EL 25% PIENSA QUE OBAMA ES EL ANTICRISTO

Las extrañas teorías de la conspiración en las que creen los estadounidenses

Más de uno de cada cuatro estadounidenses piensan que “una élite con poder secreto” conspira para manejar el planeta a través de un gobierno mundial autoritario

Foto: Las extrañas teorías de la conspiración en las que creen los estadounidenses
Las extrañas teorías de la conspiración en las que creen los estadounidenses

Más de uno de cada cuatro estadounidenses piensan que “una élite con poder secreto” conspira para manejar el planeta a través de un gobierno mundial autoritario y creen en un Nuevo Orden Mundial. Es uno de los alarmantes datos que proporciona un estudio que acaba de ser publicado por Public Policy Polling, una organización estadounidense dedicada al sondeo y la información estadística. Los datos recogidos por la compañía muestran que, si bien algunas teorías de la conspiración más difundidas comienzan a ser rechazadas por los votantes estadounidenses, otras escalan posiciones con rapidez, como las relacionadas con el control por parte de un poder invisible o la negación de las amenazas climáticas.

Como señala el presidente de la organización, Dean Debnam, uno de los factores que influyen de manera clave en la persistencia o extinción de una creencia es la instrumentalización política que se realiza de la misma. Por eso, “teorías locas” como asegurar que la llegada a la Luna fue un montaje han terminado desapareciendo con el paso de las décadas, mientras que aquellas relacionadas con determinados posicionamientos políticos tienen una mayor incidencia en cuanto que encajan con la visión del mundo que los votantes de un partido u otro tienen, o sobre la seriedad con la que se toman la realización de este tipo de encuestas.

Eso explicaría que uno de cada cuatro americanos sospeche que Obama puede ser el Anticristo. El 13% de ellos estaba seguro de que el actual presidente americano era el diablo personificado, mientras que otro 13% se mostraba un poco más cauto y simplemente señalaba que no estaba seguro. Podría pensarse que todos los que piensan así son votantes republicanos, pero los datos muestran que hasta un 6% de los demócratas piensan que su líder es el Anticristo. Lo cual, todo sea dicho, quizá no diga demasiado sobre la credibilidad del presidente entre sus propios electores.

¿En qué creen los estadounidenses?

  • El calentamiento global es un invento. Más de un tercio de los consultados refrendaban esta tesis, que ha sido (y seguirá siendo) el punto más importante de debate en lo que concierne al medio ambiente. La influencia de la política es evidente en lo que respecto a este tema, ya que un 58% de los republicanos consideran que se trata de una conspiración, mientras que el 77% de los demócratas creen en las ideas que Al Gore contribuyó a difundir.
  • Saddam Hussein fue uno de los cerebros del 11 de septiembre. Los votantes americanos no son capaces de ponerse de acuerdo respecto a tal punto, una década después del luctuoso suceso y casi siete años del deceso del dictador. Los que piensan que no tuvo nada que ver y los que sospechan que sí se dividen en partes prácticamente iguales. En este caso, la filiación ideológica tiene una importancia relativa, ya que hasta el 40% de los seguidores de Obama consideraban esta versión como plausible.
  • Los alienígenas existen. Por poco, pero un 53% de los votantes estadounidenses creen en la existencia de seres de otros planetas, aunque este porcentaje es menor si se trata de demócratas, más escépticos que sus compatriotas republicanos.
  • Un OVNI se estrelló en Roswell. En la misma línea, un porcentaje semejante de creyentes en seres de otras galaxias consideran que la leyenda que rodea el Área 51 de Roswell es cierta. En este caso, llama la atención poderosamente las diferencias que existen entre razas, ya que los latinos creen dicha historia en un grado mucho mayor que los afroamericanos, bastante escépticos a tal respecto.
  • Las vacunas en la infancia están vinculadas con el autismo. Hasta un 54% de los consultados consideran que la administración de vacunas a una edad temprana influye en el desarrollo del autismo en los niños, a pesar de que existe una gran cantidad de investigaciones científicas que demuestran que tal relación no existe. La última de ellas fue publicada la semana pasada por el Instituto de Medicina estadounidense, a partir de los datos obtenidos de más de 1.000 infantes.

¿En qué no creen?

  • Los cambiaformas reptilianos mueven los hilos de la política. Los más jóvenes son los que creen con más fuerza en que los protagonistas de la serie V se han hecho con el control de la Tierra. Sin embargo, se trata de una de las teorías de la conspiración que han sufrido un mayor declive, y parece casi un reducto retrofuturista.
  • La industria farmacéutica es la culpable de la aparición de nuevas enfermedades. Un 69% de los consultados rechazaban dicha idea, aunque que más de un 30% dé pábulo a la misma indica que las farmacéuticas cada vez son más sospechosas a los ojos de los americanos.
  • JFK fue víctima de una conspiración. Otra de las teorías de la conspiración imbuidas de un carácter más generacional. Son los votantes de edad más avanzada los que dan un mayor pábulo a la idea de que detrás de la muerte del presidente en Dallas se encontraban organizaciones como el FBI, los rusos o seres venidos de otras galaxias.
  • Osama Bin Laden sigue vivo. Tan sólo un 6% de los americanos piensan que el saudí sigue vivo en algún lugar del planeta, mientras que un 11% declara no estar seguros. Aunque, quizá, en este caso, lo más lógico habría sido preguntar si el hombre que murió en Pakistán el dos de mayo de 2011 fue realmente Bin Laden o no.
  • Bigfoot existe. Cuando una leyenda urbana pasa a protagonizar películas y libros de ficción, y por eso mismo, se convierte en una figura de ficción, es más probable que la creencia en ella desaparezca. Es lo que ha ocurrido con el célebre Pies Grandes que, en teoría, ha sido avistado durante pasadas décadas en todos los estados del país americano. Sin embargo, corren malos tiempos para los monstruos de gran tamaño, ya que tan sólo un 14% de los consultados creen en dichos seres, aunque otro 14% manifiesta sus dudas.
  • Paul McCartney está muerto. Una de las leyendas urbanas más difundidas en el mundo de la música es aquella que dice que el autor de «Yesterday» falleció a mediados de los sesenta y fue sustituido por un impostor. A pesar de que se hayan ofrecido multitud de pistas que, en teoría, refrendarían dicha idea, que van del análisis exhaustivo (y obsesivo) de la portada de Abbey Road a la escucha de canciones al revés, tan sólo un 5% de los consultados consideran que esto sea cierto.
Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios