TENÍA 26 AÑOS y era italiano

El desconocido que salvó la vida a Hemingway

Una investigación ha servido para poner nombre al soldado que salvó de la muerte al después muy popular escritor durante la I Guerra Mundial

Foto: Ernest Hemingway durante una de sus interminables juergas
Ernest Hemingway durante una de sus interminables juergas

El 18 de julio de 1918, durante la Primera Guerra Mundial, un mortero impactó en una trinchera de las fuerzas austro-húngaras. Dio de lleno a un soldado italiano, que falleció en el acto, y dejó herido a un joven estadounidense que ejercía de voluntario de Cruz Roja repartiendo tabaco y chocolate. Ese voluntario era Ernest Hemingway y ahora, un siglo después, los investigadores creen haber puesto nombre al soldado que le salvó la vida sin querer.

El escritor norteamericano James McGrath Morris y el historiador italiano Marino Perissinotto pueden haber dado con la solución utilizando un proceso de eliminación para identificar al soldado caído. Aquella noche, en la batalla que se libró junto al río Paive, en los Dolomitas, murieron 18 soldados, incluidos los que estaban en la trinchera, según los registros militares.

Los historiadores identificaron a los 18 fallecidos y dónde estaban ubicadas las unidades en las que servían: había 15 que estaban situados en otras partes del frente, por lo que sólo tres coincidían con la zona en la que se encontraba Hemingway.

De esos tres soldados, dos pertenecían al 152 regimiento de infantería, que estaba colocado en trincheras unos tres kilómetros por detrás de donde explotó el mortero. Eso sólo deja a un soldado que pudo estar aquella noche junto a Ernest Hemingway y que muriera por culpa de aquella explosión: Fedele Temperini.

Inspiró una novela

Fedele tenía 26 años y pertenecía al 69 regimiento de infantería italiano. Procedía de Montalcino, una pequeña ciudad de la Toscana, y están convencidos de que es la persona que salvó la vida, sin quererlo, del futuro Premio Nobel de Literatura.

Marino Perissinotto, que vive a escasos kilómetros de donde estuvo el frente de guerra, reconoce a The Telegraph que están “muy confiados” en haber dado con el protagonista: “El único soldado del 69 regimiento que murió aquella noche fue Fedele Temperini”. Los registros militares confirman la muerte del joven italiano aquel 18 de julio “por heridas sufridas en combate”.

Hemingway se estuvo recuperando de sus heridas durante seis meses, tiempo en el que conoció a Agnes von Kurowsky, una joven enfermera con la que mantuvo una bella historia de amor que le inspiró para escribir ‘Adiós a las armas’, una historia de ficción en la que el escritor cuenta las experiencias que vivió durante la guerra.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios