SÍ, PUEDES TENER SEXO EN LA PRIMERA CITA

Las cinco reglas del perfecto ligón que debes dejar de seguir

“Siempre que tienes una cita tienes que seguir 374 normas sobre cómo actuar, qué decir, cuándo llamar a la persona, cuándo besarla y cómo hacerlo”, aseguran

Foto: Las cinco reglas del perfecto ligón que debes dejar de seguir
Las cinco reglas del perfecto ligón que debes dejar de seguir
Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    “Siempre que tienes una cita tienes que seguir 374 normas sobre cómo actuar, qué decir, cuándo llamar a la persona, cuándo besarla y cómo hacerlo”, aseguran los reconocidos especialistas en relaciones de pareja Andrea Syrtash y Jeff Wilser en su último libro. “Se trata de reglas que no hacen más que insultar tu inteligencia: generan ansiedad e inseguridad, te hacen ser más cínico y, lo que es peor, pueden hacer que tu cita fracase”.

    En opinión de ambos especialistas, los libros y reportajes que se escriben actualmente sobre “cómo ligar” están desfasados y no responden a la realidad. Por eso, han decidido unir fuerzas en un nuevo manual, It's Okay to Sleep With Him on the First Date: And Every Other Rule of Dating, Debunked (Harlequin), en el que tratan de tirar por tierra algunas ideas que creemos ciertas sobre las relaciones de pareja pero que, en realidad, no tienen ninguna justificación.

    Los autores aseguran que los consejos que utilizan las palabras siempre y nunca no son de fiar pues, en el amor es necesario tomar riesgos y, en realidad, las mejores historias de romance parten de la ruptura de las reglas. Tal como ha explicado Wilser al New York Post, “no necesitamos ver una gráfica para saber cómo ligar. La gente usa estas reglas como excusa”. 

    Estas son las cinco normas de las que no deberíamos preocuparnos nunca más.

    1. No ligues por internet

    Hay ciertas cosas que, según los autores, no podemos evitar en los tiempos que corren, y una de ellas es ligar por internet, incluso practicar el sexting. Aunque cada vez más personas se lanzan a la piscina del amor en la red, hay quien sigue viendo la práctica como poco segura e impersonal, pero los estudios al respecto dicen lo contrario: las parejas formadas en internet parecen aguantar más que aquellas que empezaron cara a cara.

    Al empezar a salir con alguien, aseguran Syrtash y Wilser en su libro, no hay que tener miedo a compartir comentarios picantes vía internet, pero tenemos que tener cuidado con la privacidad y, sobre todo, con que lo que decimos no se nos vaya de las manos. Ante la duda, es mejor no practicar sexting si estamos achispados, y no pasarse de tono si aún no nos hemos acostado con la persona a la que tratamos de seducir.

    2. Nunca salgas con un compañero de trabajo

    El refranero español es muy explícito al respecto –“donde tengas la olla…”–, pero pese a lo mal visto que está empezar a salir con un compañero de oficina, es algo habitual y no tiene nada de malo. “La química puede aparecer en los lugares y de las formas que menos esperas”, asegura Syrtash, y tenemos que estar preparados para ello.

    Teniendo en cuenta que pasamos en la oficina más tiempo que en cualquier otra parte, no es nada extraño que surja el amor entre compañeros. De hecho, según un reciente estudio, la mitad de los trabajadores han mantenido relaciones sexuales con algún colega del trabajo. Lo importante en estos casos, explican en el libro, es no andar publicitando la relación por toda la compañía (pues puede haber malentendidos y se pueden dar todo tipo de situaciones violentas) y tener claro si estamos ante una cosa esporádica o ante algo más serio, pues podemos buscarnos problemas con las normas de recursos humanos de algunas empresas si el asunto se nos va de las manos.

    3. A las mujeres no les gustan los hombres simpáticos

    Uno de los libros más exitosos de la historia de los manuales para ligar es El método: al descubierto la sociedad secreta de los maestros de la seducción (Planeta), un libro del periodista Neil Strauss en el que se aconsejaba a los hombres usar un lenguaje más asertivo y directo como herramienta imprescindible para ligar. En su opinión, a las mujeres no les atrae los hombres agradables, si no los que son atrevidos y descarados. En definitiva, les gustan los macarras.

    Syrtash y Wilser insisten en que esta idea es una estupidez, no está respaldada por la realidad, y lo único que hace es perpetuar un estereotipo dañino, que no interesa a nadie. En opinión de Syrtash, simpático no es sinónimo de aburrido o débil: “Nunca he escuchado a nadie decir que no le gustaba un chico porque fuera considerado o que no le atraía porque escucha lo que el resto de gente tiene que decir y es atento”.

    4. Si el sexo es malo, corta

    Otra idea muy instalada en el inconsciente colectivo en lo que respecta a las relaciones amorosas es que si el sexo no funciona al comenzar a salir es que no va a funcionar nunca, y es mejor dejarlo y no perder el tiempo. Aunque Syrtash cree que la falta de química y pasión es un buen motivo para dar por terminada una relación, no cree que una primera experiencia sexual insatisfactoria sea razón suficiente para despachar a un amante. Toda pareja necesita un periodo de adaptación, en el cual el sexo puede no funcionar todo lo bien que debiera.

    “Muchas veces hablamos de mal sexo cuando en realidad nos hemos sentido incómodos por no haber encontrado el ritmo adecuado”, asegura Syrstash. En opinión de su compañero, no obstante, hay que distinguir entre sexo y pasión: si al besar a alguien en una primera cita no sientes deseo es preferible dejarlo cuanto antes.

    5. Nunca hagas el amor en la primera cita

    Los autores reconocen que puede haber razones legítimas para no querer acostarse con alguien en la primera cita, ya sea por que se prefiere mantener el cortejo o por cuestiones religiosas, pero lo que aseguran no tiene sentido es evitar hacer el amor sólo para que la otra persona considere que no eres el adecuado para una relación a largo plazo.

    “No pensamos que una chica no puede ser nuestra novia porque no ha esperado a hacerlo un mes”, asegura Wilser. “El mero hecho de esperar no crea química por arte de magia. Esperar a hacer el amor no nos hace pensar que estamos con la persona con la que queremos casarnos”. 

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    4 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios