Cómo acabar con el inglés: Cambridge elimina los apóstrofos de sus calles
  1. Alma, Corazón, Vida
LOS 'GUERRILLEROS DE LA GRAMÁTICA' SE NIEGAN

Cómo acabar con el inglés: Cambridge elimina los apóstrofos de sus calles

Los apóstrofos desaparecerán de las calles de la ciudad inglesa de Cambridge, donde tiene su sede una de las universidades más señeras del planeta

placeholder Foto: El ayuntamiento de Cambridge ha dividido a los académicos en dos bandos: ¿apóstrofos sí o no? (Corbis)
El ayuntamiento de Cambridge ha dividido a los académicos en dos bandos: ¿apóstrofos sí o no? (Corbis)

Los apóstrofos desaparecerán de las calles de la ciudad inglesa de Cambridge, donde tiene su sede una de las universidades más señeras del planeta y donde Cambridge ESOL otorga los certificados de inglés más demandados del mundo. Quizá por eso la noticia de que a partir de ahora las señalizaciones de las calles prescindirán de dicho signo de puntuación ha sido recibida con un gran rechazo por parte de la comunidad académica y estudiantil.

Según explica el ayuntamiento de la ciudad, el objetivo que se persigue con dicha medida es evitar las confusiones que, aparentemente, parecen causar los apóstrofos en los nombres de las direcciones. De esa manera, se pretende facilitar el trabajo de los servicios de emergencias, por lo cual St. Andrew’s Street se convertirá en “St. Andrews Street”. Es la dictadura de la era informática, en la que los buscadores (por ejemplo, los de los GPS) se confunden fácilmente cuando aparecen apóstrofos en los nombres.

Nick Milne, alcalde de la localidad, aseguró que apenas había encontrado resistenciasa la hora de aprobar la medida, y recordó que simplemente estaba siguiendo las recomendaciones de la NLPG (National Land and Property Gazetteer), que también aconseja quitar los nombres de calles “difíciles de pronunciar o de deletrear”, que resulten ofensivos o que den lugar a “hacer pintadas en las placas”.

Si los ayuntamientos se libran de ellos, ¿qué clase de mensaje se está dando a los estudiantes en los colegios?

Poco después de la aprobación de la medida y la desaparición de los primeros apóstrofos de la ciudad de Cambridge, un grupo de guerrilleros a favor de la gramática han comenzado a pintar ellos mismos los signos de puntuación sustraídos. Una de las señales afectadas por la remodelación nocturna ha sido la que rezaba "Scholars way leading to Pepys Court and Fitzgerald Place".

¿Enriquecer el lenguaje o facilitar la comprensión?

Algunos expertos de Cambridge no han tardado en expresar su desagrado sobre lo que muchos han considerado como un ataque a los principios gramaticales de la lengua inglesa. Kathy Salaman, directora de la Good Grammar Company (Compañía por una Buena Gramática) calificó la medida como “deplorable” y señaló que reducía la lengua “al mínimo común denominador”. Además, añadió que aunque sabía que “algunas personas los consideran superfluos”, los apóstrofos “son necesarios”, y cree que este es tan sólo el primer paso en una “pendiente resbaladiza”.

La omisión de los apóstrofos puede afectar a la comprensión del inglés o del signo en cuestión

Salaman se lamenta porque el mensaje que envían las autoridades entra en conflicto con aquel que intentan difundir las autoridades de la gramática, “especialmente en un lugar como Cambridge”. “Si los ayuntamientos se libran de ellos, ¿qué clase de mensaje se está dando a los estudiantes en los colegios?”, se preguntaba. La directora concluía señalando que “no se trata de ser pedante, sino de escribir una frase que pueda ser entendida completamente”.

Las autoridades de Cambridge English Language Assessment, no obstante, se mostraban más comprensivas con la decisión. “Muchas personas tienen problemas con el uso de apóstrofos y es importante que los profesores enseñen cómo usarlos correctamente, pero eliminarlos de los nombres de las calles es poco probable que tenga un efecto en los estándares de la enseñanza del inglés de todo el mundo”, aseguraba Roger Johnson, consejero ejecutivo de dicha organización. Anne Robinson, senior presenter de Cambridge English en España, señalaba que la omisión de los apóstrofos “puede afectar a la comprensión del inglés o del signo en cuestión”.

Desamortización gramatical

Cambridge no es la única ciudad que llevará a cabo dicha medida, ni siquiera es la primera, ya que se trata de un proceso que comenzó en los años cincuenta, aunque se espera que esta decisión se extienda pronto a otras localidades del país. Birmingham, la segunda ciudad inglesa por su tamaño, siguió dicho ejemplo en el año 2009.

La coma está desapareciendo de nuestras conversaciones y se emplea en un registro más formal

Como explicó el alcalde Martin Mullaney en dicha ocasión, el apóstrofo “denota una posesión que ya no es acertada”. Recordemos, a tal respecto, que el genitivo sajón sirve para denotar posesión, por lo cual “King’s Road” (“la calle del Rey”) expresaría que el monarca posee dicha carretera, mientras que “Kings Road” elimina dicho matiz. Mullaney explicó que se había visto obligado a tomar una decisión, y que no veía necesario “tener un sobresaliente en inglés” para entender la carta en un restaurante.

La preocupación por el eclipse de los signos de puntuación no se limita únicamente a Cambridge. Esta misma semana, el periodista de Slate Matthew J.X. Malady se preguntaba si estaremos asistiendo al final de las comas. Como señalaba en dicho artículo, la coma ha pasado a ser un signo diferenciador del empleo de un lenguaje más formal, puesto que la brevedad a la que obligan nuevas formas de comunicación como el correo electrónico o Twitter ha hecho descender de manera significativa su uso. Además, a diferencia de lo que ocurre con otros signos de puntuación, no existe un consenso claro sobre su uso o no en determinadas ocasiones.

En dicho artículo, Malady citaba al lingüista de la Universidad de Columbia John McWorther, que recordaba que “se puede extraer la coma de un gran número de textos en inglés y perder tan poca claridad que podría defenderse no emplear comas”. Cierto es que no es lo mismo “vamos a comer, abuela” que “vamos a comer abuela”, pero debido a que se trata de uno de los signos de puntuación más maleables, no resulta tan descabellado imaginar un futuro en el que la coma desaparezca de nuestras vidas.

Cambridge Lenguaje Estudiantes Profesores Enseñanza
El redactor recomienda