Cómo convertirte en un auténtico líder de opinión en siete sencillos pasos
  1. Alma, Corazón, Vida
PROMOCIÓNATE SIN VENDER TU ALMA

Cómo convertirte en un auténtico líder de opinión en siete sencillos pasos

La comunicación digital ha roto el filtro mediático que antaño era necesario pasar para llegar a influir en la opinión pública. Las nuevas tecnologías han facilitado

placeholder Foto: Cómo convertirte en un auténtico líder de opinión en siete sencillos pasos
Cómo convertirte en un auténtico líder de opinión en siete sencillos pasos

La comunicación digital ha roto el filtro mediático que antaño era necesario pasar para llegar a influir en la opinión pública. Las nuevas tecnologías han facilitado el salto a la arena pública de cualquier persona, sin importar su lugar de procedencia, cultura o ideología. En realidad, solo se han cambiado unos gatekeepers por otros y, aunque la denominada “meritocracia” entre la comunidad online sea el requisito imprescindible para convertirse hoy en día en líder de opinión, las cualidades oratorias que se deben reunir son las mismas de siempre.

La escritora y coach Susan Harrow, autora de Cómo venderte sin vender tu alma (William Morrow), ofrece una serie de pistas y estrategias a seguir para todo aquel que pretenda promocionarse profesionalmente y convertirse en un líder de opinión. El objetivo es ambicioso y pocos llegarán a conseguirlo en su máxima expresión, pero con perseverancia y práctica nada es imposible.

1.- Especialízate y ofrece pistas para interpretar la realidad

Contextualizar un fenómeno de manera clara y sencilla, contribuyendo a discernir sus causas y consecuencias, es el primer requisito de un líder de opinión. Todo ello, mediante la interpretación de datos estadísticos o hechos puntuales que por algún motivo tengan especial relevancia para entender la realidad en la que vivimos. Los conocimientos sobre el tema que tratamos de comunicar deben ser profundos. Poco a poco, los especialistas irán desplazando a los opinólogos profesionales dispuestos a dar su valoración sobre cualquier tema.

2.- Anticípate a los acontecimientos

Ser capaz de leer cómo se desarrollarán los acontecimientos es una cualidad muy valorada entre los líderes de opinión. Cuando las predicciones no son evidentes y se refieren al medio o largo plazo, posiblemente no tendrán demasiada repercusión. Sin embargo, sí finalmente los hechos te acaban dando la razón, conseguirás aumentar tu capital simbólico (o meritocracia si hablamos de la red) y obtener la credibilidad necesaria para futuras ocasiones.

3.- Sé el primero en analizar cualquier fenómeno de tu terreno de influencia

La inmediatez de la comunicación digital, en parte por el poder cada vez más omnívoro de las redes sociales que convierten un determinado acontecimiento en trending topic en cuestión de minutos, nos obliga a formar parte de esa carrera por ser los primeros. Ya no se trata de contar o hacerse eco de algo, sino de analizarlo. Todo especialista y líder de opinión debe estar enganchado a la actualidad de su campo de influencia para que, cuando pase algo, sea el primero en ofrecer un análisis en su blog, página web o perfiles sociales. De la inmediatez dependerá que los medios de masas generalistas se interesen o no por nuestro punto de vista.Los especialistas irán desplazando a los opinólogos profesionales dispuestos a dar su valoración sobre cualquier tema

En un principio es difícil obtener presencia mediática y la competencia entre especialistas es grande. Pero una vez que se rompe esta barrera y se consigue aportar interés añadido con opiniones bien fundadas, será más fácil que los medios vuelvan a recurrir a ti en el futuro. Siempre ayudará tener un cierto conocimiento de los diferentes lenguajes de cada medio, ya sea televisión, radio o prensa escrita.

4.- Define públicamente tus principios y valores

Los marcos ideológicos o filosóficos con los que se interpreta la realidad deben ser públicos y reconocidos, pues de lo contrario solo se conseguirá generar desconfianza y rechazo. La sinceridad aporta valor añadido a los líderes de opinión y siempre es conveniente para ganarse el beneplácito de la opinión pública, tanto para los que comparten nuestros puntos de vista como para los que no. La reputación es fácil de arruinar y muy difícil de construir, por lo que el sentido común y la congruencia con los valores que se representan es fundamental. Nunca traiciones tus principios.

5.- Lidera algún tipo de organización

Es necesario conocer los diferentes lenguajes de cada medio, ya sea televisión, radio o prensaDirigir algún tipo de organización sin ánimo de lucro, ya sea una asociación, fundación, ONG o movimiento social es una herramienta útil para ganar visibilidad y credibilidad de cara a la opinión pública. El impacto social aumenta cuando las opiniones están respaldadas por una organización, pues ésta denota confianza al estar apoyada por el resto de miembros. Además, dependiendo de su pasado, aportará valor añadido a tus opiniones, firmeza y convicción, y será una punta de lanza para facilitar la presencia mediática.

6.- Busca la controversia y desafía lo establecido…

Los mensajes monolíticos y previsibles no aportan ningún valor al debate público, por lo que es casi imposible abrirse un hueco entre el selecto grupo de los líderes de opinión si no se va más allá de lo establecido. La controversia y las opiniones discordantes contra lo que se creía una verdad absoluta dan más juego y personalizan un mensaje que la opinión pública asociará a tu nombre y apellido. La crítica sistemática es peligrosa porque conlleva meterse en un terreno hostil en el que hay que estar muy seguros y contar con muchos argumentos de peso para defender las opiniones sin que arruinen nuestra reputación de por vida.

7.- …o no te posiciones y critica lo bueno y lo malo de ambos bandos

Una forma sencilla para no arriesgarse defendiendo posiciones que nadie antes había planteado, consiste en intentar mantenerse lo más neutral posible, destacando los aspectos positivos y negativos de dos opiniones contrapuestas. En lugar de tomar partido por una opción, una forma inteligente de ganar credibilidad será reflexionar sobre lo bueno y lo malo de cada idea, sin provocaciones ni excesos.