¿Promueven los medios de comunicación conductas suicidas?
  1. Alma, Corazón, Vida
EN ESPAÑA HUBO 3.429 CASOS EN 2009, MÁS QUE FALLECIDOS EN ACCIDENTES DE TRÁFICO

¿Promueven los medios de comunicación conductas suicidas?

El suicidio es una realidad compleja, poliédrica y multifactorial que proviene de factores estresantes tales como el paro, los suspensos, las rupturas sentimentales o el diagnóstico

El suicidio es una realidad compleja, poliédrica y multifactorial que proviene de factores estresantes tales como el paro, los suspensos, las rupturas sentimentales o el diagnóstico mortal de una enfermedad. Estas causas hacen que el suicidio se haya extendido como la pólvora por Occidente. Tal es así que seis de los diez países con mayor índice de suicidio son miembros de la Unión Europea.

El suicidio y sus tentativas es un problema de salud pública muy grave. En los países industrializados está entre las diez primeras causas de muerte, en el grupo de edad de 15-24, ocupa entre la segunda y la tercera causa; en el grupo de edad de 35-45 años de edad, la cuarta causa de muerte; y entre los 45-65 años, entre la quinta y la octava.

En España, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística correspondientes a 2009, se consuman 3.429 suicidios, más que fallecidos por accidentes de tráfico (2.588), ahogados (2.292) y precipitados (1.920). A pesar de estas cifras, el suicidio en muchas ocasiones puede prevenirse. Sin embargo, la realidad es muy distinta. Las autoridades ‘pasan’ de tomar medidas para frenar esta lacra y los medios de comunicación, en ocasiones, incluso promueven comportamientos suicidas.

En Escaleras para la Dependencia, programa de Radio Inter, el psicólogo y presidente de la Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio, Javier Jiménez, asegura que el “suicidio se puede prevenir en muchos casos, pero no hay programas de prevención en España. Creo que este tipo de muertos no interesan a nadie más que a sus seres queridos”. Para estos casos, Jiménez recomienda los programas de Finlandia y la isla sueca de Gotland, “que sí han funcionado”.

Para más inri, los expertos señalan que los medios de comunicación en ocasiones promueven el denominado ‘Efecto Contagio’, perjudicando más que ayudando a la Prevención del Suicidio. Sin embargo, tampoco vale dar la callada por respuesta, sino informar de modo responsable: “Hay que hablar del suicidio. Si no se habla, parece que el problema no existe y si no existe, ¿para qué se va prevenir?”. En este sentido se recomiendan las siguientes directrices:

1.- Evitar el sensacionalismo, sobre todo cuando se habla de celebridades.

2.- Evitar publicar fotos y notas de despedida. La noticia no debe aparecer en primera página.

3.- No hay que dar una descripción detallada, y menos del método y de cómo lo obtuvo.

4.- No hay que dar explicaciones simplistas, ni tampoco ponerlo como algo inexplicable.

5.- No hay que glorificar al suicida. No son ni héroes, ni cobardes.

6.- Hay que lanzar un mensaje solidario con los familiares sobrevivientes

7.- No utilizar expresiones del tipo “epidemia de suicidios”.

8.- Hay que suministrar información de ayuda.

9.- Hay que dar difusión de los factores de riesgo, factores protectores y señales de alerta.

10.- Hay que romper falsos mitos.

11.- Hay que utilizar fuentes fiables y que los expertos te ayuden a interpretar las estadísticas.

12.- Hay que transmitir que el suicidio en muchos casos, se puede prevenir.