Es noticia
"Mira a tu pareja a los ojos": diez consejos para mejorar tus relaciones
  1. Alma, Corazón, Vida
EL PODER DE LAS EMOCIONES POSITIVAS

"Mira a tu pareja a los ojos": diez consejos para mejorar tus relaciones

La estabilidad de las parejas y el éxito de las relaciones afectivas en general residen en la reciprocidad de las actitudes positivas entre ambas partes. El

Foto: "Mira a tu pareja a los ojos": diez consejos para mejorar tus relaciones
"Mira a tu pareja a los ojos": diez consejos para mejorar tus relaciones

La estabilidad de las parejas y el éxito de las relaciones afectivas en general residen en la reciprocidad de las actitudes positivas entre ambas partes. El poder de las emociones se subestima en ocasiones, lo que provoca que los vínculos afectivos se acaben rompiendo. Como nunca es demasiado tarde para profundizar el amor con tu pareja o construir unas mejores relaciones con los compañeros de trabajo y amistades, el psicoterapeuta Barton Goldsmith ofrece en la revista Psychology Today diez consejos para mejorar los vínculos afectivos:

  • Aceptar los defectos de los demás es el primer paso para crear relaciones duraderas y felices. Sobre esta base, los desaciertos o errores se asumirán de forma menos traumática y dejarán de ser un factor decisivo a la hora de deteriorar o incluso romper los vínculos afectivos. De este modo, también se apreciarán mucho más los aspectos positivos del otro y se valorará a las personas en su justa medida sin tener que ofenderse por ello ni incurrir constantemente en descalificaciones.  
  • Las muestras de cariño no deben perderse de vista, a pesar del paso del tiempo que contribuye a enfriar este tipo de gestos. El psicólogo Goldsmith es tajante en este sentido: “Las parejas que se tocan y se agarran suelen tener menos discusiones y disfrutan más de la vida”. El tacto es pues, una de las formas de comunicación más poderosas.
  • La pareja y los amigos son el mejor trampolín para alcanzar la felicidad, por lo que cuidar su bienestar beneficiará a uno mismo, aun en los momentos difíciles. Si tu pareja tiene un problema debes ser el primero en estar allí.
  • Es importante verbalizar las emociones y los sentimientos. No siempre expresamos con palabras lo que pensamos, principalmente cuando se trata de cuestiones positivas, pero para mantener una buena relación es fundamental acostumbrarse a decir las cosas. Tanto hombres como mujeres necesitan a menudo comprobar que son valorados por sus allegados.
  • Mirar a tu pareja a los ojos, tomar su mano y simplemente darle las gracias por estar en tu vida es una de las herramientas más poderosas para reforzar los lazos de cariño. Nunca debemos cansarnos de dar las gracias y reconocer con un beso o un abrazo los buenos gestos de los demás.
  • Ser honestos y mantener el compromiso de esforzarse por el bien común ayuda a superar las malas rachas o problemas por los que pueda atravesar una relación. Todo el mundo se merece una segunda oportunidad.
  • Recordar los buenos momentos de vez en cuando ayudará a sacar las fuerzas necesarias para reencaminar una relación si se está pasando por un mal momento. Revivir los episodios más felices da una motivación extra para afrontar los baches y mirar al futuro.
  • Estar disponibles cuando la pareja o amigos lo necesiten y apoyarse mutuamente son dos de los tres pilares de las relaciones amorosas o de amistad. El tercero es la lealtad, por lo que es mejor solventar siempre las dudas de compromiso mutuo.
  • Todo el mundo necesita en algún momento un hombro sobre el que apoyarse. Hay quien piensa que esta necesidad es una señal de debilidad, pero esconderlo sólo complicará las cosas con la gente que te rodea. Además generará inseguridad por parte del propio afectado y desconfianza por parte de las personas que lo rodeen.
  • Es necesario aclarar cualquier cambio en los sentimientos que se profesen hacia los demás. Si surgen las dudas, lo mejor es admitirlo y discutirlo con la otra persona. La conversación es la mejor herramienta para saber realmente lo que se quiere y lo que realmente se espera de uno.