La sustitución protésica del disco invertebral, una técnica en auge

Tradicionalmente, en la cirugía vertebral, tanto cervical como lumbar, se vienen realizando fusiones para suplir la eliminación del disco intervertebral, que sirve de amortiguador entre dos

Foto: La sustitución protésica del disco invertebral, una técnica en auge
La sustitución protésica del disco invertebral, una técnica en auge
Autor
Tags
    Tiempo de lectura9 min

    Tradicionalmente, en la cirugía vertebral, tanto cervical como lumbar, se vienen realizando fusiones para suplir la eliminación del disco intervertebral, que sirve de amortiguador entre dos vértebras. Durante muchos años, esta técnica ha ido solucionando los problemas que han acontecido en este ámbito, pero plantea algunos inconvenientes en la evolución del paciente a largo plazo, como la limitación de la característica movilidad de la columna vertebral.

     

    “La técnica de la fusión conlleva la degeneración discal adyacente, como consecuencia del incremento de la carga de trabajo que sufre la vértebra situada junto a la fusionada”, señala el doctor Pablo Palacios, codirector del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro y de la Jornada de Sustitución Protésica del Disco Intervertebral, junto al doctor Eduardo Hevia Sierra. “Hay muchos estudios que demuestran que el segmento adyacente se degenera por estar trabajando de más”, añadió el doctor Palacios.

     

    Cada vez más, se busca preservar la mayor cantidad de movimiento posible en la columna vertebral mediante el empleo de prótesis en los discos intervertebrales, igual que ocurre en la cadera y la rodilla. La sustitución protésica del disco intervertebral es una técnica en auge, que ha demostrado su efectividad a corto y medio plazo. No obstante, “todavía nadie ha vivido el tiempo suficiente como para tener la certeza de que estos buenos resultados se van a mantener en el tiempo”, apuntó el especialista.

     

    La experiencia con esta técnica apenas alcanza los diez años en España, al igual que en el resto de Europa. De momento, las prótesis cervicales “están indicadas fundamentalmente en radiculopatías (lesiones en una raíz nerviosa), daños en la médula espinal, mielopatías (degeneración o desplazamiento del disco intervertebral), hernias de disco y estenosis del canal”, afirmó el doctor Palacios. En relación con la columna lumbar, la sustitución protésica está indicada principalmente en la enfermedad discal degenerativa.

     

    “El amplio conocimiento que se tiene de las prótesis de cadera y de rodilla está permitiendo la ampliación de las indicaciones en las del disco intervertebral”, según el especialista. En el momento actual, hay diferentes modelos protésicos para “estos amortiguadores de la columna”, y de todos ellos se ha habló durante esta jornada, organizada en colaboración con la Facultad de Medicina de la Universidad CEU-San Pablo, con el auspicio de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología, en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro.

     

    Antes de la aparición de las primeras prótesis de cadera, en torno a 1960, también se aplicaba la técnica de las fusiones en esta articulación, algo que ni siquiera se plantea en la actualidad. Desde entonces, “los materiales con que se elaboran y las maneras de incorporarlos al hueso han evolucionado de manera considerable”, destacó el doctor Palacios. “También conocemos mejor los efectos que pueden tener dichos materiales en la salud general del paciente”.

     

    En relación con el diagnóstico de la patología discal, la única resonancia magnética vertical que hay en España, ubicada en el Hospital Universitario Madrid Montepríncipe, abre unas expectativas importantísimas. “Las pruebas de imagen estáticas no son capaces de detectar aquellas enfermedades de la columna que todavía no están completamente desarrolladas, pues la posición horizontal suele recolocar los discos y dar apariencia de normalidad, evitando así un diagnóstico más precoz”, añadió el especialista.

     

    Eficacia diagnóstica de la resonancia vertical

     

    En este sentido, el doctor Antonio Ferreiro Pérez, del Servicio de Radiología del Hospital Universitario Madrid Montepríncipe, explicó que la realización de una prueba en una resonancia magnética vertical aumenta claramente el área de la zona de disco herniado frente a los resultados obtenidos con resonancias horizontales en pacientes con hernia de disco. Así, “la resonancia vertical ajusta mucho mejor el diagnóstico en estos pacientes, lo que ayuda muchísimo a la hora de prescribir un tratamiento apropiado y ajustado a cada caso”.

     

    Por su parte, el doctor Hevia Sierra, habló de las indicaciones y posibles complicaciones de las prótesis de disco lumbar, así como de la forma de solucionarlas. “Estas prótesis ofrecen una posibilidad de tratamiento excelente para un grupo pequeño de pacientes en los que el problema no puede resolverse con artrodesis o fusiones”, explicó. “No todas las patologías discales son subsidiarias de una prótesis lumbar -añadió el doctor Hevia-, sino sólo los pacientes que cumplen una serie de requisitos, como que mantengan un disco negro y tengan un dolor de origen discogénico; es en ellos en los que las prótesis de disco están demostrando ser altamente eficaces”.

