EL LOCO MUNDO DE LOS ENLACES MATRIMONIALES

Breve manual para bodas: qué te vas a encontrar y cómo (no) debes comportarte

El periodo estival está plagado de esas grandes y festivas reuniones familiares que todo el mundo está deseando vivir, pero todos critican: las bodas

Foto: En las bodas se reúnen familiares de todas las edades, en un espectáculo que no es para todos los públicos. (iStock)
En las bodas se reúnen familiares de todas las edades, en un espectáculo que no es para todos los públicos. (iStock)

Ya hace buen tiempo, el verano ya está aquí y mucho se habla de la playa, la piscina, las vacaciones, la dieta y el biquini, pero debemos recordar que el periodo estival está también plagado de esas grandes y festivas reuniones familiares que todo el mundo está deseando vivir: las bodas.

¿Qué hay en las bodas? ¿Por qué causan tanta expectación? ¿Qué vamos a encontrar allí? Fundamentalmente, a todos los miembros de nuestra familia, vestidos de las más variopintas maneras, algo borrachos, algo empachados e interrelacionándose como si todos se cayeran bien. He aquí la guía infalible para distinguirlos a todos ellos.

1. La novia

Bueno, el papel de la novia es sencillo. La novia es simplemente la protagonista, va de blanco, de largo y reirá y llorará a partes iguales. Estará algo estresada por que todo salga bien, mantendrá la compostura y vivirá su momento de gloria cuando haga el paseíllo hasta el altar y todos la miren con cara de orgullo, emoción y satisfacción. Terminará eufórica lanzando el ramo y bailando como una princesa Disney.

2. El padrino

El padre de la novia, de traje o esmoquin, según los casos, estará impecable, impoluto y serio durante la ceremonia. Según avance la celebración, empezará a repartir puros con alegría y a brindar porque se casa su hija. Si sabe comportarse, se mantendrá en ese puntito alegre y aguantará con la corbata en su sitio hasta el final.

3. La madrina

Irá vestida de un color vivo y elegantísima porque se casa su hijo y eso sólo pasa una vez en la vida. De hecho, te costará reconocerla. “¿Esa es la tía Puri?”, dirás. Pues lo es, en efecto, la tía Puri tras ir a la peluquería, pintarse las uñas, comprarse un vestidazo y adelgazar tres kilos para la ocasión, es así, como la ves. Pasará toda la ceremonia llorando y limpiándose el lacrimal con un pañuelito de seda (también para la ocasión). Aguantará hasta el final con los tacones, que un día es un día.

4. El cuñado

O sea: el hermano del novio. Se ha peinado con raya porque le ha obligado su madre y durante la ceremonia se mantiene formal, pero es ese que terminará metiendo mano a todas sus primas y con la corbata en la cabeza animando a los concurrentes a bailar la conga.

5. La niña pequeña

Seguramente es la sobrina de alguien y se ha encargado de preceder a los novios tirando puñados de pétalos de flor hasta el altar. Pero seamos claros: es una niña, y ella a estas horas ya debería estar duchada, cenada y metida en la cama. Así que aguanta como puede hasta que algún tío considerado le junta dos o tres sillas y la niña se duerme con su vestido arrugado, despeinada y con David Bisbal de fondo a todo volumen.

6. La prima de la novia

En clara equivalencia al hermano del novio, llega impoluta y discreta a la iglesia. Pero cuando lleva un par de copas se quita el chal revelando un escote de impresión, cuando lleva seis ya tiene los tacones en la mano y cuando lleva ocho no sabe ni cómo se llama. Termina enrollándose con el hermano del novio en algún rincón, generando un recuerdo que ambos ignorarán con naturalidad y cortesía en los próximos encuentros familiares.

7. El novio

Es ese chico de traje (o esmoquin, según los casos) que está al lado de la novia. Sí hombre, el que sale con ella en las fotos. El que parte la tarta con la novia. El chico ese que baila con la novia. ¿Sabes ya? El que pasa absolutamente desapercibido porque está al lado de la tía de blanco toda la maldita boda.

8. El del discurso

Puede ser un tío, un abuelo, un padre o un amigo, pero siempre hay alguien que, algo achispado, ya sin la chaqueta, hace un discurso que quiere ser emotivo y que despierta la vergüenza ajena en todos los invitados.

9. El músico

Todo el mundo le pregunta: “¿Y tú, eres del novio o de la novia?” y él responde con una sonrisa inquietante mientras devora croquetas. Es, básicamente, un gorrón. No pinta mucho y se le ha olvidado la corbata, pero ha decidido que tras tocar el violín en la ceremonia no podía irse de allí sin amortizar la barra libre.

10. La que llora

Es una tía abuela lejana del novio y a la novia no la conoce de nada, pero está soltera y tiene el trauma de no haberse casado, por lo que se pasa la boda llorando exageradamente. Lleva un tocado raro en la cabeza y saluda a todo el mundo como si fueran sus íntimos amigos.

11. La abuela

Va en silla de ruedas y no se entera muy bien de lo que está pasando, pero está tan feliz con toda la familia reunida que ni le importa. Se apunta al menú infantil, se atiborra a patatas fritas y se queda dormida en los momentos más insospechados.

12. Tú

Es verdad que te ha dado pereza, pero en el fondo has encontrado una excusa de lujo para ponerte elegante y estás bastante guapo o guapa. Además, estás comiendo de maravilla, no has probado mejores vinos en tu vida y, la verdad, todos sabemos que como realmente te lo pasas bien es bailando a David Bisbal. Disfrutas como un enano (o enana) para levantarte al día siguiente con una resaca notable y sentenciando: “Joder con las reuniones familiares, a la próxima no voy ni muerto”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios