NO TODO SE APRENDE EN LA ESCUELA

Los diez líderes que labraron su éxito al dejar los estudios

El desarrollador informático David Karp ha sido uno de los protagonistas de esta semana después de que Yahoo anunciara la compra de su red de microblogging Tumblr

Foto: Los diez líderes que labraron su éxito al dejar los estudios
Los diez líderes que labraron su éxito al dejar los estudios
Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    El desarrollador informático David Karp ha sido uno de los protagonistas de esta semana después de que Yahoo anunciara la compra de su red de microblogging Tumblr por 847 millones de euros. Nada más conocer la noticia un dato salió a la palestra: Karp abandonó el instituto en 2000, y desde entonces no ha vuelto a pisar un aula. No es algo de lo que se sienta especialmente orgulloso, tal como reconoció en una entrevista a Forbes, pero lo cierto es que no es el único empresario exitoso que ha llegado a lo más alto sin un título de bachillerato. Esta es la historia de otras nueve mentes autodidactas que han sabido suplir sus carencias educativas con talento, determinación y, quizás, algo de suerte.

    Vidal Sassoon

    Sassoon fue uno de los estilistas más influyentes de la historia, y uno de los más celebres peluqueros, pero nunca pasó por una escuela del ramo. Hasta los 11 años vivió en un orfanato judío de Londres, pues su madre, una emigrante serfardí de ascendencia española, no tenía fondos para cuidar a un hijo. Con 14 años dejó la escuela y trabajó como mensajero hasta que consiguió un empleo de aprendiz en una peluquería, que cambiaría su vida para siempre.  

    Después de luchar en la II Guerra Mundial y la guerra árabe-israelí de 1948 regresó a Londres, donde abrió su primer salón de belleza en 1954. Fue entonces cuando empezó a experimentar e inventó varios peinados como el clásico “corte bob”. Con el tiempo fue abriendo más peluquerías con su nombre y en 1973 creó su línea de productos para el cabello. Murió en 2012, con 84 años, con una fortuna estimada de 130 millones de dólares. 

    Quentin Tarantino

    El oscarizado director estadounidense abandonó el instituto con 15 años para dedicarse de lleno a sus clases de actor, que compaginaba con un trabajo en un cine X y, después, en un videoclub. Tarantino no se arrepiente de su decisión. En una entrevista con la BBC dejó clara esta cuestión: “Cuando la gente me pregunta si fui a la escuela de cine les digo, ‘no, fui al cine”.

    Si Tarantino alcanzó el éxito fue gracias a su determinación. Tras varios años escribiendo guiones que no llegaron a ninguna parte, en 1991 acabó lo que más tarde sería su debut, Reservoir Dogs, una película pensada para ser rodada de forma precaria, en 16 mm, con sus colegas del videoclub, dado que el presupuesto no daba para más. Pero el cineasta tuvo suerte, el guión cayó en manos del productor Lawrence Bender, que quedó fascinado con la historia y se decidió a hacer “una película de verdad”. Su éxito superó todas las expectativas.

    Mike Hudack (Blip.tv)

    Hudack abandonó la escuela con 16 años, para trabajar en una pequeña empresa de seguridad de Internet en Connecticut. En 2005, fundó Blip.tv, una plataforma de alojamiento para creadores de vídeo digital, orientada a la comercialización de series. En 2012 dejó su puesto como CEO para convertirse en gerente de producto de Facebook. Curiosamente es muy activo como conferenciante en universidades, pese a no haber pisado nunca una como alumno.

    François Pinault (PPR)

    El magnate francés François Pinault es la tercera persona más rica de Francia. Posee una fortuna valorada en 15.000 millones de dólares, y es el accionista mayoritario del conglomerado empresarial PPR, que incluye, entre otras muchas marcas, a Gucci, Yves Saint Laurent, Puma y la cadena FNAC.

    Se trata de uno de los pocos multimillonarios de la lista Forbes (está en el puesto 53) de ascendencia humilde. De hecho, dejó el Liceo en 1947 para trabajar en el aserradero de su padre, porque sus compañeros de escuela se burlaban de su origen pobre. En 1962 creó la tienda Pinault, un negocio familiar especializado en maderas y materiales de construcción. Poco a poco la tienda fue creciendo, se convirtió en cadena, y Pinault comenzó a ganar más y más dinero. Un dinero que supo invertir sabiamente.

    Nunca ha presumido de no ir a la escuela y, de hecho, empujó a su hijo y heredero, François-Henri Pinault, a estudiar en la Escuela francesa de altos estudios comerciales (HEC) para aprender los entresijos de la dirección de empresas.

    Kirk Kerkorian (Magnate de Las Vegas)

    Kerkorian es uno de los empresarios más poderosos de Las Vegas. Es dueño de nueve grandes casinos, como el MGM (su primer negocio en Las Vegas, que adquirió después de comprar el estudio de cine del mismo nombre), el Bellagio, el Excaliber y el Luxor. Su fortuna a día de hoy asciende a 3.300 millones de dólares, pero ni siquiera llegó a pasar por el instituto: abandonó la escuela en octavo de primaria. Fue boxeador y piloto durante la II Guerra Mundial. En 1962 compró un terreno en Las Vegas con el que dio el pelotazo. Desde entonces su fortuna ha estado ligada a la ciudad del vicio.

    Sir Richard Branson (Virgin Group)

    El polifacético empresario, dueño del grupo Virgin, al que pertenecen más de 360 empresas, abandonó la escuela con 16 años. Paradojicamente, lo hizo para fundar la revista Student, su primera empresa de éxito, dónde comenzó a realizar reseñas de discos. En 1970 fundó Virgin, una empresa con la que se dedicó a vender discos por correo, para más tarde editar sus propias grabaciones. Uno de sus primeros fichajes fue Mike Oldfield, al que editó Tubular Bells, un disco que se convirtió en superventas.

    Después de vender Virgin a EMI por 500 millones de libras Branson se ha dedicado a todo tipo de negocios, incluida la aviación aeroespacial. Y no se arrepiente de haber dejado la escuela. En su opinión, a día de hoy la universidad sólo sirve para que los estudiantes acumulen deudas innecesariamente, tratando de obtener unos conocimientos que no van a poder aplicar en el mundo real. 

    Joe Lewis (Tavistock Group)

    Lewis, la octava persona más rica de Inglaterra, dejó el instituto con quince años para trabajar en el negocio de catering de su padre, Tavistock Banquenting, en el que comenzó como mozo. Tras hacerse cargo de la empresa, y realizar varias adquisiciones exitosas, empezó a mover su dinero en el comercio de divisas, con el que logró amasar una importante fortuna. Actualmente el grupo Tavistock, del que es el principal accionista, posee más de 150 empresas de todo tipo, en 15 países.  

    Actualmente vive en las Bahamas, donde tiene el domicilio fiscal Tavistock, algo que no gusta en Reino Unido, donde lo consideran un evasor de impuestos. Lewis presume de llevar sus negocios la mayor parte del año desde un yate y reconoce que lo que más le gusta es coleccionar obras de arte.Tiene cuadros de Picasso, Matisse o Francis Bacon, cuyo valor total está estimado en 1.000 millones de dólares. No es de extrañar que no se haya arrepentido nunca de dejar la escuela.

    George Foreman

    Foreman es uno de los boxeadores más exitosos de la historia, dos veces campeón del mundo en la categoría de peso pesado. Aunque dejó la escuela con 15 años para dedicarse de lleno a entrenarse en el ring, no ha sido el boxeo el que le ha dado su inmensa fortuna, sino los negocios que ha emprendido tras retirarse de la competición. En 1989 se convirtió en la imagen de una parrilla eléctrica, bautizada como George Foreman Grill, de la que se han vendido más de 100 millones de unidades en todo el mundo, y con la que ha ganado 240 millones de dólares. Hasta 2004 trabajó, también, como comentarista de retransmisiones de boxeo en HBO.

    Carl Henry Lindner Jr. (American Financial / Cincinnati Reds)

    Cuando Linder falleció en 2011, dejando a sus herederos una fortuna estimada de 1.700 millones de dólares, la Universidad de Cincinnati puso su nombre a su escuela de negocios, desde entonces la Carl H. Lindner College of Business, en reconocimiento a sus contribuciones a la escuela, con la que realizó una gran labor filantrópica.

    Linder dejó el colegio con 14 años, durante la Gran Depresión, para trabajar como mensajero para la empresa de productos lácteos de su familia. Con el tiempo fue escalando posiciones y la empresa se convirtió en United Dairy Farmers, una cadena con casi 200 tiendas de conveniencia en el Medio Oeste. La fortuna de Linder fue creciendo hasta que en 1999 se convirtió en el CEO del equipo de baloncesto Cincinnati Reds, cargo por el que es conocido en EEUU.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios