A Naturhouse le llueven las demandas

Ésta no está siendo una buena semana para Naturhouse. El martes nos desayunamos con la noticia de que la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (AEDN) va a

Foto: A Naturhouse le llueven las demandas
A Naturhouse le llueven las demandas
Autor
Tags
    Tiempo de lectura5 min

    Ésta no está siendo una buena semana para Naturhouse. El martes nos desayunamos con la noticia de que la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (AEDN) va a denunciar a la empresa ante el Ministerio de Sanidad por la "falta" de profesionales en sus centros "a pesar de que en su publicidad hacen mención expresa a que en las tiendas te atenderá tu dietista”. Y el miércoles era la asociación de consumidores FACUA quien denunciaba a la cadena de centros de adelgazamiento porque "incumple la prohibición de aportar testimonios de supuestos clientes y hace referencia al ritmo o a la magnitud de la pérdida de peso" incumpliendo el Real Decreto 1.907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.

     

    Sobre la denuncia que pretende ponerles la AEDN, desde Naturhouse no quisieron hacer declaraciones el martes remitiéndose a que “en su día hicimos declaraciones”.  El responsable de prensa de la cadena, Robert Pastor, argumentó a El Confidencial que: “En nuestra página web y en las revistas figura la información que exigimos sobre nuestros trabajadores”. Ayer, puestos en contacto con él para tratar sobre la denuncia de FACUA, que nada tiene que ver con la de la AEDN, el encargado de comunicación de Naturhouse no apuntó nada al respecto pero sí envió un comunicado en el que informan de que han interpuesto una demanda civil y estudian la vía penal ante la "falsedad" vertida por el presidente de AEDN.

     

    “En Naturhouse prima el negocio sobre la salud”

     

    El portavoz de FACUA, Pablo Castilla, se enteró ayer de la denuncia de los dietistas por este medio aunque la coincidencia en el tiempo es mera casualidad. “Hacía tiempo que llevábamos preparando la denuncia, que tuvimos que retrasar por temas como el de los caramelos chinos. Nosotros no entramos a valorar los métodos pero sí denunciamos el hecho de que hablen de kilos, plazos y personas que dan su testimonio -entendemos que verdadero aunque puede ser falso- porque la normativa vigente lo prohíbe. Si sus dietas funcionan, no pueden funcionar igual con todas las personas por lo que deben acotar esta publicidad irregular. Puede haber personas que piensen que se adelgaza con sus productos cuando en realidad por lo que se adelgaza es por la dieta. Al vender una marca propia hacen negocio con un producto que lo hay de otras marcas, más baratos, en otros establecimientos porque no es una fórmula mágica. No es un producto único”.

     

     

    En la misma línea, la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu, comenta a El Confidencial que “nosotros hicimos un estudio (la imagen de la izquierda pertenece al mismo) a primeros de año sobre varios centros de adelgazamiento entre los que se encuentra Naturhouse y comprobamos que venden productos mucho más caros que el resto de tiendas y supermercados y te dan la misma dieta para adelgazar dos kilos que para bajar 20. En Naturhouse prima el negocio sobre la salud. La denuncia está puesta ante el Ministerio de Sanidad”.

     

    El presidente de la AEDN, Giuseppe Russolillo, aprovechó este miércoles la coyuntura para exigir la inclusión de los servicios de los dietistas en la sanidad pública española. "Los nutricionistas deberían formar parte de los servicios sanitarios públicos puesto que son los técnicos a los que corresponde diseñar dietas para personas tanto sanas como enfermas, y cuyo trabajo suele ser requerido tras el diagnóstico de un médico endocrino. España es el único país de la Unión Europea en el que los pacientes deben recurrir a estos servicios en centros privados", recordó.

     

    Las dietas deben estar preparadas por profesionales

     

    El estudio realizado por la OCU indica que un buen profesional de una consulta dietética debe identificarse, averiguar cuál es la situación de partida del paciente, enseñar a comer y adquirir unos hábitos saludables, proponer un ritmo de adelgazamiento, no vender productos (interés comercial) hacer un seguimiento y ayudar al paciente a mantener el peso ideal conseguido. La diferencia entre lo ideal y la realidad indica que muchos centros de adelgazamiento preparan dietas que parecen sacadas de un cajón y entregadas tal cual sin hacer adaptaciones y no ofrecen explicaciones sobre cómo variar los menús propuestos para adecuarlos a los gustos personales y disponibilidad estacional de ciertos alimentos. En muchas dietas faltan alimentos o se proponen sustitutos de comida.

     

    Además, como ofrecen productos dietéticos, suplementos alimentarios, plantas, preparados de plantas medicinales, fórmulas magistrales y medicamentos, en principio, y según la OCU, la gran mayoría son inocuos y no han demostrado que sirvan para bajar peso. Hay estudios científicos que demuestran la eficacia de la fibra, el plantago, el glucomanano, el fucus o la espirulina, que pueden producir sensación de saciedad, o el chitosán, que es posible que, además de ser saciante, disminuya la absorción de grasas. También el té verde y el mate pueden ayudar a quemar las grasas, pero lo que se vende en los establecimientos a base de estos productos no tiene por qué presentar estas propiedades porque no se fabrican como los medicamentos y los efectos varían si se altera su dosis, concentración, pureza, etc. Adelgazar es bueno para la salud y para estar a gusto con nuestro aspecto físico pero ¿a qué precio?

     

     

     

     

    Alma, Corazón, Vida
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    11 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios