Salud: ¿Necesitas brackets? Descubre el tipo de ortodoncia que más te conviene
Salud bucodental

¿Necesitas 'brackets'? Descubre el tipo de ortodoncia que más te conviene

Los aparatos dentales son cada vez más comunes en adultos. Las opciones son múltiples, desde los más tradicionales, pero eficaces, hasta los nuevos materiales como la cerámica

Foto:
Autor
Tiempo de lectura5 min

Atrás ha quedado la idea de que los aparatos dentales eran cosas de adolescentes. Cada vez es más común ver a adultos corrigiendo sus dientes con los llamados ‘brackets’. Los famosos también han ayudado a normalizar este sistema de corrección que era la pesadilla de los más vergonzosos. En nuestro país hemos visto al cantante Dani Martín, y fuera de nuestras fronteras, a Tom Cruise o Beyoncé.

A pesar de que pueda parecer una cuestión solo de estética, lo cierto es que los ‘brackets’ también tienen que ver con la salud. Los ortodoncistas recuerdan que un correcto alineado de los dientes permite normalizar tanto su posición como el tamaño del maxilar y la mandíbula. Podrás masticar mejor y evitar daños en los dientes.“Los apiñamientos o maloclusiones no tienen solo una consecuencia estética, sino también funcional. Hay muchos problemas, como el prognatismo —deformación de la mandíbula, más adelantada de lo normal— y el retrogmatismo —cuando la posición de la mandíbula está más retraída—, entre otros”, aclara un ortodoncista de la clínica iDental.

Lo más importante para ponerte aparato, a cierta edad, es que tu hueso maxilar y tus dientes estén en buen estado

¿Crees que eres demasiado mayor para corregir tus dientes? “La ortodoncia puede llevarse a cualquier edad, desde que se tienen todos los dientes permanentes”, explica el especialista en salud bucodental. Lo más importante, a cierta edad, es que tu hueso maxilar y tus dientes estén en buen estado, porque durante el tratamiento se ejercerá presión sobre la boca “y el paciente tiene que poder soportarla”.

A día de hoy, existen muchas opciones para corregir tus dientes, desde los aparatos más tradicionales hasta los materiales más novedosos.

‘Brackets’ metálicos vs. cerámicos

Si tienes los dientes mal posicionados, montados o con una alineación incorrecta de los superiores e inferiores, puedes plantearte los ‘brackets’ más tradicionales, que ejercen fuerza sobre ellos para poder desplazarlos. Te colocarán una pieza metálica en cada diente y un arco, que es el que ejercerá esa fuerza.

Aunque estéticamente no te parezcan lo mejor, son los más eficaces, y eso acortará el tiempo de tu tratamiento. Además, son resistentes y, si se te despega alguno de ellos, su colocación es sencilla. Son fáciles de limpiar, y de todos los tratamientos es el más barato.

Hay una variación en este tipo de aparato que es el llamado ‘bracket’ autoligable. Su diferencia está en el arco que une las piezas. La ventaja para el paciente es que son menos dolorosos y el movimiento de las piezas es algo más rápido, lo que reduce el tiempo que estarás con ellos y el número de visitas al dentista. Son más estéticos que los tradicionales y, al tener menos espacio para que puedan quedarse trozos de alimentos, su limpieza es más sencilla.

'Brackets' cerámicos.
'Brackets' cerámicos.

Si sigue sin convencerte lo más tradicional, puedes optar por los ‘brackets’ cerámicos, que disimulan algo más y pueden llegar a ser imperceptibles a la vista. Están fabricados con materiales similares a la porcelana, por lo tanto su color se adapta al de tu dentadura. Son eficaces para los mismos pacientes que en el anterior caso, aunque los adultos son los que más se inclinan por esta opción estética. La única desventaja es su cuidado: debes evitar alimentos que puedan decolorar la cerámica, como refrescos de cola, café o curry. Aunque es la opción más estética, el tratamiento se alarga algo más que con los ‘brackets’ metálicos y su precio es más alto, debido al material con que están hechos.

“Elegir el tipo de ortodoncia depende de muchos factores. El estado inicial de la dentadura es determinante, también, y en menor grado, la preferencia del paciente y un tema delicado como el presupuesto con que se cuente”, aconseja el ortodoncista de iDental,

El estado inicial de la dentadura es determinante. Y, en menor grado, la preferencia del paciente y su presupuesto

Una vuelta de tuerca a la cerámica es el aparato de zafiro, transparente, resistente y que no se tiñe con comidas o bebidas. Aunque, eso sí, son de lo más caro que hay en el mercado hablando de ‘brackets’, y la duración del tratamiento es superior que con otros materiales. Si practicas deportes de contacto, son poco recomendables por el riesgo de daño que, debido a su dureza, puedan causar en los dientes.

La última opción de aparato, aunque no tanto de ‘brackets’, es la llamada ortodoncia invisible, una funda que se adapta a tus dientes y que debes cambiar cada 15 días. Cuantos más necesites, más alto será el precio. Aunque nadie notará que la llevas, tienes que quitártela cada vez que quieras comer o beber un líquido diferente al agua.

¿Cuánto dura el tratamiento?

Aunque la duración va ligada al tipo de aparato, también existe otra variable: cómo estén alineados tus dientes. “Cuanto mayor es el problema, más tiempo se necesita para colocar las piezas dentales debidamente”, explica el dentista especializado en ortodoncia. Pero también hay que tener en cuenta la edad del paciente, las patologías que pueda sufrir, etc. “Por ejemplo, el tiempo se alarga si se trata de una persona de edad avanzada o por la toma de determinados medicamentos de forma regular”.

Para que puedas hacerte una idea general de presupuesto, debes tener en cuenta que durante las primeras fases deberás acudir a la revisión cada mes. Después, y dependiendo del tratamiento, esas revisiones se pueden alargar en el tiempo. “Es muy importante no faltar a ninguna de las revisiones establecidas por el ortodoncista, aunque eso incremente tu presupuesto. Desde iDental intentamos que la salud bucodental llegue a toda la población, por eso somos una de las alternativas más económicas del mercado”.

La higiene también influye en tu tratamiento

Una vez que tengas tus 'brackets', recuerda que la higiene es otra pata importante en el proceso de corrección. “Es esencial para ver los resultados esperados”, recuerdan desde iDental. Aunque dependerá de tu tipo de aparato, evita comer alimentos pegajosos, como chicles o gominolas, que se puedan quedar entre los ‘brackets’. Limpia bien tus dientes para evitar las temidas caries. Y rechaza llevarte a la boca cualquier tipo de fruto seco.

Es recomendable también evitar comer a mordiscos —bocadillos o incluso fruta— y apostar por cortar los alimentos en trozos pequeños.

Alma, Corazón, Vida