DE LA CULPA A LOS MITOS DE LOS EXPERTOS

Las seis cosas por las que no puedes criar bien a tus hijos (en el capitalismo)

Tener un hijo es una de las experiencias más comunes de la humanidad pero estamos peor preparados que nunca para ese trance. Criar un hijo nunca

Foto: La colaboración de la tribu ayuda a la crianza de un niño. (Corbis)
La colaboración de la tribu ayuda a la crianza de un niño. (Corbis)

Tener un hijo es una de las experiencias más comunes de la humanidad pero estamos peor preparados que nunca para ese trance. Criar un hijo nunca es fácil, pero hay épocas peores que otras, y la nuestra no es ni de lejos de las mejores, asegura Carolina del Olmo, licenciada en Filosofía, miembro del Observatorio Metropolitano de Madrid y directora de cultura del Círculo de Bellas Artes. En ¿Dónde está mi tribu? Maternidad y crianza en una sociedad individualista (Ed. Clave intelectual) plantea una serie de interrogantes acerca de cómo actuar en un contexto tan solitario, hostil y desinformado como el nuestro, al tiempo que subraya la necesidad imperiosa de reformular el marco social en el que somos padres y madres.  En el texto, Del Olmo pone sobre la mesa una serie de dificultades a la hora de ejercer la paternidad y la maternidad, que ha explicado en conversación con El Confidencial, y que pueden sintetizarse en los puntos siguientes:

1. Nuestros modelos no sirven

Aunque contamos con más fuentes de información que nunca, las ideas que nos transmiten son tan dispares que, en lugar de ayudarnos, nos sumen en una mayor incertidumbre. Cuando los expertos te aconsejan que hagas todo tipo de cosas, a menudo contradictorias, sus prescripciones tienden a arrojar confusión en lugar de luz. Hay mucho conocimiento experto, pero no nos sirve de nada.

“La pérdida de referentes”, asegura del Olmo, “nos agobia muchísimo y nos genera ansiedad, y más aún cuando los consejos los recibes de gente que es de fiar en otros campos pero que se meten en uno que no es el suyo. Llevas al niño al pediatra, que le ha tratado cuando ha estado enfermo, y que es alguien en quien confías, y de pronto se pone a opinar sobre la edad en que el niño debe pasar de la cuna a la cama o de tu habitación a la suya y cosas similares, cuando en ese terreno carece de conocimientos. Pero te dice esas cosas y te deja desarmada, porque se supone que él es quien sabe y tú la ignorante”.

2. Los expertos se inventan su propia mitología

En Dónde está mi tribu, Carolina del Olmo critica ese construccionismo social que cierra los ojos a la biología, y se niega a aceptar que la realidad (o, al menos, parte de ella) pueda venir determinada por la herencia genética, pero al mismo tiempo arremete contra ese nuevo romanticismo que hace de lo natural la panacea, como si hubiera una suerte de código natural de la felicidad oculto en nuestro cerebro que sólo aparecería si eliminamos lo cultural. Esas visiones tan cerradas concluyen en un puñado de recetas sobre cómo educar a los hijos que provienen de creencias dogmáticas mucho más que de técnicas de eficacia demostrada.

El espacio que queda para lo que los padres influyen en los niños es estrecho

Además, señala Del Olmo, “hay una ideología compartida acerca del poder de los padres y de las madres para configurar la vida de los hijos, que es uno de los grandes mitos de la educación, y que parece bien demostrada por un montón de estudios. Pero cuando te paras a analizarlos, te das cuenta de que las investigaciones están mal diseñadas y que los datos no son válidos. Hay una ficción según la cual nuestra personalidad se forja por completo en los primeros años de vida que hace agua, pero que todo el mundo parece creer, y según la cual los padres, y en especial la madre, determinarían la vida de sus hijos. Pero eso no es cierto, porque también existen la biología, con su carga genética, y la influencia del grupo de pares, que es muy notable, como factores explicativos de la configuración de la personalidad. El espacio que queda para lo que los padres influyen en los niños es estrecho”.

3. Estás solo

El nacimiento de un hijo supone, para Del Olmo, la demostración del carácter intrínsecamente relacional del ser humano y de la imposibilidad del individualismo llevado a su extremo. El niño requiere de cuidados, es alguien a quien se ha de sostener y alimentar, alguien para quien se vive. VIvir pendiente de él nos obliga a olvidar nuestras fantasías de independencia y autonomía para centrarnos en el cuidado de ese ser que nos mira alegre, que llora de manera incesante o que duerme satisfecho a nuestro lado, pero que requiere siempre de nuestra presencia.

Esa demanda incesante de atención vuelve muy presente la vulnerabilidad en que se desarrolla esa tarea. Educar se ha vuelto algo que se produce casi en solitario, sin el refuerzo de ese mundo colectivo en el que solía desarrollarse, lo que provocar que los problemas se noten mucho más. Y no sólo en cuanto al  apoyo logístico, también en lo psicológico  “Lo que importa es el marco de la crianza. Hemos pasado de ver la maternidad como algo feliz o maravilloso a resaltar lo horrible que es porque tienes sentimientos negativos y a veces te sientes ansiosa y desamparada. Pero esa visión olvida la influencia del entorno. En mi caso, que soy de familia numerosa, y que he tenido a gente que me ayudaba, la situación se me hizo mucho más fácil. Incluso cuando estás sola, porque por las noches cada 40 minutos se despierta tu hijo, lo vives mucho mejor”.

Hay que ver qué quieres hacer con tus hijos y en qué tipo de persona te conviertes cuando actúas de una manera u otra con ellos

La soledad en la que se desarrolla nuestra existencia se hace verdaderamente presente cuando aparece una situación de necesidad. El mundo en el que vivimos circula a una velocidad constante, y quien disminuye el ritmo lo pasa mal.  Cuando se tiene un hijo o cuando se debe cuidar a un familiar enfermo se cae en una situación de notable desamparo porque no se pueden cumplir todas las exigencias. “Es curioso”, señala Del Olmo, lo poco conscientes que somos de la soledad en la que estamos. Es algo que no sabes de verdad lo que es hasta que no has de cuidar un niño o cuando un familiar requiere apoyo”.

4. Nos culpabilizan

La culpa siempre está presente a la hora de educar a los niños, porque uno nunca está seguro de estar haciendo lo correcto o de no provocar con sus acciones efectos contrarios a los pretendidos. Y los expertos actuales ayudan en gran medida a que nos sintamos peor.  "Hay autores como Laura Gutman que te dicen 'No te preocupes de lo que le pasa a tu hijo, preocúpate de lo que te pase a ti', lo que para mí es el paradigma de culpabilización de la madre. Porque aparte de culpabilizar, te mete en una dinámica rarísima, Parece que el niño no hace nada y que no existe. Un respeto para los niños, que tienen su personalidad”.

5. La ética, no la ciencia 

La respuesta posmoderna a los diagnósticos tan falibles de los expertos no ha sido la de buscar un conocimiento más adecuado, ni la de perseverar por la vía de una razón que nos llevaría a entender mejor las cosas. Su planteamiento daba por sentado que esa era una tarea quimérica (porque hay muchas respuestas posibles que varían en función de cada persona y de cada cultura, porque las recetas son tan provisionales que lo que vale ahora no sirve al poco tiempo, porque los expertos tratan de conocer lo incognoscible, etc.) por lo que reformulaban la cuestión en términos éticos. La pregunta no es qué deberíamos hacer con nuestros hijos, sino qué queremos hacer con ellos, qué clase de educación queremos darles y cómo nos gustaría que fuesen. Algo así sugiere Del Olmo, aunque con matices. “Mi postura es que esa cuestión es algo que debe resolverse en el ámbito de la ética y de las prácticas. Hay que ver qué quieres hacer con tus hijos y en qué tipo de persona te conviertes cuando actúas de una manera u otra con tus hijos. Y aun cuando en esas decisiones éticas o morales entra en juego también un montón de conocimiento científico y consejos expertos, la postura final es mucho más ética que deductiva”.

6. El capitalismo es el problema

El problema de fondo es que vivimos en una dinámica profundamente hostil a la crianza, por lo que la tarea esencial no sería la de seguir investigando en los factores biológicos o psicológicos que nos impiden ser buenas madres, sino la de imaginar cómo debería ser nuestro entorno para que a todos nos sea posible serlo, afirma del Olmo. Esta sociedad (capitalista) impulsa un sistema que va contra todo aquello que nos ayudaría a educar a los hijos. “Desde la óptica de los cuidados, la economía de mercado es una forma inempeorable de organizar la reproducción social”, escribe en ¿Dónde está mi tribu?

Esa idea que tanto defendieron las feministas de que el empleo remunerado produce grandes bienes está haciendo agua

Pero esta evidencia no siempre es puesta de manifiesto con la frecuencia que se debería, señala Del Olmo, porque solemos fijarnos en cuestiones que no son las centrales. Ocurre en el debate sobre si la mujer debe dejar de trabajar para cuidar a los hijos. La respuesta del liberalismo y de la izquierda han sido en los últimos años la misma, atribuyendo un poder liberador al trabajo que llevaba a rechazar su abandono por una tarea que se entendía propia de una sociedad patriarcal opresora y antigua.

Sin embargo, el asunto primero no es si relegar el trabajo a un plano secundario, sino si es posible. Hoy sólo una pequeña parte de la población posee capacidad económica para prescindir de un sueldo, y muchas madres siguen trabajando porque no tienen otro remedio. No han elegido nada, les ha sido impuesto. Además, señala Del Olmo, habría que poner en cuestión el poder liberador mismo del trabajo. “Esa idea que tanto defendieron las feministas de que el empleo remunerado produce grandes bienes está haciendo agua, como lo hace la visión del trabajo como fuente de relaciones personales estables, duraderas y empoderadoras. Vete a decirle a una cajera de supermercado que su trabajo es liberador, cuando tiene que esperar que su encargado le dé permiso para ir al lavabo y le cambian los turnos o incluso de centro para que no se haga amigas de otras cajeras o de los clientes, y todo por un sueldo mísero”.

De lo que se trata, sin embargo, no es de reivindicar la necesidad de que las madres puedan dejar sus trabajos para cuidar a sus hijos, “sino de entender que es necesario un marco social que permita hacerlo, que no obligue a que uno de los dos padres (o los dos) tengan que trabajar como perros todo el día, sino que haga posible trabajar, cuidar o ambas cosas”.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios