Es noticia
Las falsas creencias que te impiden seguir un régimen
  1. Alma, Corazón, Vida
LOS 'ERRORES DE ATRIBUCIÓN' NOS CONDICIONAN

Las falsas creencias que te impiden seguir un régimen

"No estoy hecho para el deporte", "mi metabolismo no me permite adelgazar", "no puedo comer nada que sea verde porque me produce arcadas" o "tengo el

Foto: Las falsas creencias que te impiden seguir un régimen
Las falsas creencias que te impiden seguir un régimen

"No estoy hecho para el deporte", "mi metabolismo no me permite adelgazar", "no puedo comer nada que sea verde porque me produce arcadas" o "tengo el gen de la gordura". Estas son algunas de las frases más repetidas entre la gente con sobrepeso para justificar un estilo de vida sedentario y unos hábitos alimenticios poco saludables. Unas afirmaciones cargadas de resignación que no hacen más que reforzar un estado de ánimo complaciente. Así, difícilmente se logrará perder peso.

Para los psicólogos especialistas en pensamiento positivo, estas actitudes ante la vida nos colocan en un callejón sin salida porque impiden cambiar la personalidad. Unos pensamientos que, a la larga, se convierten en creencias irrefutables, confundiendo así la personalidad con una cualidad innata, por lo que desaparece la voluntad necesaria para cambiar nuestras actitudes sin conseguir perder esos kilos de más.

Las conductas no son inamovibles y todos tenemos la posibilidad de cambiar. Para la investigadora de la Universidad de Massachusetts Sherry Pagoto, el pensamiento negativo surge a menudo cuando pasamos por un problema o estamos intentando superar algún problema. “Lo que hacemos se denomina ‘error de atribución’ porque vinculamos un comportamiento que tenemos de forma circunstancial a nuestra personalidad”. Una forma de ver la vida que no facilita los cambios.Los pensamientos negativos nos limitan hasta meternos en un callejón sin salida

Cuando los pensamientos negativos invaden nuestra forma de pensar, añade Pagoto, “caeremos inevitablemente en el fracaso”. La primera vez que uno se propone adelgazar surgen una serie de dificultades que pueden hacernos tirar la toalla pero si se identifican los obstáculos, solo hará falta una buena dosis de voluntad y tiempo, para limar estas circunstancias hasta conseguir alcanzar las metas marcadas. Tener un estilo de vida saludable cuesta, pero si realmente se tienen ganas se acabarán superando todas las adversidades que surjan.

El que quiere, puede

Para Pagoto la clave del éxito no está necesariamente en tener siempre un pensamiento positivo, sino en relativizar las impresiones que uno tiene sobre sí mismo. Es decir, tener una visión equilibrada, que no sea ni muy negativa ni tampoco demasiado positiva. Ambas estrategias son peligrosas, puesto que la negatividad nos paraliza y el exceso de pensamiento positivo nos lleva al fracaso al creer que se logrará alcanzar un objetivo sin el esfuerzo suficiente. Además, de esta forma nunca se encontrará una explicación adecuada al fracaso, que es la base para comenzar el cambio.Las conductas no son inamovibles y todos tenemos la posiblidad de cambiar

El pensamiento no es más que el narrador omnisciente de nuestra de forma de ser, por tanto moldea la forma en la que nos vemos a nosotros mismos. Con cierto entrenamiento, moldeando esta narración también podremos cambiar nosotros. Escribir las experiencias del día a día en un diario ayuda a identificar los puntos débiles y a buscar soluciones a los problemas.

Pagoto recomienda que, frente a las frases con las que se inicia este artículo, cada persona se mentalice de sus capacidades escribiendo algunos razonamientos como:

-"Si sigo haciendo deporte cada día, dentro de un tiempo dejará de costarme tanto".

-"No me gustan las verduras o ensaladas, pero si las incluyo en mi dieta poco a poco dejarán de ser tan desagradables".

-"Aunque mi metabolismo tienda a que engorde, puedo adelgazar si me lo propongo".

-"Si sigo luchando, lograré alcanzar mis objetivos".

Los pensamientos negativos limitan las conductas mucho más de lo que creemos hasta meternos en un callejón sin salida. Lo fundamental, explica Pagoto, es no ponerse barreras y no tirar la toalla antes de superar el problema.