Todo lo que querías saber sobre ligar (y lo que callas) según el 'big data'
  1. Alma, Corazón, Vida
FORMAMOS PARTE DE UN EXPERIMENTO

Todo lo que querías saber sobre ligar (y lo que callas) según el 'big data'

Christian Rudder, uno de los fundadores del portal de contactos OkCupid, cree que internet es un gran experimento sociológico, y nosotros somos las ratas

placeholder Foto: Los datos personales que compartimos en Internet revelan muchas más cosas de las que nos gustaría. (iStock)
Los datos personales que compartimos en Internet revelan muchas más cosas de las que nos gustaría. (iStock)

En los últimos años se ha hablado mucho del big data, que no es otra cosa que el manejo de grandes cantidades de información para obtener un análisis preciso de todo aquello sobre lo que verse esta. Y, teniendo en cuenta la enorme cantidad de datos personales que compartimos en internet, hoy en día se puede analizar casi cualquier cosa.

Esto es algo de lo que es perfectamente consciente Christian Rudder, uno de los fundadores del portal de contactos OkCupid. Podríamos imaginar al responsable de un sitio como este como un ligón empedernido, pero nada más lejos de la realidad. Rudder es más bien un nerd: le encantan las cartas Magic, nunca ha salido con nadie que haya conocido con internet, y lo que de verdad le interesa profesionalmente son las matemáticas. Quizás por eso no tiene reparos al experimentar con los usuarios de su página.

En un curioso experimento, Rudder puso en contacto a varios de los usuarios de su página haciéndoles creer que el algoritmo de la misma había concluido que eran excepcionalmente compatibles, cuando en realidad había llegado justo a la decisión contraria. El matemático descubrió entonces, tirando piedras sobre su propio tejado, que su algoritmo no servía para gran cosa. “Cuando le dijimos a la gente que eran compatibles, actuaron como si lo fueran”, explico Rudder en su blog, en un artículo que no dudo en titular: ¡Estamos experimentando con vidas humanas!

Tras publicar la entrada, llovieron las críticas sobre el comportamiento inmoral de Rudder, pero a él no le queda cargo de conciencia. Tal como reconoció en The New Yorker, “no hay duda de que los sitios web experimentan con las personas”, y el suyo también lo hace. En su opinión, es parte del trato al que llegan los usuarios de estas páginas: reciben un servicio gratuito a cambio de información.

Esto no es ningún secreto. Todos sabemos que las grandes compañías de internet procesan nuestros datos personales para manipular nuestro comportamiento, en un intento de mejorar, vender más o, quién sabe, dominar el mundo. Pero Rudder se conforma con sacar a la luz datos que preferimos no conocer. Es más divertido.

Ha llegado el “dataclismo”

Esta semana se ha publicado en Estados Unidos el nuevo libro de Rudder, Dataclysm: Who We Are (When We Think No One´s Looking) (Random House LLC), una extraña “investigación” sobre el comportamiento humano, que bucea en los datos más incómodos que hemos ido dejando todos en buscadores, páginas de contactos y redes sociales. La cara oculta del Big Data en la que Rudder no ve más que “una irresistible oportunidad sociológica” de descubrir nuestras verdaderas preocupaciones y anhelos.

Estas son 9 de las revelaciones sobre el sexo y las relaciones amorosas que Rudder comparte en su libro, tras haber analizado millones de comentarios, likes, tweets y, claro está, perfiles de su propia página de contactos.

1. Los hombres heterosexuales piensan que las mujeres tienen fecha de caducidad

Según los datos de OkCupid, las mujeres tienden a buscar hombres más o menos de su edad, pero los hombres buscan, con mucha diferencia, a las mujeres en la veintena. Aunque suelen fijar sus filtros de edad para contactar con mujeres de 30 años o más, rara vez se ponen en contacto con nadie que supere los 29 años.

2. Las mujeres heterosexuales prefieren ocultar sus intenciones amorosas

En OkCupid el 6,1% de los hombres heterosexuales declaran de forma explícita que están buscando sexo casual. El porcentaje sube al 6,9% entre gais y lesbianas. Pero sólo el 0,8% de las mujeres lo hacen.

3. El 5% de la población masculina es gay (o al menos, busca porno gay)

Los científicos sociales siempre han estimado que en torno al 5% de la población masculina es homosexual, pero era algo muy difícil de comprobar con datos. Hasta ahora. Según un ingeniero de Google al que cita Rudder, la búsqueda de “imágenes de hombres gais” (lo que viene siendo, porno gay) se sitúa en torno al 5% en todos los estados de EEUU. Así que si en una encuesta sólo se declara gay el 1% de la población puedes no creértelo.

4. Muchas mujeres sospechan que su marido es gay

Si buscas la frase “es mi marido”, Google te sugerirá continuarla con “gay”. La función de autocompletar de Google nos sugiere las búsquedas más usadas para cada inicio de frase, por lo que parece que lo que más le preocupa a lasesposas de sus maridoses que sean homosexuales. Curiosamente, en lo que respecta a EEUU, la búsqueda “es mi marido gay”, es más común en Carolina del Sur y Louisana, dos estados con unas de las menores tasas de apoyo al matrimonio gay.

5. Los hombres asiáticos son los menos atractivos para las mujeres

En OkCupid los usuarios pueden calificar los perfiles de cada persona de una a cinco estrellas. Las mujeres asiáticas son más proclives a puntuar mejor a los hombres asiáticos, pero el resto les dan, de media, entre una y dos estrellas menos que al resto de chicos. Los latinos y los negros sufren una discriminación similar de las mujeres de distinta raza a la suya, sin embargo, los hombres blancos obtienen puntuaciones más altas de todas las mujeres.

6. Las mujeres negras son las menos atractivas para los hombres

Las mujeres son prejuiciosas, pero también los hombres. Los asiáticos, latinos y blancos tienden a dar a las mujeres negras una media de 1 a 1,5 estrellas menos que al resto. Sin embargo, las mujeres asiáticas y latinas reciben puntuaciones superiores de todos los hombres, en muchos casos por encima de las mujeres blancas.

7. Los usuarios que le dicen lo mismo a todos son más eficientes

Podríamos pensar que, como en la vida real, para ligar en internet tenemos que ser divertidos, carismáticos y originales. Pero no es cierto. Al menos no en lo que respecta a la originalidad. Rudder ha analizado cuántos caracteres tecleaban los usuarios de su página de citas al dejar un mensaje y cuántos caracteres realmente mandaban. Esto sirve para saber cuánta gente corta y pega los mismos mensajes para ligar con distintas personas. Resulta que el 20% de los usuarios mandaban cientos de caracteres pulsando cinco teclas o menos (probablemente Ctrl+C, Ctrl+V, Enter). Aunque los mensajes más trabajados funcionan un 25% mejor, los mensajes copiados lograban recibir muchas más contestaciones por carácter tecleado. Eran, por tanto, más eficientes.

Sexo Matrimonio Redes Sociales Relaciones sexuales Relaciones personales Big Data Noadex
El redactor recomienda