     

    No obstante, el especialista insistió en la necesidad de un “hábito quirúrgico muy depurado para realizar este tipo de abordajes, anterior a la columna”, ya que “la propia vía de abordaje presenta una serie de complicaciones, por lo que es fundamental realizar estas cirugías en hospitales que cuenten con la asistencia de otras especialidades, como Cirugía General y Cirugía Vascular, que en un momento dado pueden ser necesarias”. “Lo importante, a día de hoy, es que el abordaje sea multidisciplinar”, añadió el Dr. Hevia.

     

    Prótesis de disco cervical y de discos lumbares

     

    En cuanto a las prótesis de disco cervical que fracasan, el doctor Nicomedes Fernández-Baillo, jefe de equipo de Traumatología en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, explicó que “estos problemas se pueden resolver haciendo una extracción de la prótesis y una fusión al nivel en el que ésta se encuentra”. Según explicó en la jornada, su experiencia en la solución de fracasos en este tipo de pacientes, siempre que los especialistas al cargo sean experimentados, está siendo satisfactoria.

     

    Para el doctor Palacios, “las prótesis de disco cervical mantienen el ‘gold estándar’ o ‘patrón oro’ de la cirugía cervical, obteniéndose iguales o mejores resultados que con las mejores cirugías cervicales, por lo que representan una posibilidad francamente buena de tratamiento de los pacientes y tienen una perspectiva de futuro realmente prometedora”.

     

    Finalmente, el doctor José Alía Benítez, del servicio de Traumatología y Ortopedia del Hospital Universitario de Madrid y responsable de la Unidad de Cirugía de la Comuna de este centro, habló sobre la implantación de prótesis de discos lumbares, para la que insistió en la necesidad de seleccionar muy cuidadosamente a los pacientes subsidiarios de esta técnica. “Si este tipo de intervenciones se realizan por un grupo quirúrgico con amplia experiencia en esta cirugía, en un centro con los requerimientos suficientes para resolver las posibles complicaciones que puedan aparecer y con una selección correcta de los pacientes, los resultados son bastante buenos”, añadió el doctor Alía.

    La sustitución protésica del disco invertebral, una técnica en auge

     

    Tradicionalmente, en la cirugía vertebral, tanto cervical como lumbar, se vienen realizando fusiones para suplir la eliminación del disco intervertebral, que sirve de amortiguador entre dos vértebras. Durante muchos años, esta técnica ha ido solucionando los problemas que han acontecido en este ámbito, pero plantea algunos inconvenientes en la evolución del paciente a largo plazo, como la limitación de la característica movilidad de la columna vertebral.

     

    “La técnica de la fusión conlleva la degeneración discal adyacente, como consecuencia del incremento de la carga de trabajo que sufre la vértebra situada junto a la fusionada”, señala el doctor Pablo Palacios, codirector del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro y de la Jornada de Sustitución Protésica del Disco Intervertebral, junto al doctor Hevia Sierra. “Hay muchos estudios que demuestran que el segmento adyacente se degenera por estar trabajando de más”, añadió el doctor Palacios.

     

    Cada vez más, se busca preservar la mayor cantidad de movimiento posible en la columna vertebral mediante el empleo de prótesis en los discos intervertebrales, igual que ocurre en la cadera y la rodilla. La sustitución protésica del disco intervertebral es una técnica en auge, que ha demostrado su efectividad a corto y medio plazo. No obstante, “todavía nadie ha vivido el tiempo suficiente como para tener la certeza de que estos buenos resultados se van a mantener en el tiempo”, apuntó el especialista.

     

    La experiencia con esta técnica apenas alcanza los diez años en España, al igual que en el resto de Europa. De momento, las prótesis cervicales “están indicadas fundamentalmente en radiculopatías (lesiones en una raíz nerviosa), daños en la médula espinal, mielopatías (degeneración o desplazamiento del disco intervertebral), hernias de disco y estenosis del canal”, afirmó el doctor Palacios. En relación con la columna lumbar, la sustitución protésica está indicada principalmente en la enfermedad discal degenerativa.

     

    “El amplio conocimiento que se tiene de las prótesis de cadera y de rodilla está permitiendo la ampliación de las indicaciones en las del disco intervertebral”, según el especialista. En el momento actual, hay diferentes modelos protésicos para “estos amortiguadores de la columna”, y de todos ellos se ha habló durante esta jornada, organizada en colaboración con la Facultad de Medicina de la Universidad CEU-San Pablo, con el auspicio de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología, en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro.

     

    Antes de la aparición de las primeras prótesis de cadera, en torno a 1960, también se aplicaba la técnica de las fusiones en esta articulación, algo que ni siquiera se plantea en la actualidad. Desde entonces, “los materiales con que se elaboran y las maneras de incorporarlos al hueso han evolucionado de manera considerable”, destacó el doctor Palacios. “También conocemos mejor los efectos que pueden tener dichos materiales en la salud general del paciente”.

     

    En relación con el diagnóstico de la patología discal, la única resonancia magnética vertical que hay en España, ubicada en el Hospital Universitario Madrid Montepríncipe, abre unas expectativas importantísimas. “Las pruebas de imagen estáticas no son capaces de detectar aquellas enfermedades de la columna que todavía no están completamente desarrolladas, pues la posición horizontal suele recolocar los discos y dar apariencia de normalidad, evitando así un diagnóstico más precoz”, añadió el especialista.

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios