10 claves

Así pueden llegar las mujeres al orgasmo cuando creen que no van a alcanzarlo

Si te cuesta alcanzar el clímax o si no llegas todas las veces que quieres, aquí tienes una guía sobre qué has de hacer y qué debes evitar. No es tan complicado como crees

Foto:

El cerebro es el órgano más poderoso cuando se trata de tener orgasmos potentes, sobre todo en el caso de las mujeres. El sexo no se reduce al plano físico: las emociones juegan un papel relevante en el acto y, sobre todo, en que se alcance o no el clímax.

Obsesionarse con los pensamientos negativos sobre el desempeño que están teniendo en la cama o preocuparse acerca del tiempo que les está costando llegar son algunos de los impedimentos que les alejan del tan ansiado éxtasis.

Si bien lleva tiempo y práctica, aprender a identificar los pensamientos negativos y detenerlos en seco es de ayuda. La clave es dejar de preocuparse e intentar concentrarse en lo que estás viviendo en ese momento. Tienes que aprender a dejar de pensar en tener un orgasmo y empezar a divertirte un poco.

Para dominar la práctica hay que saberse la teoría. Por eso, a continuación tienes una serie de técnicas y consejos, algunos recogidos de 'Prevention', destinados a las mujeres a las que les cuesta alcanza el orgasmo.

1) Siéntete segura

Muchas mujeres se sienten inseguras en la cama. Están pendientes de sus michelines, sus zonas sin depilar o del aspecto de su vagina. Son solo inseguridades, y hay que aprender a desprenderse de ellas. Recuerda que no hay nada de malo en cómo te ves, en cómo hueles o en lo que haces. Solo sé tú misma y déjalo fluir. Cuando pares de pensar en lo que debes hacer y en lo que debe estar pensando tu compañero, empezarás a disfrutar de verdad.

2) Deja de preocuparte por el tiempo

A todas nos ha pasado en alguna ocasión: vemos que no llegamos y nos obsesionamos con el tiempo. Esto, en vez de potenciar la llegada del clímax, lo aleja. Por ello, en lugar de enfocarte en los objetivos (déjalo para la oficina), has de cambiar tu atención hacia la sensación. Haz que sea una prioridad centrarse en la sensualidad e ir en la búsqueda de experimentar el placer por el placer. De esa forma, tu cerebro puede estar trabajando a favor de tu orgasmo y no en contra de él.

3) Estate en el presente

Estás tratando de tener un orgasmo pero tu cabeza está en otro sitio. No te concentras, no estás en el ahora. Reenfoca y comienza a utilizar tus cinco sentidos en lo que estás haciendo. Presta atención a cómo se siente tu cuerpo cuando te acaricias o cuando tu pareja te toca sensualmente.

4) Prueba el sexo tántrico

Para obtener un orgasmo asegurado lo primero que debemos preparar es nuestra mente. Si tenemos la cabeza puesta en otra cosa, nunca conseguiremos tener relaciones sexuales plenamente satisfactorias. Las estrategias propuestas por los expertos son semejantes a las de la meditación.

A través de los mantras, podemos vaciar nuestra mente y evitar que esta comience a pensar en la lista de la compra, en lo que haremos después de salir de la cama o en otras cuestiones que quizá hagan que tardemos más, pero lo pasemos peor. Debemos aprender a estimular nuestros sentidos, ya no solo en el dormitorio, sino también en otros aspectos de la vida, dejarse llevar hasta donde el sexo nos lleve y no preocuparnos por que alguien pueda escucharnos, sintiendo y disfrutando poco a poco y sin prisas de cada parte de nuestro cuerpo.

5) Empieza por tocarte tú

Si descubres que experimentas problemas para tener un orgasmo con tu pareja (u otro ser humano), y ni siquiera sabes por dónde empezar, es recomendable que comiences por tocarte tú sola. Descubre tus partes íntimas, cada recoveco de tus genitales, qué es lo que te excita más y menos. Y una vez lo tengas claro y controlado, podrás probarlo en compañía. Te sentirás mucho más segura y confiada.

6) No te obsesiones

Aunque este artículo versa sobre cómo conseguir un orgasmo, no te fuerces demasiado. No es necesario tener uno para disfrutar de las relaciones sexuales. No hay nada de malo en tu cuerpo si te cuesta alcanzar el clímax. Date tu tiempo, todo llega.

7) Desnúdate emocionalmente

Las mujeres pueden llegar a reprimir su propio placer si no se sienten cómodas y confiadas, si se ven en medio de una situación de alto voltaje sexual sin haberse desnudado antes emocionalmente. Y eso puede ocurrir incluso con su marido y en una relación larga.

8) Usa lubricante

El lubricante tiene una mala publicidad desde hace décadas. Pero sácate los prejuicios: no es malo, al revés, es extremadamente placentero. Al humedecer la zona vaginal, esta es más propensa a lubricar naturalmente. Lo que aumenta a su vez la excitación y facilita el orgasmo.

9) Comienza a hablar de sexo

Charla con tu pareja o amigos de sexo. Dale normalidad al tema. Habla sobre tus creencias sexuales, gustos, fobias o filias. Así compartirás experiencias y tendrás más clara la solución del problema. Además, conseguirás dejar de verlo como un tema tabú, lo que te restará presión en el próximo encuentro sexual.

10) Sé positiva

Equilibra tus pensamientos negativos con algunos pensamientos agradables. No te lo tomes demasiado en serio: solo es sexo y, como todo en la vida, va pasando por diferentes etapas. Tener un orgasmo tiene que ver con relajar el cuerpo y soltarse. Adelante, ¡comienza a practicar hoy mismo!

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios