LOS EFECTOS SE NOTAN EN POCO TIEMPO

Olvídate del Viagra, el secreto para una buena vida sexual está en dejar de fumar

¿Cuál es la mejor forma de darle un nuevo impulso a nuestra vida sexual, al menos en lo que concierne a nuestro estado de forma física?

Foto: Olvídate del Viagra, el secreto para una buena vida sexual está en dejar de fumar
Olvídate del Viagra, el secreto para una buena vida sexual está en dejar de fumar

¿Cuál es la mejor forma de darle un nuevo impulso a nuestra vida sexual, al menos en lo que concierne a nuestro estado de forma física? Y al mismo tiempo, ¿de qué manera nos beneficia abandonar el consumo de tabaco? Pues parece ser que, como se sospechaba desde hacía tiempo, ambas cosas van íntimamente ligadas. Aparte de los incalculables beneficios que tiene en otros aspectos de nuestra salud el abandono del tabaco, varias investigaciones recientes han puesto de manifiesto que dejar de fumar mejora sensiblemente nuestra vida sexual. En concreto, mejorando la vitalidad, fortaleza y tamaño de nuestras erecciones.

Los científicos del VA Boston Healthcare System, encabezados por Christopher Harte, analizaron recientemente a un grupo de 65 hombres que pretendían dejar de fumar, y siguieron su evolución durante ocho semanas, período en el cual el único método utilizado para abandonar esta práctica era el de los parches de nicotina. Al final del proceso, el 31% de los participantes habían conseguido con éxito su objetivo. Una vez abandonaban todo tipo de relación con la nicotina, incluidos los parches, los efectos se dejaban notar: sus erecciones eran mejores, duraban más tiempo y alcanzaban la excitación sexual con más rapidez. Por eso mismo, los investigadores no han querido identificar estos problemas con el tabaco de por sí sino con la nicotina. Otro factor a destacar es que, además, estos efectos se dejaban notar con mucha velocidad y no influían a la hora de adelantar la eyaculación.

Efectos inmediatos, bienestar a largo plazo

El 20% de los participantes en el estudio habían manifestado tener problemas de erección antes de comenzar su análisis. De ellos, tres de cada cuatro de los que había conseguido abandonar el tabaco, consiguieron superar sus problemas sexuales una vez habían abandonado el consumo de este tipo de productos. Sin embargo, curiosamente, también el 61% de los que habían recibido el tratamiento pero no habían conseguido dejar de fumar mejoraron su situación, aunque los investigadores señalan que se trata de una diferencia lo suficientemente significativa como para concluir que dejar de fumar repercute de manera positiva en nuestros genitales.

Los investigadores consideran que puede ser una forma útil de alejar a los hombres del tabacoUna puerta abierta a la esperanza, por lo tanto, en cuanto que se ha detectado un factor que puede mejorar sensiblemente la situación de los que sufren este tipo de problemas. Sin embargo, los investigadores advierten que no debemos identificar rápidamente esto con una mejora subjetiva de la vida sexual de la pareja, puesto que como afirman, en ella influye en un alto grado la otra persona así como otros factores más psicológicos. A pesar de ello, se considera que una percepción más positiva terminará surgiendo tarde o temprano, en cuanto que se ha superado uno de los grandes escollos que pueden surgir en nuestra vida sexual.

Los peligros sexuales de la nicotina

Con el objetivo de obtener estos resultados, se realizaron tres pruebas diferentes a los hombres que participaron en el estudio, antes, durante y después del tratamiento. Para ello se empleó un pletismógrafo, aparato utilizado para medir el volumen y la presión de un órgano, y que por lo general es empleado para diagnosticar enfermedades pulmonares o cardiacas. En este caso fue utilizado para medir el miembro viril de los 65 fumadores. Los investigadores han celebrado los nuevos descubrimientos como una nueva manera de convencer a la población masculina de la necesidad de abandonar el consumo de tabaco, ya que puede ser aún más importante que el riesgo de sufrir cáncer de pulmón o problemas de corazón, que debido a que aparecen en el largo plazo suelen ser infravalorados por los fumadores. Estos nuevos avances, que se perciben rápidamente, pueden ser el acicate necesario para abandonar el tabaquismo.

Los que fuman más de una cajetilla al día tienen un 60% de posibilidades más de sufrir problemas de erecciónOtros estudios han señalado en la misma dirección, aunque en sentido opuesto: los problemas de erección suelen aparecer con más frecuencia entre los fumadores. Por ejemplo, el realizado en 2003 y presentado en la conferencia anual de la Asociación Americana del Corazón, que utilizaba otras investigaciones previas para sostener que se debe abandonar el tabaco si no se desea tener problemas de erección ya en el corto plazo. Los datos obtenidos a partir del análisis de 4.764 chinos dejaban poco lugar a la duda: los hombres que fuman o que fumaron en un pasado tienen un 30% más de posibilidades de padecer este tipo de problemas, mientras que tan sólo el 12% de los no fumadores los sufren. Una cifra que aumentaba hasta el 60% en aquellos casos en los que se fumaban más de 20 cigarros al día, es decir, algo más de una cajetilla. Lo que ocurre con el tabaco es que da lugar a la arterioesclerosis, es decir, produce un endurecimiento de las arterias y su estrechamiento, provocando que fluya la sangre por los vasos con una mayor dificultad.

Un crisol de razones para dejarlo

Aunque este nuevo descubrimiento parezca una razón más que suficiente para dejar el vicio, abandonar el tabaco no reporta más que ventajas a nuestro organismo. Aparte de que, como se ha mencionado anteriormente, reduce significativamente el riesgo de sufrir un cáncer de pulmón o problemas cardiacos, el tabaco resulta altamente dañino para nuestra dentadura y nuestras encías. No sólo en un sentido estético, proporcionando una imagen de suciedad, sino porque un fumador empedernido puede tener hasta seis veces más posibilidades de perder sus dientes que un no fumador.

Además, conviene recordar que el tabaco aumenta la infertilidad y perjudica la calidad del semen, aunque también puede dañar los ovarios en el caso de las mujeres, así como interferir en la capacidad del cuerpo para generar estrógenos, lo que suele adelantar la menopausia. Por último, la nicotina daña severamente nuestra piel, algo que no repercute únicamente en nuestra belleza. Cada vez más científicos se están planteando la posibilidad de que el consumo de tabaco contribuya a la aparición del cáncer de piel, tal y como planteó este año un grupo de investigadores del Centro de Estudios del Reino Unido para el Control del Tabaco de la Universidad de Nottingham en Inglaterra. Según los datos proporcionados por el centro, fumar podía aumentar en un 52% el riesgo de padecer carcinoma cutáneo.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios