "redujeron los encuentros sociales físicos moviéndose menos" cuando estaban enfermos. No solo eso: también se redujeron sus hábitos de aseo y apareamiento.

Científicamente demostrado

Los científicos sabían que los murciélagos sanos se hacen llamamientos cuando están separados. Sin embargo, sospechaban que quienes sufrían alguna enfermedad que afectaba a su sistema inmunitario lo hacían menos, reduciendo "la probabilidad de contacto físico entre los individuos" y, por tanto, la probabilidad de transmitir cualquier enfermedad. Para demostrarlo, llevaron a cabo un experimento.

Los investigadores no creen que el aislamiento esté destinado a evitar la propagación de enfermedades, sino que están muy enfermos para interactuar

Los investigadores inyectaron lipopolisacárido en 18 hembras de murciélago, un químico que desencadena una respuesta inmune del organismo, pero que no tiene los efectos adversos de una infección. Después, los compararon con otro grupo al que solo se inyectó una solución salina. Finalmente, documentaron la frecuencia de sus llamadas al resto de miembros de su grupo.

Los resultados demostraron que el lipopolisacárido hizo que "15 de los 18 murciélagos hembra (que habían recibido ese compuesto químico) produjeran menos llamadas de contacto" comparados con los que solo habían recibido la solución salina. Sin embargo, los científicos no creen que ese autoaislamiento sea para evitar el contagio de su enfermedad, sino que se sienten demasiado enfermos para interactuar.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios