Los cinco actos de valentía emocional que pueden cambiar tu vida
  1. Alma, Corazón, Vida
¿Qué es el coraje relacional?

Los cinco actos de valentía emocional que pueden cambiar tu vida

Cuando no se tiene valentía, el miedo, la ansiedad y la vergüenza se convierten en nuestros principales aliados y aumentan notablemente nuestra infelicidad

placeholder Foto: El verdadero coraje se demuestra día a día con nuestros seres queridos. (Corbis)
El verdadero coraje se demuestra día a día con nuestros seres queridos. (Corbis)

Harriet Lerner es muy conocida por su trabajo en torno al matrimonio, las relaciones familiares y la psicología de la mujer, pero en su libro The Dance ofFearhabla de cómo hacer frente a los miedos ya que, según ella, nada es más importante que la valentía. Lerner cita a Anaïs Nin, que escribió que “la vida se encoge o se expande en proporción al valor de cada cual”, sentencia que considera rotundamente cierta. Sin aprovechar nuestra valentía al máximo no podemos sacar lo mejor de nosotros mismos.

Como se narra en el ensayo,cuando no se tiene valentía y decisión, el miedo, la ansiedad y la vergüenza se convierten en nuestros principales aliados y aumentan notablemente nuestra infelicidad.

Qué es la valentía

Lerner considera importante aportar una definición del valor certera. En un mundo saturado de imágenes de acción, heroicas o temerarias no es difícil llegar a pensar que el valor es la ausencia de miedo: nada más lejos de la realidad. La valentía, dice Lerner, es la capacidad de pensar, hablar y actuar precisamente a pesar del temor o la vergüenza que podamos sentir.

Así, Lerner ha elaborado una lista de acciones que para ella son un claro síntoma de valentía, aunque no lo parezcan. A pesar de que no parezcan especialmente heroicas, son lo que Lerner considera un verdadero acto de valor:

1. En medio de una intensa discusión matrimonial, la mujer deja de discutir y se dice a sí misma que intentará comprender a su marido y hacerle preguntas durante el resto de la conversación. Adopta una actitud de escucha, desligándose de la pregunta sobre quién tiene razón y quién no.

2. Un hombre que se encuentra en los trámites de un divorcio doloroso comparte su vulnerabilidad con su compañero de tenis, que también está divorciado. Es la primera vez que revela algo personal a un amigo de su mismo sexo.

3. Un hombre se las apaña para coger dos días libres en el trabajo cuando viene su madre de visita, en lugar de asumir que será su mujer quien la entretenga. Organiza una excursión para los dos en la que tiene la oportunidad de pasar más tiempo con su madre.

4. Una mujer planta cara a su marido, diciéndole: “Te quiero y quiero ser tu pareja. Pero no puedo seguir escuchando que te diriges a mí de esa manera. Tienes que tratarme con respeto, o no seguiré con la conversación”.

5. Durante el desayuno, un hombre le dice a su mujer: “He pensado en la conversación que tuvimos anoche, y tenías razón, lo siento”. Ni se acuerda de la última vez que se había disculpado por algo.

El coraje relacional

Todas estas reacciones son un ejemplo de lo que Lerner llama coraje relacional, el valor de analizarse y cambiar actitudes de uno mismo con respecto a las relaciones personales. Para ella, es fundamental para desarrollar la felicidad, la madurez y la integridad. Anima a que cada cual reflexione y elabore su propia lista.

Todo en esta vida es una cuestión de práctica, y la valentía no supone una excepción a la regla

Lerner opina que cada cual debe ser su mejor psicoanalista. No hay experto en el mundo que sepa mejor que tú como calmar a los demás, cómo rebajar la energía negativa o cómo ser más sincero en tus relaciones. Los ejemplos enumerados pueden ser una guía útil.

Al final, son los actos cotidianos de valentía los que marcan la diferencia con el tiempo. Es una cuestión de motivación, de un deseo genuino de mejorar la relación y de una voluntad de cambio, opina Lerner. Todo en esta vida es una cuestión de práctica, y la valentía, para ella, no supone una excepción a la regla.