TIENEN EFECTOS FÍSICOS DRAMÁTICOS

'Krokodil', 'sisha' y 'baths': el auge de las drogas baratas y muy peligrosas

Nacieron en Rusia, viajaron al sur de Europa, se extendieron por EEUU y ahora ya están por todas partes. El 'do it yourself' llega con fuerza a las drogas

Foto: La nueva droga de moda tiene unos efectos similares a la heroína con un precio tres veces menor. (Corbis)
La nueva droga de moda tiene unos efectos similares a la heroína con un precio tres veces menor. (Corbis)
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

Nació en Rusia, viajó al sur de Europa, se extendió por EEUU y ahora ya está por todas partes. El do it yourself ha irrumpido con fuerza en el mundo de los estupefacientes bajo la denominación de Krokodil (cocodrilo). Junto a esta droga casera low cost se encuentran otras variantes como las baths sales (sales de baño) y la sisha o ‘matapobres’, que en los últimos meses han sembrado los suburbios de las grandes capitales. Las consecuencias están siendo devastadoras para la población consumidora.

Los dramáticos efectos físicos de estas drogas han encendido las alarmas entre la comunidad médica. Quienes han tratado a alguno de estos pacientes se han encontrado con necrosis, gangrenas que dejan los huesos al descubierto, partes del cuerpo mutiladas (sobre todo dedos de pies y manos), cambios en el color de la piel, inflamaciones graves, caída de cabello y uñas…

Las nuevas drogas sintéticas emulan desde las anfetaminas y el éxtasis hasta la heroína. Para su confección se utilizan sustancias como la gasolina, la codeína, las sales de baño, los aceites y lubricantes para automóviles, la pintura o los geles líquidos.

Una terrible alternativa low cost en tiempos de crisis

La principal razón de su rápida irrupción en el mercado de los estupefacientes no es otra que el precio, pues cada dosis cuesta entre tres y cinco veces menos que una convencional. Una terrible alternativa low cost en tiempos de crisis que explica su expansión en las zonas más pobres de EEUU, Rusia y, sobre todo, Grecia. En el Estado de Arizona, donde se han multiplicado los casos de personas a las que, literalmente, se les pudre la piel por efecto de la gangrena que originan estas drogas, los responsables del Arizona Poison and Drug Information Center denunciaron a la prensa local que se está dando un fenómeno con visos de “convertirse en epidemia” si no se le pone freno de inmediato.

Se trata de un fenómeno con visos de convertirse en epidemia si no se le pone freno de inmediatoPara el doctor Frank LoVecchio, especialista en Medicina Interna y toxicología en el hospital de Phoenix (Arizona), el mayor riesgo que existe ahora es que los casos identificados en Arizona sean sólo el comienzo de “un problema que se extienda por Estados Unidos. Hasta donde yo puedo saber estos son los primeros casos registrados en el país, así que estamos muy asustados”. Si bien es cierto que las autoridades sanitarias rusas o griegas ya han alertado sobre el repunte en el consumo de estos destructivos estupefacientes. “Si se ve humo es que hay fuego, y me temo que se darán más casos”, advirtió LoVecchio en la prensa local.

Un paciente ruso visiblemente afectado por el consumo de 'Krokodile'.
Un paciente ruso visiblemente afectado por el consumo de 'Krokodile'.
La sustancia que sí está mucho más extendida por EEUU es la denominada baths sales. Según la American Association of Poison Control Centers, se pasó de los 304 ingresos hospitalarios en 2010 provocados por dichas sales a más de 6.000 en 2011. Sin embargo, ha llamado menos la atención entre la comunidad médica porque sus efectos físicos no son tan llamativos. No tanto los psíquicos, como dio cuenta el grotesco episodio protagonizado por Rudy Eugene. Así se llamaba el criminal de 31 años que, bajo los efectos de esta droga, tuvo que ser abatido por un policía porque estaba devorando a un vagabundo, como informó en su día El Confidencial.

Rusia confiscó en un año 65 millones de dosis

Quizá uno de los países en los que se han producido más casos de estas letales intoxicaciones sea Rusia. Sólo en 2011, el Servicio Federal de Control de Drogas de Rusia confiscó 65 millones de dosis de la denominada krokodil (por hacer el símil entre la piel de cocodrilo y la de sus consumidores). Los casos registrados en los hospitales se cuentan por miles, como se dio cuenta en un reportaje de investigación publicado en la revista Time, siendo los daños cerebrales y los trastornos del habla, además de las secuelas físicas, los síntomas más habituales.

La crisis ha dado a los traficantes la posibilidad de promover un nuevo fármaco barato, la cocaína de los pobresLa cifra de fallecidos no es menos aterradora. Seis meses de consumo, por ejemplo, de la denominada sisha, equivalen a 20 años de consumo de heroína. Sin embargo, se cree que la mayoría de heroinómanos ya la están consumiendo. La esperanza de vida es mínima, reduciéndose a los dos años o, como mucho, tres años. Los que sólo la consumieron puntualmente pueden escapar a la muerte, aunque sus rostros quedan igualmente desfigurados de por vida.

 

“El 'krokodil' aún no ha llegado aquí, pero sí el fenómeno Don Simón”

En España no parece que hasta el momento se haya detectado la presencia de este tipo de drogas sintéticas, ni en hospitales ni en centros de desintoxicación. Sin embargo, como explica un trabajador de Proyecto Hombre en Madrid, que prefiere no dar su nombre por respeto a sus pacientes, “lo que sí se está produciendo aquí es lo que nosotros llamamos el fenómeno Don Simón. Muchas personas que eran adictas a la cocaína ahora lo son al vino barato de cartón porque no tienen dinero para más. La mayoría trabajaban en la construcción y ahora están desempleados, por lo que no pueden consumir y cambian una adicción por otra más barata”.

En las calles de la capital griega también se ha popularizado la sisha, a la que denominan ‘matapobres’, cuyas dosis de un gramo cuestan alrededor de dos euros. Cuando es ingerida, la persona entra en un estado de excitación y violencia en el que al parecer es complicado atenerse al mínimo razonamiento. Una experiencia que se ve en muchas ocasiones (al igual que sus efectos adversos) potenciadas por mezclar la droga sintética con champú, ácido del motor o ácido de las baterías.

Como explicaba recientemente Poulopoulos Charalampos, trabajador en un centro de desintoxicación de Atenas, al diario británico The Guardian, "la crisis ha dado a los traficantes la posibilidad de promover un nuevo fármaco barato, la cocaína de los pobres. La sisha se inhala o se inyecta y puede hacerse en laboratorios caseros. Es muy peligrosa, ya que para producirla no hace falta ningún conocimiento especial", añade Charalampos.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios