Una mala noticia y dos buenas: ¿son la diabetes y el alzhéimer lo mismo?
  1. Alma, Corazón, Vida
CADA VEZ HAY MÁS EVIDENCIAS

Una mala noticia y dos buenas: ¿son la diabetes y el alzhéimer lo mismo?

Los científicos llevan varios años estudiando la relación entre la enfermedad de Alzhéimer y la diabetes y cada vez parece más estrecha

Foto: La diabetes y el alzhéimer son enfermedades que pueden ir de la mano. (Corbis)
La diabetes y el alzhéimer son enfermedades que pueden ir de la mano. (Corbis)

Los científicos llevan varios años estudiando larelación entre la enfermedad de Alzhéimer y la diabetes de tipo 2, la más habitual, pero un nuevo estudio de la Universidad de Albany, en Nueva York, apuntaque su vínculo es aún más íntimo de lo que se creía. El alzhéimer y la diabetes podrían ser, de hecho, la misma enfermedad.

Para entender este vínculo conviene empezar por el principio. La doctora Suzanne de la Monte, de la Universidad de Brown, fue una de las primeras en apuntar la relación directa entre las dos enfermedades. En 2005 su equipo identificó la razón por laque las personas que padecen diabetes tienen hasta tres veces más posibilidades de sufrir alzhéimer: el hipocampo, la región del cerebro asociada con la memoria, puede volverse insensible a la insulina. Al igual que el hígado, los músculos y las células grasas pueden ser diabéticas, también puede serlo nuestro cerebro.

El hallazgo del grupo de De la Monte marcó un hito, pues apuntaba que la pérdida de memoria quesabíamosacontecía a los enfermos de diabetes, podría ser, en realidad, un alzhéimer incipiente, no un mero deterioro cognitivo.

Entendiendo una enfermedad difícil de entender

No existe un consenso sobre las causas exactas del alzhéimer, pero sísabemos que el cerebro de los que sufren la enfermedad se deterioradebido a la actuación del péptido de beta-amiloide, bautizado por Alois Alzheimer, el descubridor de la enfermedad, como placa senil.

Una de las hipótesis que va ganando terreno, y a la que se ha agarrado Ewan Mcay, que ha dirigido la investigación de la Universidad de Albany, es que las placas seniles no son las que causan los síntomas del alzhéimer. Según el investigador, los verdaderos responsables sonun pequeño grupo de oligómeros solubles debeta-amiloide, que aparecen antes que éstas. Las placas seniles podrían ser, de hecho, una respuesta del cerebro para tratar de aislar a los oligómeros, que considera tóxicos.

El deterioro de la memoria provocado por la diabetes es, en realidad, la primera fase del alzhéimer

Para investigar la relación entre los beta-amiloides y la diabetes, el equipo de Mcay seleccionó 20 ratas a las que sometió a una dieta rica en grasas para provocarles diabetes, y otras 20 ratas a las que administró una dieta saludable. Ambos grupos fueron adiestrados, al modo del perro de Pávlov, para asociar una descarga eléctrica con una jaula oscura.

Cuando las ratas estaban en la jaula negra se quedaban paralizadas, de puro miedo. Los investigadores asociaron el tiempo que los animales permanecían congelados en la jaula con lo buena que era su memoria. Como se esperaba, las ratas diabéticas tenían una memoria más débil que las que no lo eran, y permanecían paralizadas en la jaula menos de la mitad del tiempo que sus compañeras sanas.

Para saber si esta pérdida de memoria estaba asociada con las placas seniles o los oligómeros, el doctor Pete Tessier, del Intituto Politécnico Rensslaer de Troy (Nueva York), elaboró unos anticuerpos que inhibían la acción de uno u otro. Cuando los anticuerpos específicos paralas placas seniles fueron inyectados en las ratas diabéticas, no ocurrió nada. Pero cuando recibieron los anticuerpos específicos para actuar sobre los oligómeros, empezaron a comportarse igual que sus compañeras sanas. “El deterioro cognitivo causado por la diabetes se revertió por completo”, ha asegurado McNay en la revista New Scientist.

Un círculo vicioso

El descubrimiento de McNay y sus colegas tiene importantes implicaciones en el futuro desarrollo de terapias para tratar o prevenir el alzhéimer. Hasta ahora se pensaba que su relación con la diabetes se limitaba a los problemas del hipocampo para asimilar la insulina, pero este experimento apunta directamente a los oligómeros de beta-amiloide, que parecen impedir que el hipocampo reciba correctamente ésta.

Todo el mundo cree que la acumulación de beta-amiloides es la consecuencia del deterioro cognitivo que causa la diabetes, pero en realidad podría ser la causa

Sabemos gracias a anteriores investigaciones que las enzimas que descomponen la insulina y los oligómeros de beta-amiloideson las mismas. Cuando hay un exceso de insulina en el cuerpo, y esto es algo que ocurre siempre en los pacientes de diabetes tipo dos, las enzimas trabajan a marchas forzadas para descomponerla. Dado que las enzimas se tienen que concentrar en su trabajo con la insulina, los beta-amiloide acaban formando acúmulos (o placas), y estos impiden el acceso de la insulina a los receptores del cerebro. Es la pescadilla que se muerde la cola, teniendo en cuenta que, además, la mayor parte de tratamientos de la diabetes pasan por inyectar más insulina en el cuerpo.

“Creemos que nuestro tratamiento neutralizó los oligómeros y éstos dejaron de bloquear el acceso de la insulina a sus receptores”, ha explicado McNay. “Todo el mundo cree que la acumulación de beta-amiloides es la consecuencia del deterioro cognitivo que causa la diabetes, pero en realidad podrían ser la causa”. En definitiva, el deterioro de la memoria provocado por la diabetes es, en realidad, la primera fase del alzhéimer.

El alzhéimer podría prevenirse

Si las conclusiones de McNay son ciertas, y parecen serlo, el panorama que nos espera no es nada agradable. Todos esperábamos un crecimiento del número depacientes de alzhéimer, debido al envejecimiento de la población, pero aún mayor es la prevalencia que se espera de la diabetes. Hoy en día hay unos 382 millones de pacientes de diabetes tipo 2 en todo el mundo: para 2035 se cree que podría llegar a los 592 millones.

Pero no todoson malas noticias. En primer lugar, la investigación abre la vía al desarrollo de nuevas terapias que, si bien no podrían curar el alzhéimer, si podrían retrasar la aparición de deterioro cognitivo en los pacientes de diabetes. Sabemos que existe un grupo de riesgo, y se podría generarun anticuerpo que, de forma preventiva, se administrara a los pacientes de diabetes tipo 2.

En segundo lugar, sabemos que la diabetes de tipo 2 se puede prevenir de forma muy eficaz con unos hábitos de vida saludable. Si unaparte importante de los casos de alzhéimer están provocados por la diabetes (otra parte, por desgracia, parece hereditaria), podemos preocuparnos, sencillamente, por no padecer ésta: comiendo mejor y haciendo ejercicio.

Investigación Psicología Salud Memoria Alzheimer