EL IMPACTO SOCIAL DE LA LITERATURA ERÓTICA

Los pros y contras que esconde el 'boom' de ‘Cincuenta sombras de Grey’

Han pasado tres años desde la llegada a las librerías del best seller de E. L. James y sigue sorprendiendo su impacto. Analizamos sus luces y sus sombras

Foto: La literatura erótica presentan algunas características que, si no se tienen en cuenta y se matizan, pueden tener un efecto poco deseable en las lectoras. (Corb
La literatura erótica presentan algunas características que, si no se tienen en cuenta y se matizan, pueden tener un efecto poco deseable en las lectoras. (Corb

Han pasado tres años desde la llegada a las librerías del best seller de E. L. James, Cincuenta sombras de Grey y sigue sorprendiendo su impacto. Hemos observado el boom que ha vivido la literatura erótica dedicada a las mujeres a raíz de la publicación de esta trilogía. En las principales librerías de nuestro país este tipo de libros cada vez son más frecuentes y ocupan lugares más destacados. En definitiva, en los últimos años hemos asistido a todo un fenómeno social no ajeno, sin embargo, a la controversia.

Las razones de la discordia

Más allá de las críticas literarias, el cuestionamiento de obras como Cincuenta sombras de Grey ha tenido un trasfondo más profundo. Sus fans destacan la liberación sexual para la mujer que promueve este tipo de obras, incluso se ha llegado a hablar de lo terapéutico que puede resultar la lectura de este tipo de novelas eróticas para la sexualidad femenina y sus relaciones de pareja.

Leer, hablar y pensar en sexo puede aumentar el deseo sexualSus detractores, sin embargo, han mostrado preocupación por importantes cuestiones: la posible exaltación de relaciones de dominación y sumisión entre hombres y mujeres, una subliminal apología de la violencia en las relaciones de pareja, la presentación de una relación sentimental idealizada que poco o nada tiene que ver con la vida real… Desde luego, no son cuestiones baladíes por lo que creemos que merece la pena hacer una reflexión de estos aspectos polémicos.

Las luces y las sombras de la literatura erótica femenina actual

Creemos que el fenómeno iniciado por Cincuenta sombras de Grey tiene un importante valor que no podemos dejar de reconocer:

-Ha normalizado y extendido la lectura de literatura erótica entre las mujeres. Ya no es vergonzoso leer ni hablar de un libro erótico.

-La sexualidad femenina, tradicionalmente la gran olvidada, ha conseguido un destacado lugar gracias a este boom literario.

-Leer, hablar, pensar en sexo puede, sin duda, aumentar el deseo sexual por lo que el consumo de este tipo de literatura puede ser un complemento importante, terapéuticamente hablando, para aumentar el deseo en las mujeres y, por tanto, mejorar sus relaciones sexuales.

-Libros como Cincuenta sombras de Grey presentan prácticas sexuales poco comunes como el sadomasoquismo, lo que puede ayudar a normalizar alternativas menos frecuentes de comportamiento sexual.

Sin embargo, más allá de estas cuestiones positivas, libros como éste presentan algunas características que, si no se tienen en cuenta y se matizan, pueden tener un efecto mucho menos deseable en sus lectoras:

Es prácticamente imposible que una chica con tan poca experiencia consiga con tanta facilidad disfrutar de la sexualidad-Presentan como posible y común un tipo de relación de pareja que es muy poco real. En el plano sexual, por ejemplo, es prácticamente imposible que una chica con tan poca experiencia consiga con tanta facilidad disfrutar de la sexualidad y acoplarse tan bien y con tanta rapidez a su nueva pareja. Si vemos esto como lo que es, un recurso novelesco para “enganchar” al público, podremos disfrutar de ello, pero como lo interpretemos como una descripción de la realidad y esperemos encontrar al amante que nos haga vibrar a la primera y casi sin tocarnos, estaremos abocadas a la infelicidad y el desencanto.

-En el plano de pareja la cosa no mejora mucho: ella es lo más importante para él, la protege al máximo, sabe exactamente qué ropa le gustará y le quedará bien, todo es sencillo (especialmente porque Grey es rico y eso hace que muchos conflictos domésticos no aparezcan) Pero, ¿quién vive eso? Si creemos que se trata de una fiel descripción de la realidad, los hombres vivirán sus relaciones de pareja con una tremenda presión y las mujeres con gran frustración al comprobar que su ideal no se cumple. Pero, no nos engañemos, esta visión ideal no llega ahora, ya impregnaba muchos cuentos tradicionales y películas románticas.

-Se potencian unos clichés que, además de irreales, pueden facilitar el mantenimiento de relaciones de pareja nada sanas: “por amor todo se puede aguantar, si te quiere de verdad, cambiará por ti, el control y los celos son muestra de amor y de deseo de protegerte…”.

Hay quien asegura que cuestiones como las señaladas son motivo más que suficiente para prohibir la publicación y comercialización de libros como Cincuenta sombras. En mi opinión, la clave no es la censura, sino dotar a las mujeres (y también a muchos hombres) de una capacidad crítica que les permita discernir entre realidad y ficción, entre recursos literarios y vida real, y para ello es importante que hablemos sin tabúes de las relaciones interpersonales, de las relaciones sexuales, de sus luces y sus sombras  en la vida real, y que eduquemos a las jóvenes (y no tan jóvenes) para que aprendan a identificar lo que quieren, lo que les hace felices, y a pelear por ello, sólo así no se dejarán engañar por cuentos de hadas ni por las sombras de ningún Grey por muy guapo y rico que éste sea.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios