Universitarios (jóvenes y viejos): estas son las regiones en las que hay trabajo
  1. Alma, Corazón, Vida
EL PARO ENTRE LICENCIADOS ES DEL 14%

Universitarios (jóvenes y viejos): estas son las regiones en las que hay trabajo

El paro ha hecho estragos entre los recién licenciados, y entre quienes recogieron la licenciatura hace décadas, pero varía mucho entre las distintas regiones españolas

placeholder Foto: Un grupo de estudiantes charla en un aula de la Universidad Complutense. (Reuters)
Un grupo de estudiantes charla en un aula de la Universidad Complutense. (Reuters)

En un país en que una de cada cuatro personas no encuentra trabajo, el paro es un drama. Pero si el desempleo es sangrante para todos, aun lo es más para aquellos que estudiaron una carrera bajo la promesa de que su título les permitiría, al menos, llevar una vida digna.

El paro ha hecho estragos tanto entre los recién licenciados, como entre quienes recogieron la licenciatura hace décadas. La tasa de desempleo de los adultos españoles con estudios terciarios (Formación Profesional de grado superior y Universidad) es del 14 por ciento, casi el triple que la media de la OCDE, que es del 5 por ciento.

Según el informe Panorama de la Educación, publicado el pasado mes por la OCDE, durante el curso educativo 2011-2012casi uno de cada cuatro jóvenes de entre 15 y 29 años estuvocompletamente inactivo. Un desastre, pero sobre todo si eres de Canarias, Andalucía o Castilla-La Mancha y eres mujer.

El paro entre licenciados machaca al sur de España

La empresa de Recursos Humanos Randstad Professionals, ha analizado el mercado laboral de los profesionales españoles tomando como referencia su edad, sexo y nivel de formación. Su nuevo informe pone de manifiesto que existen diferencias significativas para el acceso a un empleo en función de la región en la que se ubica el profesional, pero el condicionante más influyente para conseguir un empleo es el grado de formación académica alcanzado.

A nivel nacional, el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la segunda oleada de 2014, reflejaba que existen en España más de 8,4 millones de profesionales con estudios universitarios, Ciclos Formativos de Grado Superior o formación académica más elevada, como másteres o doctorados, entre otros.

El informe de Randstad Professionals revela que el 85,5% de los profesionales con estudios superiores está trabajando actualmente en España. Sin embargo, la región en la que se reside repercute de manera directa en el acceso al mercado laboral.

Navarra, Euskadi y La Rioja son las comunidades autónomas en las que los profesionales con formación académica superior encuentran más facilidades para acceder al mercado laboral. En el caso de las dos primeras, más del 90% de los empleados con este nivel formativo están trabajando, mientras que en La Rioja este porcentaje se sitúa en el 89,3%.

De la misma manera, estas tres regiones son las que registran las tasas de desempleo más bajas en España cuando se analiza la población activa en general, sin tener en cuenta su formación académica. De hecho, son las únicas comunidades, junto a Madrid, Baleares y Cantabria, que registran tasas de desempleo por debajo del 20%.

En el lado opuesto se sitúan Canarias, Andalucía y Castilla-La Mancha, las tres comunidades autónomas donde estos profesionales se enfrentan a mayores dificultades para encontrar un empleo. En estos casos, el porcentaje de trabajadores con formación académica elevada alcanza niveles cercanos al 80%; es decir, dos de cada diez personas con estudios universitarios o formación similar se encuentran desempleados.

Grandes diferencias por género

Otro de los factores que más influyen en el acceso al mercado laboral está relacionado con el sexo de los trabajadores. El estudio llevado a cabo por Randstad Professionals desvela que el acceso al mercado laboral es más complicado para las mujeres que para los hombres. La tasa de ocupación a nivel nacional entre los profesionales con educación superior se sitúa en el 85,5%, un ratio que alcanza el 87,1% en el caso de los hombres. Entre las mujeres, por su parte, el porcentaje se reduce hasta el 84,1%.

La diferencia por comunidades autónomas, en este caso, también es significativa. Tan solo en Cantabria y Extremadura el porcentaje de mujeres con formación académica elevada que está trabajando es superior al de hombres.

Cuando se analiza la situación laboral del resto de profesionales, a medida que se desciende en el grado de formación académica alcanzado, se aprecia un aumento la tasa de desempleo. Como es lógico, las personas con un mayor nivel de formación tienen la tasa de empleo más alta, algo que corrobora el informe de Ranstad Professionals.

En el caso de los profesionales que cuentan con estudios de educación secundaria o primaria, el índice de empleabilidad cae hasta el 66% a nivel nacional, 19 puntos porcentuales menos que en el caso de los profesionales con formación superior. Esto supone que una de cada tres personas en España con estudios secundarios se encuentra en situación de desempleo, independientemente de sus particularidades o rango de edad.

También en este escalón formativo se registran variaciones que dependen de la región donde el trabajador desarrolla su actividad profesional. En el caso de Andalucía y Canarias, por ejemplo, la tasa de ocupación se sitúa por debajo del 60%, mientras que Extremadura, tercera en este ranking, alcanza un 61,8%.

Por su parte, otras regiones como Navarra, La Rioja o Baleares se encuentran a más de 15 puntos porcentuales de distancia, incluso a 20 si se comparan con los datos de Andalucía. Las tres comunidades autónomas disponen de tasas de ocupación superiores al 75% para los profesionales con educación secundaria o primaria.

Más mujeres con formación superior, pero menor tasa de ocupación

La última de las diferencias analizadas por el informe Randstad sobre la ocupación de los profesionales hace referencia a la edad de los trabajadores. Según las conclusiones extraídas, los profesionales con estudios superiores de mayor edad registran tasas de ocupación más elevadas que los jóvenes.

En este sentido, nueve de cada diez (89,9%) mayores de 45 años que cuentan con formación académica elevada tienen empleo. Este índice desciende al 86,4% para aquellos que tienen entre 30 y 45 años. Los profesionales más jóvenes con estas características, los menores de 30 años, registran una tasa de ocupación del 73,1%.

Asimismo, los hombres presentan una mayor empleabilidad, en términos generales, que las mujeres, salvo en la franja de edad más joven, la de los profesionales menores de 30 años. En este colectivo, la tasa de ocupación de las mujeres alcanza el 74% frente al 72% en los varones. Hay 543.300 mujeres con formación académica avanzada que desarrollan su actividad actualmente, frente a 367.000 hombres en la misma situación.

Entre los 30 y los 45 años se encuentra el grueso de los trabajadores con titulación universitaria o Ciclos Formativos de Grado Superior. Es en este rango de edad donde las diferencias en tasas de ocupación son más evidentes. Los hombres registran un 88,4%, cuatro puntos por encima a la tasa entre las mujeres, 84,3%.

Por último, el colectivo de los mayores de 45 años es el único que cuenta con más hombres que mujeres, tanto activos como ocupados y desempleados. Aquí la mujer registra una tasa de ocupación del 89,4% frente al 90,3% en hombres.

Mercado laboral Estudios superiores Educación Universidades Trabajo Recursos humanos Paro Randstad
El redactor recomienda