El 69, en peligro de extinción

La crisis acaba con todo. Vacía los bolsillos y elimina el deseo sexual de muchas parejas. Dicen los expertos que en esta época de economía de

Foto: El 69, en peligro de extinción
El 69, en peligro de extinción
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    La crisis acaba con todo. Vacía los bolsillos y elimina el deseo sexual de muchas parejas. Dicen los expertos que en esta época de economía de fregasuelos nos volvemos más conservadores en la cama; que la incertindumbre y las posturas más fundamentalistas han vuelto a escena. ¿Quién le iba a decir al 69 que tendría los días contados?

    Dicen también que cuando pase la tormenta y vuelva la bonanza económica relajaremos las costumbres retomando el aperturismo y los comportamientos sexuales alternativos. Quienes han dedicado su vida al estudio del comportamiento sexual aseguran que el moralismo es nuestro peor enemigo. Que sólo nos debemos preocupar por la responsabilidad de nuestros actos basándonos siempre en el respeto mutuo y que debemos ser libres entre las sábanas.

    Pero, ¿y qué pasa en aquellas parejas que antes de la crisis no vivían una sana relación sexual o que ni siquiera la vivían? ¿qué les queda a ellos? Diferentes investigadores coinciden en que, para que la pareja sobreviva al huracán hay que tener buenas aptitudes de comunicación, hacer con la pareja de manera habitual actividades nuevas que supongan un reto, celebrar juntos los éxitos de la otra persona, no estar sometido a grandes causas de estrés ajenas a la relación y que ninguno de los dos miembros de la pareja sufra ansiedad o depresión. Seguir estos pasos es bien complicado cuando la situación económica de los miembros de la pareja no está para echar cohetes. ¿Qué actividades hacer cuando no hay una cartera solvente en el bolsillo? ¿Cómo evitar el estrés y la depresión que le suceden?

     

    Si se puede, hay que intentar que los factores ajenos no entren en la habitación después de haber cerrado la puerta. De momento, no hay otro remedio, aunque un estadounidense se ha presentado como el salvador de la causa. No sabemos si será antes de que acabe la crisis o después, pero Larry Young, de la Universidad Emory de Atlanta, alerta sobre una poción del amor basada en la oxitocina -hormona que se libera durante el coito- que se dispensará en farmacias: un fármaco que manipula los sistemas cerebrales a voluntad para aumentar o reducir nuestro amor por otra persona reforzando el vínculo emocional, aunque cabría suponer que entre los efectos secundarios podría estar la mala puntería de cupido... Objeciones aparte, lo que es cierto es que, si bien la atracción sexual puede dispersarse entre varias personas distintas, el enamoramiento sólo puede focalizarse en una, como ha demostrado el investigador Stony Brook, en su extenso estudio sobre la duración de la pasión en las relaciones maduras. ¿Estará el ‘contigo pan y cebolla’ también en riesgo de extinción?

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    3 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios