LAS PALABRAS DE BEN FERENCZ A SUS 97 AÑOS

El mensaje para el mundo del último fiscal vivo de los Juicios de Nuremberg

La entrevista emitida este domingo por la cadena estadounidense CBS ha causado un profundo impacto en Estados Unidos

Foto: Ben Ferencz, durante su entrevista en la CBS
Ben Ferencz, durante su entrevista en la CBS

Ben Ferencz tiene 97 años y ha visto muchas cosas. El último fiscal vivo en participar en los Juicios de Nuremberg contra el genocidio nazi concedió el pasado domingo una entrevista a la CBS en la que compartió sus recuerdos... y dejó un mensaje para las generaciones actuales.

Ferencz llegó a Estados Unidos cuando era un bebé, hijo de emigrantes judíos de un pueblo de Rumanía. Se graduó en Harvard y participó en el Desembarco de Normandía. A medida que las tropas estadounidenses liberaban los campos de concentración, su trabajo consistía en entrar rápidamente y reunir pruebas. Asegura que las historias que le contaron los supervivientes aún le persiguen. Tenía solo 27 años cuando se celebraron los Juicios de Nuremberg. Era la primera vez en su vida que pisaba un tribunal.

El fiscal aún recuerda con nitidez los juicios, como el momento de la acusación a Otto Ohlendorf, jefe del servicio de inteligencia de las SS. "Mostré las pruebas de los asesinatos sistemáticos de cientos de miles de judíos y no las negó. Tuvo el descaro de decir que eran en defensa propia. Solo hubo una vez que realmente quise levantarme y pegarle. En un momento dado se levantó y dijo: '¿Cómo? ¿Que dispararon a esos judíos? Es la primera noticia que tengo'. Creo que si hubiera tenido una bayoneta habría saltado al banquillo, y se la habría metido por una oreja hasta que le saliera por la otra. A día de hoy me sigue removiendo por dentro, ahora mismo, mientras lo recuerdo".

Ferencz, ejerciendo como fiscal en Nuremberg
Ferencz, ejerciendo como fiscal en Nuremberg

Los 22 acusados de su juicio fueron condenados y cuatro de ellos, incluido Ohlendorf, fueron enviados a la horca.

Pero Ferencz, que sigue activo y en buena forma física y mental, no quiso que la entrevista fuera solo un mirada atrás y compartió una enseñanza que, aseguró, ha aprendido a lo largo de los años:

"Aquellos hombres no hubieran sido asesinos si no hubiera sido por la guerra. Era gente que citaba a Goethe, que disfrutaban con Wagner. Eran muy educados, no eran salvajes. Eran hombres inteligentes y patriotas. ¿De verdad creemos que el hombre que tiró la bomba sobre Hiroshima era un salvaje? Quiero decir algo profundo que he aprendido a lo largo de los años. La guerra convierte a la gente decente en asesinos. Todas las guerras, y a toda la gente decente".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios